Google+

viernes, 3 de julio de 2015

Nosotras ¿nos queremos tanto?

mujeres escribiendo
Vengo de leer el artículo Mujeres de Barbijaputa en El diario.es, dónde se pregunta el motivo por el que muchos de sus artículos marcadamente feministas sean comentados mayoritariamente por hombres, apuntando quizás la idea de que nosotras necesitamos sentirnos muy reforzadas para opinar sobre algo (?) y me recuerda este otro de Beatriz Serrano en el Harper's Bazar ¿Porqué las mujeres dejamos menos comentarios en la red? que se apoya en un estudio (americano, por supuesto) sobre el porcentaje de comentarios realizados por mujeres en los medios online, apenas un 25%. 

Parte del análisis coincide, a saber: las mujeres somos más reacias a significarnos, lo nuestro es más de hacer y ya se darán cuenta los demás de lo estupendas que somos y vendrán a pedirnos opinión. Y puede que sea cierto, o que esta sea una faceta de la realidad, siempre resistente a someterse al escrutinio del microscopio, pero se me queda corta.

La representación femenina es menor, sensiblemente menor en todas las áreas de decisión, en todos los espacios de opinión e influencia, habitualmente el número de mujeres a quienes se les cede la voz y la palabra es inferior al número de varones, e incluso en áreas consideradas específicamente rosas, el peso de lo masculino incluida su versión gay es muy importante.

Puedo creer que como los que mandan son hombres eligen a quienes conocen, otros hombres, para cualquier espacio, puedo asumir que en tiempos había menos mujeres con prestigio para tomar la palabra en algunos temas, puedo comprender que en puestos a los que se accede tras décadas de experiencia aún nos falte un poco para estar en paridad, no me cabe duda de que muchos hombres son machistas por convicción o tradición y tratan conscientemente de ningunerar a las mujeres, pero no consigo desentrañar el motivo por el que cuando la participación es abierta, cuando no hay barrera alguna, también ellos se posicionen de forma tan aplastante.

Rompiendo el techo de cristal
Recuerdo haberlo comentado con respecto a la participación política, incluso en formaciones en las que la paridad es obligada el número de precandidatas es sensiblemente inferior, hasta el punto de tener que descender más de cinco o seis posiciones para cerrar una lista cremallera, y empiezo a preguntarme si más allá de cierta cobardía (comprensible tras siglos de pagar doble por cada paso), no será que las mujeres no buscamos las mismas cosas, no será que no termina de convencernos este modo de ser, hacer, estar en la vida más o menos pública.

Quizás las mujeres NO necesitan explicarle al mundo a gritos lo que opinan de todo, porque les baste con hacerlo en su entorno próximo con personas que les importan, quizás las mujeres NO quieran ocupar puestos de relumbrón y se sientan más cómodas en puestos más pegados a la realización, quizás...

Dime lo que piensas
Sea por lo que sea al mantenernos alejadas de la vida pública, de los foros de opinión y de la política, estamos cediendo un espacio que es cubierto por el inmovilismo, asumiendo que la opinión es básicamente masculina, que a nosotras no nos interesa nada de lo que leemos, que pasamos de apoyar o discutir las ideas u opiniones de l@s demás, que no tenemos necesidad de convencer, de mostrar otro modo de entener la realidad, que renunciamos a cambiar el mundo de otro modo, así que quizás mientras diseñamos ese otro mundo en que nos sintamos más cómodas debemos hacer un esfuerzo, incluso para comentar un artículo escrito por una dulce muñeca (?) en uno de los medios digitales más pujantes. 

miércoles, 1 de julio de 2015

Poesía frente a la censura #LeyMordaza

"Hay quienes creen que el destino descansa en las rodillas de los dioses, pero la verdad es que trabaja, como un desafío candente, sobre las conciencias de los hombres"

"Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos".

"La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo".


 Eduardo Galeano 

Nos adentramos con paso cauteloso en el nuevo escenario, conscientes de que la oscuridad oculta trampas, resortes dispuestos a saltar y atraparnos, sogas preparadas para acallar los gritos mediante el incruento proceso de gravar el alma con más de lo que puedes permitirte pagar; muchos optarán por el silencio, otros por envolver sus palabras en pensamientos menos obvios pero igualmente subversivos y peligrosos y algunos, los más locos persistirán en el grito peligroso, el escenario cambia, la representación avanza.

martes, 30 de junio de 2015

Los que nunca pierden

demasiada memoria
Uno de mis defectos es sin duda la memoria, vivo así atrapada en una especie de maldita hemeroteca que contrapeso a duras penas con la sabiduría condensada de Alexander Pope "errar es humano, perdonar es divino, rectificar es de sabios", pero en ocasiones me resulta complicado asumir que alguien pueda equivocarse y seguir en el mismo lugar, defendiendo lo contrario, será el poso judeocristiano del proceso de culpa, o que no estoy tan convencida de que el número de sabios se dispare exponencialmente entre aquellos que se han lucrado a costa de quienes debían defender.

En esta galería de sabios (sinvergüenzas apenas arrepentidos que incluso mejoran su posición relativa, tras destaparse sus miserias) ocupa estos días singular espacio el luxemburgués Jean Claude Juncker, un extrañísimo personaje que tras ser pillado con las manos (no sé las cuentas) metidas en un feo asunto de estrategia de evasión fiscal, que ha costado miles de millones de euros en ingresos a los socios europeos, desempeñana el papel de Presidente de la Unión Europea, donde con un estilo histriónico que nunca he sido capaz de comprender atiza sin piedad a todo el que se aleja de la ortodoxia imperante: el capital os hará libres.

entre pillos
Y es ahora Juncker quien se turna con el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem para asegurar a Grecia de que no hay más futuro que rendirse en el altar de la austeridad y para ello recurre a un argumento especialmente curioso, su personal sentimiento de tristeza, aflicción e incluso traición ante la actitud del Gobierno griego, quizás esos besos de ánimo al holandés, como casta doncella a su amado antes de una justa, en la última reunión no han sido bien entendidos, quizás.

Pendientes de los movimientos que a escala europea e internacional se desarrollen estos días, no puedo dejar de pensar que si toca, procede o interesa Juncker no tendrá problema alguno en afirmar con rotundidad "donde dije digo, digo Diego", y seguir ganando.

 

Tomando aire

Ley Mordaza
A menos de 24 horas de la entrada en vigor del nuevo Código Penal y la Ley de Seguridad Ciudadana, dos normas calificadas por eminentes juristas como claramente inconstitucionales y que han sido criticadas incluso por "gentes tan radicales" como la ONU, tengo la sensación de encontrarme en ese instante de silencio anterior a la marabunta, pero al revés.

Desde mañana si somos prudentes o no llevamos una buena temporada ahorrando, no ya para las pensiones sino para las multas, deberíamos pensarnos muy bien lo que hacemos o lo que escribimos, porque planea sobre tod@s nosotras la sombra de la sospecha.

¿Podemos vivir así? No os quepa duda, nuestros mayores lo hicieron por 40 años, se llamaba dictadura.