Google+

jueves, 24 de julio de 2014

DESCANSO TEMPORAL (o vagancia intermitente)

Así define la RAE las vacaciones y de algún modo estoy inmersa en ellas, sigo trabajando y aunque la ausencia de los herederos alivia la carga física y mental de la realidad cotidiana, lo cierto es que he mandado a la mayor parte de mí misma de vacaciones a una playa desierta que se transforma a voluntad en terraza de casa colonial en lo alto de un risco.

La mente divaga entre imágenes de hombres en coulotte subiendo o bajando carreteras en Francia solapadas con plácidos sueños de comidas bien regadas, en ocasiones un libro, en otras una película ligera y sin trascendencia como Ocho apellidos vascos, o vista y revista como Un tranvía llamado deseo. Esquivo con habilidad de funambulista los telediarios, los debates e incluso los partes informativos de la radio.


Y más allá de la actualidad política, económica, judicial tan solo el doloroso eco de las muertes injustas en una tierra más maldita que santa, llega a perturbarme, sin que mi pena muda les sea de más ayuda que cientos de palabras encendidas de justa ira.


Pierdo la mirada en el baile de las sombras que los árboles dibujan sobre mis paredes, disfruto del tacto de la piel fresca, sonrío con gesto cómplice y me dejo llevar. Solo en ocasiones recuerdo que vivir al margen es vivir a medias, pero quizás sea preciso invernar en verano para poder volver.

miércoles, 23 de julio de 2014

BEBEVÁ

Así leía el pequeño las siglas del cuasitodo poderoso BBVA, ese al que le hemos regalado casi 12.000 millones de euros l@s españolit@s. Si os estáis preguntando de dónde hemos sacado para tan espléndido detalle, la cuenta es fácil: más o menos lo que nos hemos ahorrado en Sanidad y Educación.

Es decir, para que l@s accionistas del banco se forren aún más los bolsillos, hemos rendido escuelas, consultorios y  hospitales. Hemos cambiado la salud de tod@s, la vida de algun@s y el futuro de nuestros hijos por abultadas cuentas opacas en lugares paradisiacos.

 
Y ojo, que no hemos terminado, quedan gangas por colocar y amiguitos del alma por agasajar. (¿que habrá pedido Botín a papanoel?)

martes, 22 de julio de 2014

PUDIENDO

Desde que Podemos hizo su triunfal entrada en el panorama político español (vía Parlamento Europeo) no deja sorprender cómo los viejos del lugar, o la casta como dicen l@s de Pablo Iglesias (el nuevo) han reaccionado.

Según han ido pasando los días, y lejos del habitual olvido al
que se destierra a los europeos, Podemos se ha mantenido en los medios de información, en ocasiones por anuncios relacionados con su proceso de conversión en un partido político capaz de enfrentarse al más costoso de nuestros procesos electorales, las municipales y autonómicas, y en otras muchas, demasiadas, por los virulentos ataques que recibe fundamentalmente del PP.

Y de entre éstos, ella, la lideresa, la indómita Presidenta del PP madrileño que tras acusarle de connivencia con ETA (y recibir una querella por ello, la primera que se cursa por un insulto entre políticos) y pedir a sus huestes cibernáuticas la colaboración necesaria para desenmascarar al enemigo público que usa tácticas diabólicas en campaña (la campaña mejor valorada por la población, según el CIS) no dudó en entrar al trapo (teléfono mediante) para discutir acaloradamente en el debate de La Sexta, a la que regaló un récord de audiencia. (que es curiosamente dónde he leído esta noticia, en las de programación televisiva)


Hace ya días explicaba Iñaki Gabilondo este proceso con la frase “Más argumentos y menos dossieres”; a mi más Sancho que Quijote me repica en la cabeza aquello de “ladran, luego cabalgamos”

El PSOE entretenido con su juego de sillas no ha hecho demasiadas referencias a este nuevo grupo que según los analistas que igual opinan de política que de fútbol, economía o cine, (como yo, pero cobrando) les está “robando” los votos, quizás juegan a “si no miro, no está” en versión avestruz o quizás le niegan el pan con la palabra.

Mientras tanto, Podemos crece, sus círculos se multiplican y con ellos sus dificultades, me encantaría creer que serán capaces de organizarse de un nuevo modo, utilizando quizás las herramientas de participación y gestión que el Partido X les brindó en su momento. 
 
Y ojalá lo sean antes de que vía modificaciones legislativas, sea imposible sacar un escaño si no eres de los de siempre. (reducción de parlamentarios regionales, alcaldías sin pactos...)

domingo, 20 de julio de 2014

NO TIENES NADA QUE CAMBIAR


 Try.- Colbie Caillant
Ponte maquillaje
Pule tus uñas
Riza tu pelo
Corre un poco más
Mantente delgada para gustarles
¿qué les gusta?

Mantente sexy
No seas tímida, chica
Quítatelo
Esto es lo que quieres, pertenecer, gustar
¿te gusta a ti?

No tienes que esforzarte tanto
No tienes que darlo todo
Sólo tienes que levantarte, levántate, levántate, levántate
No tienes nada que cambiar

No tienes que intentar, intentar, intentar, intentar
No tienes que intentar, intentar, intentar, intentar
No tienes que, intentar, intentar, intentar, intentar
No tienes que hacerlo

Ve de compras, al centro comercial, usa tus tarjetas de crédito
No elijas, cómpralo todo, para gustarles
¿Te gusta a ti?

Espera un segundo,
¿Por qué te importa lo que piensan de ti?
¿Cuando estás sola, que es lo que te gusta a ti misma?
¿Qué te gusta a ti?

No tienes que esforzarte tanto
No tienes que darlo todo
Sólo tienes que levantarte, levántate, levántate, levántate
No tienes nada que cambiar

No tienes que esforzarte tanto
No tienes que doblarte hasta romperte
Sólo tienes que levantarte, levántate, levántate, levántate
No tienes nada que cambiar.

No tienes que esforzarte tanto
No tienes que darlo todo
Sólo tienes que levantarte, levántate, levántate, levántate
No tienes nada que cambiar

No tienes que intentar, intentar, intentar, intentar
No tienes que intentar, intentar, intentar, intentar
No tienes que, intentar, intentar, intentar, intentar
No tienes que intentarlo

No tienes que esforzarte tanto
No tienes que darlo todo
Sólo tienes que levantarte, levántarte, levántarte, levántarte
No tienes nada que cambiar

No tienes que intentar, intentar, intentar, intentar
No tienes que intentar, intentar, intentar, intentar
No tienes que intentarlo
No tienes que intentarlo

Quítate el maquillaje Suéltate el pelo
Respira hondo
Mira en el espejo, a ti misma
¿No te gustas?
Porque a mí, sí.

miércoles, 16 de julio de 2014

TRIBUNA AJENA: RISTO MEJIDE

De nuevo os traigo un artículo de prensa que quisiera compartir, lo firma Risto Mejide para El Periódico, se titula Tienes talento y corresponde a la edición del pasado domingo 13 de julio.
 
Si me permitís, yo también lo firmo para tod@s y cada un@ de vosotr@s.


Tienes talento. No te conozco de nada, pero ya sé que lo tienes. Y si yo lo sé, tú deberías saberlo ya. Créeme, que de esto algo he aprendido, que de esto algo sé. Te lo dice un jurado de talent-shows que ha visto unas cuantas decenas de miles de concursantes tratando de demostrarlo e incluso triunfando a pesar de mis esfuerzos por hacerles fracasar.

Tienes talento. Entendido como lo entiende José Antonio Marina, inteligencia bien dirigida, que elige adecuadamente sus metas y los medios para conseguirlas, y ahí que va. Imparable, implacable, rotunda y eficaz. Entendido también como lo entiendo yo, talento como capacidad de provocar algo en los demás. Si eres un líder, capacidad de hacer que te sigan. Si eres un artista, capacidad de conmover, de emocionar. Si eres un contable, capacidad de que todo encaje.

Porque tienes talento. Puede que aún no te hayas dado cuenta, pero oye, ahí está. Escondido entre tus frustraciones y tus miedos al qué dirán. Igual está disfrazado de hobby, vestido de algo que siempre haces simplemente por disfrutar. Aquello que te daría vergüenza tener que cobrar, porque harías con gusto incluso gratis. Aquello que piensas que deberías pagar para poderlo desempeñar. Aquello que jamás llamarías trabajo. Aquello de lo que jamás te quieras jubilar.

Tienes talento. Esa habilidad para sorprender al que te lo descubre. Ese don, ese no sé qué. Esa facilidad. Seguramente te cueste creer que alguien pueda llegar a valorarlo algún día. Pero esa persona existe, y seguramente no esté sola, seguramente sean más.

Entre lo que te gusta y lo que se te da bien está lo que les gusta a los demás, que es lo mismo que decir que en algún lugar, en algún momento, existirá un grupo de personas dispuesto a compensártelo. Una vida sin trabajo ni obligaciones te está esperando si aciertas con aquello a lo que te quieres dedicar. No está mal, como promesa ni como beneficio racional.

El problema no es, por lo tanto, tener talento. Eso ya hemos quedado todos que ahí está. El problema está en descubrirlo a tiempo. Antes de que la vida te haya hipotecado. Antes de que te dirijan la vida unas cuantas facturas que sí o sí, algún día, tendrás que empezar a abonar.

Cómo despertamos a tiempo. Ésa ha sido y sigue siendo la verdadera tragedia de toda la humanidad, desde que el hombre es hombre y desde que la mujer no ha tenido más remedio que mirárselo y aguantar, hasta hace muy muy poco. Porque incluso eso ya está empezando a cambiar, menos mal.

De ahí que, cuando se es joven, lo inteligente sea endeudarse. Una solución que propone otro sabio, Alfons Cornella, y con la que no puedo estar más de acuerdo. Se trata de conseguir los medios para hacer lo que quieras, que como tienes talento, ya los devolverás.

Y si ya no eres tan joven, tampoco hay excusa, pues nunca es tarde para empezar a respirar. Ahí está Sir Alexander Fleming, descubriendo la penicilina a la tierna edad de 47 primaveras. O un cartero de Los Ángeles que en 1969 dejó su trabajo para acabar publicando su primera novela rondando ya los 50 tacos. Igual te suena, se llamaba Charles Bukowski. Y qué me dices de un tal David Chase, que creó una serie de televisión una vez pasados los 54, a la cual tituló así: Los Soprano.

Por lo tanto, si el problema no es tener talento, porque lo tienes, si el problema no está en llegar a tiempo, porque aún lo estás, si el problema no está en haberse dedicado toda la vida a lo que uno se debería haber dedicado, ni siquiera los medios con los que uno cuenta para arrancar. Si el problema no es nada que tenga que ver con todo eso, mírame a las gafas y respóndeme.

Dónde.

Está.

El.

Puto.

Problema.