Google+

jueves, 30 de octubre de 2014

TODO NECIO CONFUNDE VALOR Y PRECIO

Esta demoledora y reveladora frase atribuída a Juan March (un hombre al que nadie podría calificar de honrado) ha rescatado de mi memoria una horrorosa velada de hace ya bastantes años.

Andaba yo en el proceso de ir incorporando a mi vida familiar y social al hombre con el que tengo el placer de compartir la vida. Tras un proceso de divorcio, que no por previsible fue menos sonado, dábamos el paso de salir a la calle de la mano.

Aquella noche cenamos con familiares y amigos de la familia, un concierto de música clásica sirvió de aperitivo y nada presagiaba lo que vendría a los postres.

Hablamos de cosas intrascendentes; la orquesta, el vino, las vacaciones...hasta que pasamos al previsible cuestionario al que se somete al "nuevo": profesión, intereses, objetivos vitales...y sin saber cómo nos vimos envueltos en el debate público/privado desde una perspectiva inusitada para mí (los años nos lo enseñan todo y no siempre es bueno perder la inocencia) aquel amigo de la familia planteaba con la sinceridad de quien se siente en casa, que lo público era valorable siempre que se entendiese como trampolín hacia lo privado o más llanamente dicho hacia el enriquecimiento personal, único objetivo realmente encomiable para un hombre de provecho, inteligente y formado. (el toque machista no era nuevo)

Aún ahora al recordarlo siento el calor en las mejillas, recuerdo mis manos bajo la mesa y el mudo ruego a mi pareja de no entrara al trapo para evitar el desencuentro radical con quienes habían venido configurado buena parte del decorado de mi vida familiar.

El tiempo ha pasado sin tratar con especial cariño a quien afirmaba que las personas honradas lo son por incapacidad o falta de oportunidades y el cariño personal se ha impuesto a lo demás.

Desde entonces no puedo evitar pensar que mucho de lo que nos sucede como país, nos pasa por contar entre nosotros con demasiadas personas que piensan que el honor, la palabra o la vocación de servicio son "muletillas" que usamos quienes no tenemos lo que hay que tener para triunfar en la vida. 


O dicho en palabras de Marjaliza parafraseando a March, no valemos nada.

miércoles, 29 de octubre de 2014

TRIBUNA AJENA: RAFAEL BENGOA

Hoy os traigo a este espacio, un artículo diferente, su autor no es periodista, comunicad@r o escritor@, sino médico, un especialista de la Sanidad Pública, se trata de Rafael Bengoa Rentería, Consejero de Salud del Gobierno Vasco con Patxi López y asesor del todopoderoso Obama que quizás pase a la historia no por ser de color sino por dotar al gigante americano de un sistema público de salud.

Pero no es solo diferente por el autor, lo es fundamentalmente por el talante, asumiendo las dificultades propone nuevas formas de afrontar la realidad con el único objetivo de crecer como sociedad. Una nota de esperanza en unos días tan sucios y feos, porque hay otros modos de hacer las cosas y contamos con gente capaz de liderar el proceso.

El artículo publicado ayer mismo en El País (AQUÍ el enlace), responde a la siguiente pregunta:

¿Cómo cambiar el sistema nacional de salud?

El envejecimiento de la población en España es firme y rápido. Vivimos más pero con más enfermedades crónicas. Dentro de 15 años habrá un millón de españoles con demencia senil y alzhéimer. Esta cifra únicamente describe un grupo de enfermedades crónicas. Hay muchas más.

En consecuencia, se estima que la demanda asistencial sobre la sanidad crecerá entre el 10% y el 15% en los próximos 15 años.

Por otro lado, a menudo en la sanidad se repetirá un stress test como el del ébola por algún virus o bacteria emergente y mutada. En los últimos años hemos tenido entre otros el SARS, la gripe aviar, el H1N1 y ahora el ébola. Esas únicamente describen algunas de la enfermedades emergentes. Hay muchas más.

En ese contexto seguir infrafinanciando la sanidad en España como ocurre hoy la hará más y más vulnerable. No pasará los stress tests cuando lleguen.

Con el ébola nos hemos salvado gracias a los profesionales de la salud. Gracias al sector público.

El reto del ébola ha hecho visible las vulnerabilidades.

Es necesario añadir más recursos a la sanidad, pero eso no será suficiente. Para enfrentarnos a los enormes retos descritos será necesario además transformar el modelo asistencial para ser más eficientes.

Añadir recursos y a la vez transformar el modelo asistencial nos llevará a una situación nueva, que nos permitiría seguir construyendo un sector público de calidad. En la España de hoy no hay ni más recursos ni transformación. Aun peor, se están restando recursos al sistema de salud y no se está apoyando su transformación para ser más eficiente.

Recientemente la principal respuesta es aplicar copagos y recortes. El razonamiento básico de las políticas actuales es que los recortes y copagos alejen del sector público a los pacientes. ¡Gastan demasiados recursos! ¡Mejor poner barreras y rechazarlos! En resumen, los pacientes son un problema, los pacientes estorban. ¡Obviamente con ello no se pretende ofrecer más calidad, ni más eficiencia sino simplemente se pretende “ahorrar” pasando parte del gasto a la población!

Esa no es la respuesta a los retos del presente y futuro que se han descrito anteriormente.

¿No sería mejor hacer exactamente lo contrario: acercar y estar conectados con los pacientes en lugar de alejarlos?, ¿no controlaríamos mejor los cuidados y el gasto que produce ese millón de demencias seniles y de todos los enfermos crónicos estando conectados con ellos y organizándonos de otra forma? ¿No controlaríamos mejor las epidemias estando todos conectados?

Denunciar la política existente y solo pedir más recursos sin aportar soluciones alternativas no es constructivo. Por tanto, ¿cuál sería la solución para conseguir un sistema sostenible y de calidad?

Se trata de hacer cambios organizativos, de gestión y tecnológicos de forma sucesiva.

A grandes líneas es necesario, en primer lugar, conectar con los pacientes. Urge convertir el Sistema Nacional de Salud (SNS) en un modelo “conectado” con los pacientes.

Hoy los enfermos no están en el radar del sistema de salud. La sanidad no está conectada con los enfermos de forma continua para prevenir su empeoramiento. Esto es posible hacerlo hoy con tecnologías cuyos avances nos permiten transformar radicalmente la asistencia, monitorizando a los pacientes cuando no están físicamente en contacto con los servicios sanitarios, ayudándoles a autogestionar mejor sus enfermedades y en general dándoles más voz en un sistema que hoy los tiene silenciados.

Los estudios indican que proporcionar a los pacientes acceso a su historia clínica personal on line disminuye la presión de trabajo de los médicos de atención primaria en un 11% y educar a los pacientes con sistemas de autogestión supone un ahorro de entre el 8% y el 21 %. Los pacientes autogestionados acuden menos al sistema e incorporan mejor a sus rutinas la medicación y los comportamientos saludables.

Pero hace falta también conectar con los clínicos. Hoy los clínicos no reciben la información clínica que necesitan. Es bien conocido que hoy atendemos la misma enfermedad de forma diferente según quién y dónde lo atienden a uno. La variabilidad clínica es enorme e inaceptable. Para mejorar este tema los médicos y enfermeros necesitan sistemas de apoyo técnico que les aporten información inmediata allí donde estén. Estos sistemas de apoyo a la decisión clínica mejoran sustancialmente la calidad y la seguridad clínica con el consiguiente ahorro.

Conectar los hospitales y la atención primaria es un tercer reto. En la actualidad las estructuras y procesos que componen el SNS no funcionan de forma óptima. La consecuencia es que muchos pacientes no están siendo atendidos en la parte del sistema de salud que corresponde a sus problemas. Las estructuras asistenciales están desconectadas entre sí y eso lleva a una atención fragmentada y cara.

Crear sistemas locales integrados en los que los diferentes prestadores de servicios clínicos colaboren y se coordinen es posible. En varias comunidades autónomas ya se ha empezado a exigir esa mejor coordinación entre distintos niveles asistenciales.

Conectar el sistema de salud con los servicios sociales es otro de los desafíos. Cuando ambos sectores trabajan juntos el servicio es mejor y más eficiente para todos. ¿Por qué no iniciar ya la integración de ambos sectores tanto desde el punto de vista de la financiación como de la prestación?

También es imprescindible conectar con los ciudadanos y la comunidad. En los últimos años han aumentado los mecanismos para dar más voz a las comunidades y nuevas formas de participación que dan más control a los ciudadanos y que no solo buscan legitimar decisiones que ya se han tomado anteriormente por los “expertos”. Esto no implica que todo deba decidirse de abajo arriba, pero sí que se busque a partir de ahora mejores formas de participación de la comunidad. Para eso será necesario conectar genuinamente con la comunidad. Es evidente, por ejemplo, que una mejor participacion y conexión con la comunidad nos hubiera permitido trasladar mejor el riesgo real del ébola y se hubiera evitado una propagación exagerada del miedo.

Este modelo conectado y reorganizado consigue aflorar eficiencias que resultan de pasar de un modelo fragmentado con multitud de ineficiencias hacia un modelo integrado y más eficiente.

Esto no es un cambio tecnológico. No se trata solo de digitalizar el sector. Esa es solo parte de la respuesta y no la más importante. Por otro lado, las tecnologías de la informacion y la comunicación no se incrustarán en las organizaciones asistenciales si no se acompañan de cambios organizativos que integren mejor los elementos del sistema y no se cuenta con los profesionales de la sanidad y servicios sociales en todos estos cambios.

La suma de esos cambios organizativos y tecnológicos nos permitirá estar en contacto continuo con los pacientes para que así se pueda intervenir antes de que se descompensen, aparezcan en urgencias y a menudo ocupen una cama hospitalaria. Será un sistema capaz de hacer un seguimiento efectivo después del alta en coordinación con los servicios sociales, y será un sistema que nos permita estar en contacto dinámico con la población cuando ocurran retos como el del ébola.

Sabemos cómo avanzar hacia ese modelo más participativo, más conectado, más eficiente y más sostenible.

Es importante que el Gobierno entienda que no hay que pasar únicamente los stress test de la banca.

Ha llegado la hora de cuidar a la sanidad pública y a los servicios sociales para que puedan enfrentarse con garantías a los retos del presente y el futuro. El siguiente stress test no será tan fácil y en ese caso será muy fácil relacionar la vulnerabilidad de la sanidad con la falta de apoyo del Gobierno.

Rafael Bengoa, del Deusto Business School, fue director de Sistemas de Salud de la OMS.

Espero que el señor Bengoa no se enfade,  pero me gustaría añadir un detalle, en este discurso podemos sustituir la palabra sanidad por servicios sociales, educación...por todo en general, en el escenario en el que nos encontramos tremendamente difícil más allá del análisis de las causas (en el que seguramente no estaremos de acuerdo tod@s) las soluciones no pueden venir solamente de recortar, como tampoco se solucionarán sólo "poniendo más dinero", estamos ante la oportunidad de repensarlo todo, construir de nuevo sin hipotecas del pasado y atreviéndonos a buscar el único objetivo noble: un estado social y democrático de derecho que no se quede en palabras mojadas de una Constitución que al parecer solo vale para arrojársela a algun@s a la cabeza.

martes, 28 de octubre de 2014

ESPERANZA AGUIRRE CON EPI Y BLAS (ampliando a Rajoy)

Como la política es a veces una cosa confusa he querido prestar un servicio a la inigualable Presidenta del PP madrileño, la única capaz de convocar a la prensa y someterse a sus preguntas en un día como el de ayer, donde la corrupción no es ya un escándalo de cuello blanco sino una redada por todo el país.

Porque está muy bien salir, dar la cara y responder, pero como Epi y Blas nos enseñaron a much@s niñ@s españoles, no es lo mismo, dentro que fuera, arriba que abajo, cerca o lejos y tampoco lo es asumir la responsabilidad política que pedir perdón.


La ejecución de la responsabilidad política, en caso de error, generalmente se asume mediante la renuncia al cargo, y puede tener consecuencias sobre la carrera política posterior. La responsabilidad tiene dos caras: una cara intersubjetiva, que es la obligación del representante frente a sus electores por sus actos como tal; y otra cara funcional, en cuanto se supone que quien acepta postularse como representante está en condiciones de ofrecer un adecuado nivel de prestación en términos de eficiencia y capacidad; es decir, una conducta "responsable", confiada en último término a su "ciencia y conciencia".

Extracto del texto referido a la responsabilidad política de la Enciclopedia y Biblioteca virtual de las Ciencias Sociales, Económicas y Jurídicas. eumed.net


Pedir perdón es lo mismo que disculparse. Al pedir disculpas, una persona está diciendo que siente o le sabe mal el daño que ha causado, incluso aunque no lo haya hecho a adrede. 

Cuando una persona se disculpa, también puede añadir que intentará enmendarse en el futuro. 

Asimismo, la disculpa también puede ir acompañada de una promesa de reparar o sustituir lo que se ha roto, o la persona se puede retractar de algo que ha dicho.

Texto extraído de la página para niños KidsHealth.org


Esperanza, que lo hagas siempre mejor que Copedal o Rajoy solo indica que eres la tuerta en el país de l@s cieg@s, poco consuelo.



AMPLIACIÓN

Hoy el Presidente del Gobierno ha dicho: "En nombre del PP quiero pedir disculpas a todos los españoles por haber situado en puestos de los que no eran dignos a quienes en apariencia han abusado de ellos" (chispún) lo de que "comparte la indignación..." si eso me lo ahorro por recomendación facultativa que la farmacia de abajo se ha quedado sin antinaúseas.

lunes, 27 de octubre de 2014

CUANDO EL PAYASO SE QUITA EL MAQUILLAJE

El sábado pasado un cómico se atrevió a decir en voz alta, sin maquillaje, ni chanzas mediante, mucho de lo que nos pasa, se trata del Gran Wyoming en la Sexta Noche.

Os dejo un breve extracto, pero AQUÍ encontraréis la entrevista completa:

 

domingo, 26 de octubre de 2014

ADICTOS A LA NEUROLINGÜISTICA

Después de escuchar a Cospedal y Rajoy con apenas 24 horas para hacer la digestión (bueno 25 que anoche nos dieron una más, a cambio de los miles de euros que gastaremos más en luz, gas...) y anotar algunas frases como éstas en las que entiendo que están hablando de corrupción en lo que la prensa ha dado en llamar la semana negra del PP:

Estamos tan escandalizados como los ciudadanos.

Trabajamos sin descanso para que las malas prácticas no se vuelvan a producir

Hay que diferenciar lo bueno de lo malo, y hay que diferenciar unas cosas de unas personas y otras cosas de otras personas

Todo no puede ser igual y a todo el mundo no se le puede tratar igual

Unas pocas cosas no son 46 millones de españoles ni el conjunto de España 

Ya sé que se han producido algunas cosas que no nos gustaría que se produjeran



He llegado a una conclusión, no es que no tengan vergüenza, no es que traten de distraer al personal hacia aspectos más hermosos de la realidad como la bajada del paro (no importa que contratemos a tres con el sueldo de uno) o las buenas notas del sector bancario (el rescatado y que NO facilita crédito ni a empresas ni familias, mientras sigue desahuciando) es simplemente que a falta de milagros religiosos se han hecho adictos a la Neurolingüistica, disciplina que defiende que el modo en que verbalizamos la realidad afecta a ésta muy directamente.

Por eso Rajoy no dice Corrupción, ni Rato, ni Acebes...para que desaparezcan. 

Lo de Cospedal se entiende peor, porque hace lo mismo que Arturo Férnandez que se lleva la pasta de las tarjetas y se indigna/alucina/escandaliza tanto o más que los preferentistas estafados, con ellos, sinceramente me pierdo.
Unas pocas cosas no son 46 millones de españoles ni el conjunto de Españ

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2277748/0/rajoy/algunas-cosas/corrupcion-pp/#xtor=AD-15&xts=467263