Google+
"No olvidéis que a la perfección se llega con la pasión"
Pedro Extenike

viernes, 3 de septiembre de 2010

LA TORRE DE CRISTAL

Más allá del trabajo, las obligaciones familiares y los amigos, unidos a la realidad tan sólo por el cordón umbilical de un móvil que puede sonar reclamando un cuidado, un apoyo, o un consejo, se encuentra nuestra torre de cristal.



Empezamos a edificarla cuando los encuentros eran ajenos a nuestras vidas, cuando ninguno esperaba mudar la piel y desnudar el alma, lo llenamos de risas, de copas de vino, de aperitivos que se convertían en comidas, de desayunos en la cama (tú, discípulo aplicado de Blas), de tardes de siesta y libro, de besos y de caricias. 

Después, frente a todo pronóstico, unimos casas y destinos, y nos convencimos de que nuestro hogar sería lo bastante grande para que cupiera todo, las risas de los niños, las cenas con amigos, la familia, la enfermedad, el miedo, las discusiones, la calma, el enfado, la regañina, y nosotros, pero no funcionó y caminamos a tientas buscándonos sin hallarnos.

Demasiados encajes, demasiadas piezas, ni fragancia blanca de los lilium, ni la paciencia infinita o la pasión desmedida convierten en refugio el escenario de la vida diaria, necesitamos nuestra torre, más allá del tiempo y del espacio, para ser sólo tú y yo.

Porque lo difícil no es llegar, aunque te sangren las manos y te tiemblen las rodillas, el milagro no es encontrar los ojos que te devuelven limpia la mirada, lo duro es mantenerse en pie, estar cuando llueve, no marcharse cuando las cosas pintan feas, no pretender un mundo de rosas sin espinas, es saber que entre tú y yo el amor es para siempre porque trabajamos cada día, no preciso diamantes (bueno, tampoco pondría muchas pegas), pero sí saber que puedo contar contigo y esperar a que salga el sol.

Así que aunque el tiempo se ponga en contra y la realidad nos atropelle, no olvidemos escapar de vez en cuando, solos, a nuestra torre de cristal, a disfrutar de las estrellas y de nosotros mismos, está cerca, aquí mismo, tejida entre tus brazos y los míos.


14 comentarios :

  1. Bellísimo Pilar, simplemente bellísimo!!
    Un gran abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Que bonito Pilar!!!
    "Perdernos allí en donde solo nos encontremos tu y yo, donde las transparencias sean dueñas de mostrar o no mostrar, ser lo que somos cuando somos uno y sin miedo a que nos vean, sin el ruido de tantas voces que nos han dejado tantas veces mudos... en el instante anterior a... UN TE QUIERO."

    Abrazo al alma amiga.

    ResponderEliminar
  3. En mi caso le llamo la capsula. Por fuera es opaca, para que nada ni nadie la traspase, pero por dentro es transparente y deja pasar la luz, la brisa y el calor de sol.

    Un abrazo.

    Marpin y La Rana

    ResponderEliminar
  4. Es muy íntimo eso de contar con un lugar solo para dos.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Desde luego precioso.
    Y cuánta verdad hay en todo lo que dices...

    ResponderEliminar
  6. Una entrada bonita e íntima que nos puede alcanzar a todos dónde más se siente.

    ResponderEliminar
  7. ¡Que bonito! Y qué importante es seguir manteniendo la llama encendida, y tener ilusión por pasar tiempo juntos, sin olvidar lo que somos el uno para el otro.. En lo bueno y en lo malo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. sinceramente muy emotivo,
    con hermosas pinceladas literarias nos acercas parcelas íntimas de tu vida.

    un beso,Pilar

    ResponderEliminar
  9. Aunque el tiempo se ponga en contra y la realidad nos atropelle...
    Terribles enemigos con los que han de pelearse a diario todos los amantes que en el mundo son.
    La realidad cotidiana, la rutina, la costumbre, el peor adversario.
    Sólo la torre nos protege, cualquiera que sea donde esté y de lo que seamos capaces de construirla.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Pilar! en una sociedad de dos que después va creciendo nunca se debe olvidar el inicio y debemos buscar un tiempo para los dos, de lo contrario puede llegar el momento que te encuentres solo pero en compañía.
    Por supuesto que las personas cambiamos, a él le puede gustar el deporte y a tí leer un libro, eso forma parte de la individualidad a conservar.
    Eso si, no perdamos la coquetería y si ya no se acuerda, recordarle que te gustan las flores.
    Cada etapa del amor tiene su encanto.
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Preciosa entrada!!!!! Muy tierna y bastante certera, porque siempre tenemos que tener un lugar para dos, conocido por dos y en el que dos hacen lo que aman.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Caly; otro de vuelta. Eres un sol.

    Sonia; yo no hubiera podido decirlo mejor. Gracias.

    Marpin y la Rana; torre, capsula, refugio, solo nosotros. Un beso

    Danygril; bienvenida, sientete cómoda, gracias por la visita y el saludo. Se trata de cuidar el espacio que sólo es nuestro.

    Turuleta; gracias, un beso.

    Houellebecq; todos tenemos la llave de una torre de crital, besos.

    Claire; aunque a veces sea dificil.

    Filo; gracias y un fuerte abrazo.

    Tiza; en ello estamos, peleando, porque vale la pena y no vamos a rendirnos.

    Alondra; gracias por tu visita y tus palabras, él sabe que adoro las flores y por eso no faltan en nuestra casa. Un beso

    Eva; gracias guapa.

    teologiadeS; gracias, creo que los problemas empiezan cuando pensamos que todo es terreno conquistado. Un beso,

    ResponderEliminar
  13. Cuanta razón, el tiempo para nosotros esa "Torre de cristal" en la que escapamos de todo y de todos...
    Muy bonito!

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Abalorios, gracias por compartir tu opinión.