, ,

Cóctel navideño

Sé que estos días lo son de polémica, algunos celebran la Natividad del Niño Jesús, otros  el solsticio de invierno, los de allá nada y muchos no se plantean tanto lo que se celebra sino el hecho de celebrar unos días con la familia y los seres queridos, e incluso entre éstos hay diatriba sobre el consumismo y lo absurdo de precisar un mandato comercial para lo que debería ser obligado...

Yo no voy a entrar en polémica, me gustan las fiestas, me gusta la Navidad, me encanta la decoración, las luces, el cuidado que ponemos en las comidas, juntarnos ante una mesa y desearnos lo mejor, porque por encima de todo, de esto se trata, de brindar sea con champán, cava, vino espumoso o agua fresca con aquellos a quienes quieres, añorando a quienes no están o este año no han podido venir.

Así que os dejo una propuesta, un cóctel para disfrutar de estos días, una combinación que espero os ayude a vivirlas sin excesos de nostalgia y con esa ligereza que permite obviar el comentario torpe y quedarse con las sonrisas.

Toma la coctelera y vierte en ella un buen fondo de recuerdos (los de la infancia suelen ser los mejores, cuando las fiestas eran el acontecimiento que te tenía como rabo de lagartija corriendo de un lado a otro de la casa, estorbando a los mayores, aquellos de cenas divertidas en la mesa de los pequeños, de gente y más gente en salones pequeños, de familia que venía de lejos y primos con lo que hacer pandilla), sobre el fondo dulce, una dosis de nostalgia (por quienes se fueron, por quienes perdimos, por lo que no fuimos), otra de ilusiones (por que sea muchas más las navidades en las que puedas compartir con los que hoy te acompañan y que se sume gente que te aporte paz, alegría y amor) y a modo de angostura, unas medidas gotas de rabia (de lúcida indignación, de coherente enfado por todo aquello que no es como debería), agítalo con ritmo (vale mover el cuerpo al compás) y añade hielo a modo de risas que entrechocan.


Sirve en copa alta, con el borde edulcorado de besos y promesas, adorna con una sonrisa y cuando nadie se de cuenta agrega unas gotas (o algo más, si lo ves necesario) de paciencia. Por cada pega que le saques a alguien piensa en todas las que te pasan por alto a ti, no somos perfectas, pero estamos juntas en esta aventura.

Sea como sea la noche que disfrutes, que sea una buena noche.
Continue reading Cóctel navideño
, ,

No todos podemos, ¿o sí?

No todas podemos acudir a una manifestación, no todos podemos leernos las reglas de los presupuestos participativos y pensar o apoyar una propuesta para mejorar nuestros barrios, no todas podemos aportar tiempo, conocimiento o dinero a una causa que nos parece importante, no todos podemos rescatar tiempo para trabajar de lleno por un objetivo, es razonable, la vida es complicada y demasiadas veces nos arrastra (la reflexión sobre si esto es un buen modo de vivir la vida la dejamos para otro rato), otras no tenemos muy claro si éstos o los otros de verdad de la buena no nos estarán utilizando y en demasiadas ocasiones las causas nos llegan pero no nos llenan, bien por quienes las defienden o cómo lo hacen.

Pero hay algo que casi todas y casi todos podemos hacer, y es apoyar con un click, con nuestro nombre y muy poco más una demanda ciudadana, una solicitud personal, una lucha colectiva...quizás sea el primer paso para dar otros.

Para celebrarlo os dejo el vídeo del 2017 de Change.org, a veces, las cosas se consiguen, a veces con tu ayuda. #nopasespágina

Continue reading No todos podemos, ¿o sí?
,

Ultraviolet, un color complejo

Como cada año el Pantone Color Institute ha seleccionado el color para el año que se acerca, el 2018 será Ultra Violet. Un tono violeta dramáticamente provocativo y pensativo, un tono que comunica originalidad, ingenio y pensamiento visionario que señala hacia el futuro.

Con sus siempre curiosas palabras para definir el color  hablan del Ultra Violet como "Complejo y contemplativo, sugiere los misterios del cosmos, la intriga de lo que viene y los descubrimientos más allá de donde estamos ahora. El vasto e ilimitado cielo nocturno es un símbolo de lo que es posible y continúa inspirando el deseo de seguir un mundo más allá del nuestro. Hemos tenido tiempo para reflexionar. Es hora de avanzar."

A mí es un color que me gusta, mucho, evoca la calma de un campo de lavanda y de su mano la fragancia que adormece sin brusquedad; la magia de un misterio que se mueve con agilidad felina entre el bien y el mal, sin querer ser nada de ambas; la voz de Prince, y su púrpura obsceno y liberador; la lucha feminista como evolución de un rosa que nos impusieron teñida de nuestra propia sangre...

Brujería, misterio, rebeldía, misticismo, lujo decadente y provocador, ambigüedad, provocación, cambio, camino, fuerza...quizás un color más que apropiado para encarar un año difícil, un año en el que la realidad que conocimos se tambalea sin que seamos capaces de abrirnos al cambio aún aferrados a los despojos de lo que perdimos.


Continue reading Ultraviolet, un color complejo
,

Contra el silencio



Este año la prestigiosa revista americana Time ha elegido como Persona del año, al grupo de mujeres que ha levantado su voz para denunciar el acoso sexual en el trabajo y puesto en marcha la campaña mundial conocida como #MeToo o en castellano #YoTambién, a la que se han sumado mujeres desde todos los rincones del mundo y de mundos tan lejanos al glamour del cine, como las empresas, las tiendas, los talleres, la universidad...

Las agrupa bajo el lema "las que rompen el silencio", y quizás, quizás sea un indicio de que algo se ha roto definitivamente en el sistema patriarcal en el que vivimos. Un sistema en el que se asume como normal que los hombres abusen de las mujeres, un sistema que provoca que sean ellas las que se sienten avergonzadas, un sistema en el que la denuncia penal de un hecho violento y asqueroso sea casi imposible, un sistema en el que la igualdad no consigue pasar de ser una verdad muerta sobre un papel.

Podemos votar, podemos ser electas, podemos abrir una cuenta, podemos divorciarnos, podemos estudiar una carrera, testar y heredar, pero sin olvidar que ellos, los hombres pueden mirarnos desde su lascivia, pueden gritarnos las barbaridades que se les pase por la cabeza, pueden asustarnos en el metro, en un garaje, en una calle desierta, y si no se pueden resistir, forzarnos hasta alcanzar su satisfacción convencidos de que condenarlos por ello será un calvario al que muchas van a renunciar. Sin olvidar que hijos, hijas y personas dependientes serán siempre responsabilidad nuestra, sin protestar por la doble y triple jornada, asumiendo que nuestros salarios serán inferiores en un 30% al de nuestros compañeros, comprendiendo que no es posible quebrar la brecha en los ámbitos de dirección, sabiendo que si alguien sobra eres tú, sin ignorar que todo el trabajo de cuidados se mantiene fuera del sistema mercantil porque supondría una revolución que el capital no está dispuesto a tolerar.

Podemos hacer mucho más de lo que otras pudieron, y porque fueron somos, pero no podemos parar, ahora más que nunca, hemos de seguir empujando para que el machismo caiga. Basta de silencio.
Continue reading Contra el silencio
, ,

Taxi!!!

Me gustan los taxis, nunca he disfrutado especialmente conduciendo por la ciudad, aborrezco la idea de dar vueltas y vueltas para aparcar y aún más dejar el coche tan lejos que casi me hubiese salido a cuenta ir andando. 

Me gustan, siempre están ahí, dispuestos a llevarte al centro, a cenar, a salvarte de un retraso y sobre todo a recogerte para volver a casa, ya sea cargada de bolsas, de cansancio o de sueño. Aparecen en las calles oscuras con su lucecita verde como promesa de que hoy llegarás bien, recuerdo cuántas veces he pedido que esperasen a verme dentro del portal, cuántas han conseguido entretenerme con una charla amable, cuántas he repasado la noche en la penumbra segura de su silenciosa carrera, e incluso aquella vez en que al más puro estilo Almodovar me sirvió de paño de lágrimas y refugio.

No son baratos, a veces (demasiadas) llevan una música horrorosa o desde sus radios vomitan los más retrógrados “periodistas”, algunos te ven cara de turista y te colocan una visita circular antes de llegar a destino, pero a pesar de los tópicos yo los he visto ayudar con una sonrisa al anciano con dificultades, acercar a casa al adolescente perdido sin asegurarse primero de que llevase dinero, ofrecerse a indicarte una dirección colocándose delante y volver a dar una vuelta si algo les ha parecido raro, dispuestos a llamar a dónde fuera preciso para pedir ayuda.

Ahora están de huelgas, conflictos y manifestaciones, no termina de quedarme claro si tienen toda la razón o solo parte de ella, pero me gusta esa placa pequeña que lucen al lado de las matrículas SP: servicio público, un servicio regulado para ofrecer movilidad a quien la precisa.


Quizás los conductores y conductoras de Uber también tengan razones, quizás los monopolios no favorezcan la competencia, pero me cuesta sentirme más cerca de quienes pelean por un trabajo en condiciones tan precarias como los repartidos de Glovo cuyas mochilas a la espalda me recuerdan a los fardos que cargaban los porteadores por un salario de miseria. Por muy moderno que suene, estas nuevas formas de negocio me suenan a explotación con móvil.
Continue reading Taxi!!!