, ,

Justicia no es nombre de mujer

justicia
Cuando aún estamos conmocionadas con el juicio a "la manada" el grupo de hombres que se plantó en Pamplona para disfrutar de los Sanfermines a su modo, que incluye el abuso, violación y maltrato de una mujer, en el que al juez le parece imprescindible que la víctima tenga que declarar en persona y que se admiten como pruebas los seguimientos a que fue sometida por parte de la defensa de sus agresores a la vez que se deniegan los mensajes de texto de "la manada" en los que se detallan sus planes y se jalean sus "hazañas" quiero poner el acento en algo más sencillo, menos doloroso y salvaje, pero no por ello tan distinto.

Me refiero al atropello que sufrió Teresa Rodríguez por parte del empresario Manuel Muñoz Medina en un acto al que asistía como parlamentaria, donde la arrinconó, se abalanzó sobre ella y tapándole la boca, simuló besarla. La jueza encargada del caso rechaza que fuera una broma, lo que en principio parece una gran noticia, no lo es tanto si se leen los argumentos, ya que para otorgar validez al testimonio de la víctima ha recurrido a la declaración de testigos y a la grabación de una cámara de seguridad,ergo sin testigos sinceros y sobre todo sin cámaras ¿no la hubiese creído?

Lola Vendetta
Por si no fuese bastante comprobar el nulo valor de la palabra de la mujer, la defensa plantea otro curioso argumento, Teresa Rodríguez "no parece sensible ante una eventual degradación moral ya que no muestra el perfil psicológico propio de una persona timorata, fácilmente vulnerable, extremadamente sensible y de tal debilidad emocional que un simulacro de beso le haga sentirse gravemente humillada, ultrajada y moralmente degradada"

Y además, ojo que la cosa cierra por todo lo alto, "su cliente ha visto puesta en duda su honorabilidad y su reputación ha sido gravemente dañada, siendo objeto incluso de múltiples mofas en programas de televisión de importantísima difusión nacional".

Resumiendo, Teresa Rodríguez como es de Podemos, no puede sentirse humillada ante una degradación moral, porque no es como deben ser las mujeres que merecen protección, esto es: timoratas, fácilmente vulnerables, extremadamente sensibles y de gran debilidad emocional. Y por eso, debe entender como una broma que un sucio sapo borracho se le tire encima y fija besarla en la boca.

Todo bien, ¿verdad?


Por cierto os dejo las fotos de parte de "la manada" para que no se os olviden sus caras 



y el enlace a la empresa del "bromista" Guadarte por si queréis no comprarle nunca nada.

Continue reading Justicia no es nombre de mujer
, ,

De la Renta Básica a los Papeles del Paraíso

Red Renta Básica
Hemos pasado el fin de semana en un Simposio sobre Renta Básica, renta básica universal e incondicionada, un salario para todos y todas sin tener en cuenta su capacidad económica, una aportación suficiente que recibirían todas las personas que vivan en el territorio en el que se implante.

Lo que lleva años defendiéndose como uno de los derechos emergentes, de los nuevos derechos de ciudadanía, gana cada día más adeptos, sobre todo entre quienes dedican un poco de su tiempo a comprender cual es la idea y a escuchar que sí, que es financiable (por ejemplo haciendo una reforma fiscal del IRPF).

Debatir sobre su utilidad, el impacto que generaría, las consecuencias para colectivos como mujeres y jóvenes, ha sido tanto o más interesante como ser consciente de las barreras mentales, culturales e incluso religiosas que precisa romper antes de ganar el apoyo público que lleve a su implantación. Porque desde "el ganarás el pan, con el sudor de tu frente", a "la dignidad por el trabajo" son poderosos límites mentales, que deben ser superados, entre otros motivos porque el desarrollo tecnológico alcanzado no hace preciso el nivel de empleo de otros tiempos.

O entendemos que la dignidad de las personas no depende de su empleo, o no seremos capaces de enfrentar los cambios de la nueva revolución tecnológica, del mismo modo que o comprendemos que el crecimiento sin fin de la producción requiere la disponibilidad de un planeta que no tenemos, o acabaremos con el único capaz de albergarnos.

más y más basura

Ha sido muy interesante y desde luego estimulante, alejarse del mono tema catalán por unas horas lástima que la vuelta a la realidad sea tan dura como encontrarse con políticos en la cárcel acusados por un tipo penal que difícilmente pueden conformar, bajo la jurisdicción de una autoridad como poco discutible en su competencia, y en mitad de lo que se empeñan en asegurar que serán unas elecciones con garantías; y por si fuera poco, ahora tenemos sobre la mesa los Papeles del Paraíso, una nueva hornada de defraudadores internacionales, qué duro terminar así el fin de semana.
Continue reading De la Renta Básica a los Papeles del Paraíso
, ,

Cataluña no es Escocia

Ni Puigdemont es Willam Wallace, aun cuando ambos luzcan amplias cabelleras. Y no se trata tanto de que el escocés arengase a los suyos con estas emocionantes palabras (o al menos éstas usó Mel Gibson)

"Luchad y puede que muráis. Huid y viviéis. Un tiempo al menos. Y al morir en vuestro lecho, dentro de muchos años, ¿no estaréis dispuestos a cambiar todos esos días desde hoy, por una oportunidad, solo una oportunidad de volver aquí a matar a nuestros enemigos? Pueden que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán ¡la Libertad!"

Porque Puigdemont también utilizó su tribuna y seguró que algunos se emocionaron al escucharle decir:

"Hoy el Parlament ha aplicado un mandamiento legítimo surgido de las elecciones del 27 de septiembre, por el que hemos luchado la mayoría de los votantes. Vienen horas en donde tendremos que mantener el pulso de este país en la paz, el civismo y la dignidad, como ha pasado siempre. Son las instituciones y las personas las que construímos sociedad. Un pueblo no se puede construir de manera separada. Este paso es largamente esperado y luchado. Cataluña es y será tierra de Libertad, en los momentos difíciles, ahora más que nunca"

Tampoco es la mayor de sus diferencias que Willam Wallace muriese a manos de sus enemigos, sin reblar, mientras Puigdemont se pasea por Bruselas sin que quede claro el motivo.

Cataluña no es Escocia porque lejos de trabajar por el acuerdo, por ensanchar el espacio común y trabajar por una consulta pactada, regular y legal, ha dedicado sus esfuerzos a empujar hacia un camino unilateral lleno de mágicas palabras y banderas que apenas ocultan un pasado y presente lleno de corrupción y recortes.

La libertad a la que ambos se refieren tampoco parece ser la misma.

Continue reading Cataluña no es Escocia
, ,

Conteniendo el aliento


La declaración ¿o no? de independencia de Cataluña y la aprobación de la aplicación de un anabolizado artículo 155 nos tiene a todos como en el alambre. Tanto a los que el domingo se manifestaban en Barcelona al ritmo del "qué viva España" como a los que mantenían agendas oficiales que ya no lo son, y en todo caso sin escoltas (al parecer o le hacen un 155 al exministro Soria mantendrá la suya mientras le parezca bien al Ministro del Interior). 

Incluso quienes no hemos hecho ni una cosa ni otra no hemos podido evitar estar pendientes de esta realidad que como poco parece fluir en paralelo, mientras unos celebrar el advenimiento del 155 (los selfies de Iceta con Arrimadas y García Albiol serán para enmarcar) otros viven al margen de la realidad jurídica vigente y entienden como presente continuo lo que siempre fue presente perfecto.

Mientras los principales protagonistas aprenden y desaprenden sus respectivos mensajes y los periodistas/comentarista/opinadores agotan los sinónimos de histórico, nosotros debemos encontrar el modo de recuperar el aliento porque no parece que esta interminable historia vaya a darnos un respiro hasta el 21 de diciembre. (ni después tampoco) 


Continue reading Conteniendo el aliento
, ,

#MeToo #YoTambién

acoso sexual
No, hoy no toca Cataluña, en buena parte porque soy incapaz de posicionarme en una situación que se asemeja más a una tormenta perfecta que te zarandea mientras te aferras a una tabla, pero también porque me niego a dejarme arrastrar por la teoría de que tan sólo nos cabe una noticia al día en la cabeza, una versión curiosa de la memoria del pez.

Hoy vuelvo a un asunto que al estar rodeado del brillo de las estrellas parece menos real o menos sórdido, el acoso a las mujeres destapado por un buen número de actrices en Estados Unidos se trata en los medios a mitad de camino entre "pues lo normal, ¿no?" y una curiosa rabia soterrada por el tiempo que han necesitado muchas de las denunciantes para dar un paso al frente decir que "a ellas también".

Pero la realidad es mucho menos glamurosa y no hace falta que seas una aspirante a actriz, o una actriz peleando por el papel de tu vida (que tampoco hay tantos) para ser acosada, para ser pesada y tasada por la tersura de tu piel, la curva de tus senos o la calidez de tus caderas, eso, eso nos ha pasado a muchas, y no me atrevo a decir a todas porque ni puedo alzarme con la voz de las mujeres, ni puedo asegurar que todas las que conozco lo han sufrido, porque ¿acaso yo lo he contado?

acoso laboral
La rabia me reconcomía al leer a Mery Varona dando un valiente paso bajo los focos en su blog hace unos días, como me sucedió al escuchar el testimonio de Teresa Rodríguez acosada por un empresario en un acto al que acude como representante política, o al leer a Leticia Dolera en El Diario, o al escuchar ayer a Fiorella Faltoyano y Marta Sanz debatiendo sobre el papel de las mujeres en el llamado "cine del destape", el cine de la transición española (ese proceso histórico que cada día resiste peor la mirada histórica desprovista de la emotividad de quienes la vivieron) en las XX Muestra Internacional de Cine de Mujeres de Zaragoza.

Mujeres reducidas a trozos de carne expuestos en un mostrador para el disfrute del más rijoso de los machismos, mujeres agredidas en tondo de fiesta o broma, mujeres humilladas por ser más jóvenes, mujeres en suma despersonalizadas por quienes no merecen el título de hombres.

acoso laboral 2
Y sí, #YoTambién he sentido mucho más cerca de lo debido el aliento de un varón a quien no había dado pie a nada, he querido desaparecer bajo la mano atrevida y sudorosa de quien pensaba que podía hacerlo porque era joven y estaba aprendiendo las reglas del juego, he sentido como todo mi cuerpo temblaba, la voz no conseguía salir de mi garganta y las lágrimas pugnaban por avergonzarme aún más ante actitudes de humillación y abuso por quienes debía estar compartiendo espacio con una colega, una profesional, #Yotambién me he quitado de encima a un hombre que después me ha mirado con desprecio ante la callada presencia de otros muchos incapaces de reaccionar más allá de ofrecerse a acompañarte a la salida...y no, no soy capaz de escribirlo con detalle, releo a Mery y a Leticia, quizás porque no soy tan valiente y me tiemblan los dedos sobre el teclado, quizás porque sigo discutiendo conmigo misma si mi actitud fue siempre la más correcta.

campaña denuncia acoso
Y duele, duele porque si un hombre te toca si que tú lo quieras, si un hombre te plantea un trato que no repetiría en la sala de reuniones ante todos los asistentes, si te ofrecen algo a cambio de algo que no consta en el anuncio...abusan.

Nosotras debemos ser capaces de lidiar con nuestros recuerdos, salvarnos de torturante repaso de lo que pudimos hacer para provocar eso y acumular el valor necesario para contarnos lo sucedido en voz alta (aunque solo sea a esta versión más madura de nosotras mismas) pero vosotros, los hombres que no sois capaces de esas bajezas, vosotros que cuando habéis sido testigo de algún episodio de este tipo habéis mirado a otro lado, vosotros debéis hacer también memoria y aprender, porque en estas situaciones el silencio es cómplice.
Continue reading #MeToo #YoTambién