, ,

I DON'T LIKE TUESDAY

Esta mañana más que coger un hermoso diamante para realzar el brillo de mis ojos he debido trincar un pedazo de carbón, y por más que cien mil químicos me digan que es lo mismo, pues no y mil veces no.

Ha sido un día completo, global que dirían los más exagerados, no sólo hacía el mismo frío de ayer, sino que tal parecía que siguiese siendo lunes, los mismos deseos desesperados de quedarme en la cama, el mismo Kiwi de desayuno, la misma carrera al autobús del cole, el mismo taxi de faria y COPE ...lo que mal empieza, pues eso.

En el trabajo nada de lo resuelto ayer lo estaba hoy, como si la mísmisima Penélope se hubiera pasado a entretener la espera, y vuelta a empezar, que si el teléfono, que si el jefe, que si el correo, que si tengo una duda, que si es urgente, que me tomo un café y sale sin azúcar (qué sabrá la máquina de mi peso?) que te llamo y comunicas, que me llamas y no estoy, que te lo mandé, pues no lo encuentro.

Como si el mundo y yo nos moviéramos a diferentes velocidades, él a cámara lenta y yo en avance rápido, seguro que no, pero cómo explicar algunas cosas sin la intervención de los hados del tiempo, que tres días son tres días y lo que no se puede no se puede, pero unos llegan y otros non.

En fin, creyéndome genial he reservado hora para tratar de poner algo de orden en la cabeza del pequeño, que la tarde se presentaba tranquila – de profeta no me cogen – pero la reunión de la una ha terminado a las siete, así que seguimos siendo un cruce entre los Rolling Stones y el perro del vecino, y mañana no podemos, eso si la peluquera decide volver a admitirnos, que buenas son ellas para quedarse con una hora cogida pa ná.

Cuando he conseguido llegar a casa, gracias jefe por acercarme que ya no estaba yo para más farias, saboreando una horita de silencio hasta la cena, que si quieres arroz Catalina, el adorable joven en el que sin duda el mayor se convertirá algún día tiene examen de lengua, que si Calisto y Melibea, que si las coplas de tu padre, Abenámar, Abenámar...

Lo dicho un pedrusco y en el zapato.

0 amig@s dejaron su opinión...¿te animas? :

Publicar un comentario