,

CURSI

Ya lo sé, San Valentín es un invento de El Corte Inglés al que se han sumado todos los que nos quieren vender algo. Ya sé que es cursi hasta la náusea el corazón de nata que se ha puesto de moda como postre para el evento. Que el amor no sabe de calendarios y no necesita flores, bombones, diamantes, cenas y cava para ser, que no está hecho de frases rebuscadas, canciones almibaradas, noches de luna llena y sábanas de blanco satén.


Que el amor romántico es una cadena que mantiene atada a la mujer en situaciones de desigualdad que no serían toleradas si se levantasen los velos. Que las tiendas marcan nuestro calendario, que vendemos y compramos todo por que no nos queda nada dentro. Seguro que me dejo algo...ah,  sí que todo esto es tan cursi y empalagoso, que no parece propio de quien dice defender la igualdad real entre hombres y mujeres.

Bueno, pues lo siento, yo quiero todos los días, pongo paciencia, alegría, esfuerzo, respeto, libertad, igualdad, madurez, sentido común, practicidad y realidad a mi amor, pero ¿quien ha dicho que no pueden gustarme las rosas rojas, de pétalos densos como el terciopelo? ¿porqué me queréis quitar la cena a la luz de las velas, la buena música de fondo, el cava en las copas? Me acuso, llamadme cursi y hortera pero me gusta vestirme para una cena a dos, disfrutar de una velada sin pantuflas, una copa alegre y una noche por delante, sin prisas, sin más que nosotros dos. Y si San Valentín es la excusa, bienvenido. 

Como dice la del anuncio, ¡porque yo lo valgo! Y mi chico también.

0 amig@s dejaron su opinión...¿te animas? :

Publicar un comentario