EL BLOG DE LA ABUELA

Desde que el mundo se convirtió en digital, el riesgo de que nacieran nuevas formas de discriminación y desigualdad se hizo patente, aún no hemos sido capaces de solucionar la última gran fractura, la que divide al mundo entre los que saben leer y los que no, cuando nos enfrentamos a la necesidad de tender puentes entre quienes existen en el mundo digital, es decir quienes se manejan más o menos en la informática y quienes no son capaces de escribir un correo o hacer una consulta en Internet.

Además de las limitaciones para salvar la brecha digital en los países en vías de desarrollo, debemos preocuparnos de que nadie entre nosotros se quede fuera. Entre los colectivos con más riesgo se encuentran las personas mayores, no han tenido que aprender a caponazos como los que trabajamos o estudiamos, y si no se les ayuda, se quedarán fuera.

Fuera de cosas tan cotidianas como ver las fotografías de sus nietos, porque ya no se sacan en papel; leer felicitaciones de Navidad, porque ya nadie escribe; escoger la mejor oferta para unas vacaciones, porque están en la red, o acceder a información de su interés sin más esfuerzo que un click

Muchos son los esfuerzos de las administraciones para cerrar esta brecha digital, y muchas las horas de paciente explicación de hijos y nietos ante una pantalla, pero merecen la pena, nuestros mayores son depositarios de nuestras raíces y nuestra memoria, prueba viva de en qué hemos de convertirnos.

Poco a poco, van haciéndose su sitio entre los demás, algunos incluso al mando de naves blogeras interesantes y novedosas, sus fotos no son las del calendario Pirelli, pero rebosan belleza y vida.

A favor del premio María Amelia López, autora del blog amis95

0 amig@s dejaron su opinión...¿te animas? :

Publicar un comentario