HUMO

"Lo lamento, haremos todo lo que esté en nuestras manos, pero no puedo engañarla, son malas noticias"

Salió del hospital y sus cansados pasos la despositaron en el primer bar abierto, mientras pedía se fijó en la joven camarera, se acomodó en una mesa del fondo y dándole vueltas al café, se vino abajo.



La critica no era tal viniendo de un niño tan pequeño, las señoras no lloran, trató de sonreir pero al mirarlo a través del humo que ya lo rodeaba todo, no pudo, ganó la calle como el buceador la superficie.

Sentada a la mesa de la cocina con el sobre mirándola, repasó los últimos treinta años, cómo se conocieron en aquella terraza, cómo con mucho esfuerzo y pocas horas de sueño levantaron la cervecería y cómo día a día había asistido al concierto de toses y pitos que marcaban primero la llegada del otoño y después cada amanecer, cómo el cansancio se fué apoderando de aquel hombre tan fuerte que la subía en brazos los tres pisos del apartamento que su cuñada les dejaba en la playa.

Puso la televisión para matar el tiempo, en un plató de colores imposibles unos personajes discutían acaloradamente sobre la libertad de cada uno para hacer lo que quiera, gritaban tanto que cambió de canal, en la autonómica un señor muy bien vestido exponía las fatales consecuencias que para el sector hostelero tendría la prohibicion de fumar en bares y restaurantes, casi sin conciencia del acto cambió de canal, por un momento todo el humo que su Antonio había tragado se le vino encima, mientras se aclaraba la cara en el fregadero alcanzó a escuchar el anuncio de la nueva subida de los impuestos del tabaco.

0 amig@s dejaron su opinión...¿te animas? :

Publicar un comentario