,

LA MUJER DE CÉSAR

En estos tiempos de crisis, en los que cada día nos trae una mala noticia, en el que los lobos parecen tener cada noche los dientes más afilados y el aspecto más tenebroso, algo hay que hacer, pero algo que funcione, que nos permita irnos a la cama sin miedo a lo que nos vomite la radio por la mañana.




Y si la solución pasa por el esfuerzo y el sacrificio de los que aún tenemos un poco de margen, pues sea, lo afrontaremos si así vamos a poder salir de este pozo, pero no puede levantarse el futuro sólo sobre nuestros hombros, las personas normales que aún mantenemos una situación estable, aquellos que tienen más deben ponerse también a empujar.

Los bancos, que después de hacer el agosto durante años vendiéndonos como oro lo que resultó poco más que barro, necesitaron el dinero que ahora no tenemos, no pueden seguir mostrando indecentemente las remuneraciones de sus directivos, y peleando a brazo partido por puestos claves aquí o allí, no se puede. 

Los políticos, que cuando se postulan parecen capaces de todo, que cuando las cosas van bien corren a asegurarnos que son los máximos responsables, y cuando las olas hacen zozobrar el barco se declaran capitanes intrépidos, no pueden pasar el día peleando en el patio del colegio, no pueden pedir que trabajemos más años cuando a ellos les bastan ocho, o que moderemos vacaciones y permisos, cuando ellos se incorporan hoy después de más de dos meses de vacaciones de navidad (dónde quedarán ya los árboles y el espumillón), no pueden reducir el gasto público en partidas imprescindibles y asustarse cuando se les reclama que limiten la cohorte de asesores, altísimos cargos y demás comparsa con la que se acompañan.

Sé que con el ahorro de los sobresueldos de los banqueros, las vacaciones pagadas de diputados o senadores, las nóminas de estos asesores, no salimos de la crisis, pero señores, como ya se decía en la antigua Roma, la mujer del césar no sólo tiene que ser honrada sino parecerlo.

¿Que tal si hacen un esfuerzo de sobriedad, de contención, de seriedad, de dignidad? Pero, por favor, sin campaña de prensa, con anuncio de Gobierno de España, estamos dispuestos a ser nosotros solos los que nos demos cuenta de que tambien ustedes están preocupados y ocupados en hacer su trabajo.

0 amig@s dejaron su opinión...¿te animas? :

Publicar un comentario