LA RISA NO ES RUIDO

El Parlamento regional de Berlín, ha aprobado una Ley que permite a los niños hacer ruido.

Me gusta el silencio, elegimos una casa con ventanas a una calle pequeña en vez de a una avenida de mucho tráfico, me agobia el volumen de los cines en las películas de acción, los pubs de moda me ensordecen, me parece bien que los locales ajusten los decibelios para que sus vecinos puedan dormir, entiendo que las zonas de botellón causan molestias que nadie puede ser obligado a soportar. Creo firmemente que el respeto incluye el derecho al silencio de los demás y lo creo a pesar de los miles de jóvenes generosos con la música de sus coches.

Me causó preocupación saber que un vecino denunció, (y ganó) a otro por sus ensayos de piano, pensé que debía tocar fatal, pero el piano de mis chicos puede sonar solo a través de los cascos, en resumen creo que estoy concienciada con la contaminación acústica.

Pensar que los berlineses catalogaron el ruido causado por niños pequeños jugando en el parque o en el recreo de su guardería como contaminación y por ello obligaban a insonorizar el patio o a desplazar el parque, me parece más triste que alucinante (y eso es un rato).

Quien piense que unos niños pequeños jugando, son un ruido que no debe tolerarse, tiene un enorme problema de soledad y vacío, y muestra una sociedad que ha dejado de serlo. Me alegro mucho de que se lo piensen.

0 amig@s dejaron su opinión...¿te animas? :

Publicar un comentario