,

POLITICA

La democracia no es sino el menos malo de los sistemas de gobierno. Bajo este concepto se han amparado muy diferentes modelos, dependiendo de quiénes son considerados ciudadanos o cómo se elige a los que finalmente adoptan las decisiones.

Últimamente todos parecemos empeñados en desprestigiar el modelo, sin que nadie se atreva todavía a señalar otro mejor. Nos encontramos cómodos en aquel que buen vasallo si tuviera buen señor, asumiendo que somos estupendos pero nos gobiernan mal.

No somos niños, ni ignorantes, no vivimos en tiempos de vasallos y señores, entonces ¿porqué seguimos quejándonos y nos dejamos llevar por esta sensación de incapacidad? Es más cómodo que asumir responsabilidades, queda lejos el espíritu de los 60 y aquello de no te preguntes lo que puede hacer tu país por tí, pregúntate que puedes hacer tú por tu país.

Con el desprestigio de lo público, estamos dejando el camino abierto a quienes sólo buscan su provecho y de una cosa estoy segura, su provecho no es el mío, ni el de quienes necesitan del apoyo de los demás.

Mejor que mis palabras, las de Josep M. Vallès, catedrático de Ciencia Política en la UAB, en este artículo:

http://www.elpais.com/articulo/opinion/condena/social/politicos/elpepuopi/20100203elpepiopi_4/Tes

0 amig@s dejaron su opinión...¿te animas? :

Publicar un comentario