DONDE ESTÁ MI TIEMPO

Es estupendo para ahorrar, es más agradable tener luz durante la tarde, en fin de semana casi no se nota, en un par de días el cuerpo se acostumbra.

Todos buenos argumentos, pero en eso se quedan, lo hemos notado y mucho porque la carrera era en Australia y  eso significa madrugar de normal pero con una hora menos pues más.

He andado buscando esos 60 minutos todo el día, me hubieran venido bien para terminar la memoria que me roba el sueño, para arreglarme las uñas de los pies, para planificar alguna excursión de las vacaciones, para regañar de nuevo a los niños, para charlar más rato por teléfono, para tomarme otro café, para darme cuenta de que se acaba el domingo, para pensar en el lunes, para todo y para nada, pero me han faltado.

Como el conejo de Alicia, vamos siempre corriendo para llegar tarde a ninguna parte, es el reloj el que marca nuestro apetito, nuestro sueño, nuestro ocio, nuestra risa, nuestra prisa y si nos quitan una hora ¿de dónde la descontamos?

0 amig@s dejaron su opinión...¿te animas? :

Publicar un comentario