,

LÁGRIMAS

Ayer lloré, no quería hacerlo, pero me provocaron, me llevaron donde no deseaba ir y esa sensación de angustia húmeda se me coló por la garganta.


Respirar hondo, apretar los labios, mirar al techo, nada de lo que intentes tiene la fuerza necesaria para hacer volver a su lugar la lágrima que se pasea por tus ojos y encuentra el hueco entre las pestañas, la gravedad no importa pero esa primera lágrima es de puro plomo.


No me asusta el llanto, ni el mío, ni el de otros, ni el que te asalta a solas, ni el que te libera en compañía de aquellos en quienes confías, pero llorar ante quien no confías, no me parece buena idea.

El profesional comprobó que no soy de piedra, espero que el dato sea relevante, porque hay pocos precios que no esté dispuesta a pagar, acudí a su consulta buscando luz para alguien a quien quiero por encima de todo, así que no le guardo rencor, pero me ronda por la cabeza un comentario, dicho al azar? casi a media voz: "es bueno mostrarse vulnerable, asumir que no se puede con todo y romperse por dentro".

Quizás sea así, pero no forma parte de mi divisa, sí de mi intimidad, ese espacio que protejo con una imagen fuerte y un control emocional casi férrero, porque ahí fuera, la vida no es siempre rosa, y el papel de doncella desvalida, no se me dá nada bien.

8 comentarios :

  1. No te dejes, que son pocos y cobardes.

    ResponderEliminar
  2. No, no es una frase al azar, es una buena frase. Todo depende donde la quieras aplicar, aunque sólo hay un sitio donde aplicarla tiene sentido: donde están las personas que quieres, los demás sitios dan igual.
    No pasa nada por mostrarse vulnerable ante quienes nos quieren, porque le sirve a ellos para crecer, para ver que son importantes, que tiene opinión, que se pueden equivocar o no, y mostrarse vulnerable ante alguien que ni nos va ni nos viene ¿qué?.
    Hay que asumir que no somos perfectas, que el mundo no es perfecto pero a pesar de ello no pasa nada seguimos siendo nosotras, imperfectas pero necesarias, fuertes y a la vez débiles, importantes para nuestros hijos, nuestra familia, nuestro compañero, nuestras amigas.
    Ser vulnerable no significa ser desvalida, significa ser, simplemente, persona. Y tal como somos, no importa, siempre, siempre, nos levantamos.

    ResponderEliminar
  3. Que lo sepan, te quiero y a mí también se me saltan las lágrimas, solo y en compañía de otr@s. Tuyo.

    ResponderEliminar
  4. Los problemas recuperan su justa dimensión cuando se comparten, cuando se lloran entre quienes te quieren y quieres.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo estoy a punto de llorar también:
    te he escrito dos veces el comentario y cuando lo envío no se publica ¿? y además fuera aparece que hay 2 comentarios y dentro hay cuatro. Agrrrrrrrrrrrrrrr!!

    Suscribo todo lo dicho en los coments anteriores y te mando un beso. (Muerte a los duendes de la informática. ¡Pero yo insisto!)

    ResponderEliminar
  6. Bécquer en su rima "No sé lo que he soñado en la noche pasada" ya decía "más tengo en mi tristeza una alegría ... ¡sé que aún me quedan lágrimas!". Pues eso. No creo que llorar sea malo, aunque sea ante desconocidos, si es lo que te pide el cuerpo.
    Las doncellas desvalidas sólo lloran, tú lloras y luego te pones a trabajar en solucionar el problema. De todas formas, igual que te gusta cuidar de los demás y procurar su felicidad, deja que los demás también tengan la oportunidad de cuidar de ti.
    R.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Entre el papel de "doncella desvalida" y el papel de Doncella de Orleans ... hay muchas realidades.
    Tu realidad es importante para muchos, porque sabemos, que más allá de los papeles que reflejes hay una persona que queremos, sensible, y a la que seguro no le gusta que reconozcamos en momentos de debilidad.
    Lo importante no es la imagen o el qué diran, sino la realidad que vivimos.
    ¿Qué más da la imagen?
    ¿Qué importan las apariencias?
    ¿Lo que podamos opinar los cercanos, ... o los otros?
    Lo que de verdad importa es que consigas encauzar lo IMPORTANTE.
    Seguro que, una vez conseguido, las imágenes que hayamos visto los demás no tendrán ninguna importancia.

    ResponderEliminar