, ,

PROMESA DE FUTURO


Hoy hemos tenido visita y buenas noticias. En medio de tanta crisis y tanta desesperanza, hay quien tiene ilusión y ganas de futuro.

Una pareja joven, que no se para, que no está dispuesta a posponer su vida hasta que las previsiones económicas mejoren, que tiene confianza en sí misma y en la fuerza de su amor. Porque tu vida no pueden marcarla ni Leham Brothers, ni la deuda griega, ni la caída de la burbuja inmobiliaria; con prudencia, midiendo los riesgos y los gastos, pero sin miedo.

Es bonito mirar cómo casi sin darse cuenta apoya la mano sobre el futuro de una barriga inapreciable y sonríe pensando quien sabe qué, ahora son meses de ilusión, de leer todo lo que tiene que ver con niños, de no comer de eso porque hay quien dice, de tragar con aquello porque es bueno para el bebé, meses aún de imaginar porque no hay síntomas y salvo el principio de un escote prometedor se conserva la figura esbelta, días de un sopor lánguido que hay que aprovechar, (cualquier minuto de sueño en la reserva será bienvenido después) días de imaginar qué hacer, cómo hacer, de jugar con nombres, de mirar de reojo los cochecitos por la calle, de pararse en tiendas que no sabías que existían. 


Aún cuando se que los bebés crecen y se convierten en ranas peludas, son tan lindos, huelen tan bien, te hacen sentir tan llena, tan feliz, tan completa, casi, casi siento envidia.


Días de esperanza, promesa de futuro.

1 comentario :

  1. Son tan lindos que te los comerías y después te arrepientes de no haberlo hecho.
    Ja, ja

    Una madre desesperada

    ResponderEliminar