, ,

RUPTURAS

Ayer no hice una encuesta, pero hablando con unas y con otros sobre qué habíamos hecho con nuestras vidas en estos veinticinco años, escuché muchas veces me casé-me separé. No era día de preguntar, pero aún así en algunos casos supe porqué, cosa que curiosamente parecían no haber entendido en determinados casos los varones implicados.

¿Cómo es posible que en una breve y accidentada conversación una mujer pueda entender porqué otra se ha separado, y el hombre con el que ha vivido, compartido e incluso tenido hijos, no?

Aun cuando se supera, es un proceso duro, difícil y cuando hay niños por medio aún más doloroso, por lo que me sorprende leer en la prensa que cada vez hay más parejas que superados los 65 decide separarse. Bueno, la realidad es que son más las mujeres que lo deciden, muchas veces ante hombres que no entienden porqué.

Creo que los hombres están muy perdidos y las mujeres muy solas. Unas y otros parecen buscar cosas diferentes en la pareja, en el amor, en la convivencia y la resignación no cotiza al alza últimamente.

Unos y otras debemos pararnos a pensar qué no va bien, los cambios sociales afectan más de lo que creemos y el sueño del príncipe azul no ayuda a comprender que la vida es mucho más que pasión o la casa recogida. El nuevo reparto de tareas debe llegar a la alcoba, ellos entender que las mujeres fuertes también necesitan sentirse queridas y ellas comprender que para esta nueva realidad no hay modelos previos, y todos estamos perdidos, incluso aunque algunos aún no se hayan dado cuenta.

0 amig@s dejaron su opinión...¿te animas? :

Publicar un comentario