,

SISIFO Y SU PERLA

Una perla no es sino la hermosa creación de una ostra que alojó un objeto extraño en su interior y que día a día fue cubriéndolo de nácar, de modo que al final, en vez de un diminuto grano de arena, ofrece una preciada joya.

Sin duda es una hermosa imagen para casi cualquier proceso doloroso, para cualquier situación donde la asunción de un hecho imprevisto se supera con dedicación y esfuerzo, convirtiendo lo anómalo en extraordinario.

Quisiera que me sirviera para atenuar el dolor y el esfuerzo de criar un hijo, desde aquel diminuto ser de tus entrañas hasta la hermosa criatura que se aleja dueña de su vida, preparada para enfrentar con sabiduría y compasión lo que el futuro quiera depararle.

Lamento no tener el espíritu tan elevado, me siento más como el pobre Sísifo empujando monte arriba su piedra, para ser aplastado una y otra vez antes de alcanzar la cima, me temo que la potencial belleza del pedrusco no alivia el proceso.

0 amig@s dejaron su opinión...¿te animas? :

Publicar un comentario