,

AGOTADA DE NADA

Antes de nada, muchas gracias a todas y a todos los que nos habéis llamado para preguntar cómo ha ido la intervención.

Todo ha ido bien, no lo podré apuntar a la próxima "Quebrantahuesos", pero en un tiempito volveremos a pasear, subir, bajar y correr de un lado a otro atendiendo el circo de tres pistas que entre los dos tenemos montado y que tanto nos gusta.


Así que aquí estamos, él en su camita de hospital, acunadito con drogas buenas-buenas y yo en casa, acostando niños y revisando el correo, muerta-muerta.

De no hacer nada, porque cuando te vistes de acompañante y entras en un hospital, el tiempo se detiene, los minutos se desplazan como caracoles mientras esperas a que vengan a hacerle la toilette, a que le traigan una pastillita para mientras, a que le bajen a quirófano, a que te informen, a verlo ya operado, a que se despierte, a que se espabile, a que parezca estar bien, a convencerte de que todo va a salir bien. 

Minutos, horas, ratos muertos de pie, paseando, sentada, en la cafetería, en una habitación sin cama, velando un sueño inducido.


Gracias a la presencia de los que te quieren y te acompañan, el día va pasando y cuando finalmente vuelves a casa, (con cargo de conciencia por no haber sido capaz de desdoblarte), parece que llevaras un enorme saco de piedras a la espalda.


Supongo que el miedo, que no reconoces, te atenaza por dentro y te agota, y cuando todo pasa y sale bien (nunca ha habido dudas al respecto), la tensión desaparece y pluf!

3 comentarios :

  1. Qué bien! nos alegramos todos un montón. Ahora empieza la maraton, ánimo. Mucha paciencia y amor para el enfermo y mucho empuje para el resto. PRIORIDADES que decía un profesor mío. Siempre hay cosas que pueden esperar.
    Fdo. La del vestido azul.

    ResponderEliminar
  2. Sí, es cierto, cuando vas de acompañante un hospital puede resultar agotador.
    Ahora te toca lo más difícil; coge un bolso grande y cárgalo de mucha paciencia y de cariño, y sobre todo, de mucha, mucha energía positiva, por él, pero sobre todo por tí, porque aunque tratemos de parecerlo y casi lo consigamos, no somos superwomen y todo pasa factura. Estoy con "la del vestido azul": PRIORIZA, PRIORIZA, PRIORIZA así podrás ir dosificando las energías.

    Un besico para los dos

    ResponderEliminar
  3. Vamos recogiendo calma y paciencia.
    Para todos, el doliente para llevar lo mejor posible las molestians y las pegas, y los demás para no olvidar que estar "atrapado" en una cama da muy mal rollito.
    En cuanto lleguemos a casa, todo será más facil ¿no?

    ResponderEliminar