LA SONRISA LABORAL ES POSIBLE

Me ha gustado un artículo de El País sobre la felicidad en el trabajo, y aunque quizás hablar de esto, con la tremenda cantidad de personas que no cuentan con un empleo, pueda parecer baladí, creo que es importante.



Tenemos que trabajar, salvo los cuatro "ricos de casa", los demás debemos trabajar para vivir, la biblia dice que te ganarás el pan con el sudor de tu frente, en plan  maldición, mientras que los seguidores del Opus Dei predican la salvación por el trabajo, pero ninguna de las dos opciones me convence mucho.

Dedicamos la mayoría de las horas de nuestro día al trabajo y por tanto la satisfacción o insatisfacción que nos produce marca nuestro nivel de felicidad, ¿no es este motivo suficiente para buscar felicidad también en el entorno laboral?

No puede ser sano vivir el lunes como un castigo y arrastrarse durante toda la semana soñando con el sábado, cierto que nos gusta relajarnos, divertirnos y estar con familia y amigos, pero eso no debería hacernos sentir prisioneros durante la semana. Busquemos lo bueno, lo hay; la satisfacción del trabajo bien hecho, la complicidad de los compañeros, alcanzar objetivos, modificar un poquito la realidad y mejorarla.

Como decía el humorista, si hay que ir, se va, pero ir pa' na'... Tratemos de enfrentar el trabajo con otra cara, quizá con una sonrisa, seguro que es un buen comienzo.

Y por si alguien está interesado, aquí van las bases para la sonrisa laboral, según la Asociación Española de Directores y Desarrollo de Personas:
  • Escucha la diversidad de cada empleado. 
  • Fomenta que cada persona autoevalúe su potencial. 
  • Potencia el talento personal y profesional.
  • Otorga autonomía y responsabilidad en el desempeño profesional.
  • Garantiza la tolerancia y la colaboración en todos los equipos profesionales.
  • Acuerda flexibilidad individual y colectiva.
  • Promueve el trabajo digno y la protección social.
  • Vincula la productividad a objetivos medibles que añadan competitividad.
  • Recompensa a mandos y directivos comprometidos con la felicidad en el trabajo.
  • En resumen, crea felicidad en el trabajo para aumentar la productividad.

1 comentario :

  1. Hubo un tiempo en el que iba con una sonrisa al trabajo, y de oreja a oreja; pero ahora, en cuanto me subo al coche y enfilo la autovía, se me pone el peso de una losa en el pecho, que solo desaparece al llegar al hogar. Muy diferente sería si se pudiera trabajar desde casa; sonrío solo de imaginarlo... lo que tengo en casa tiene mucho peso en la balanza de la vida y se lleva todas mis sonrisas.

    ResponderEliminar