,

NÚMEROS MANCHADOS DE SANGRE

Quizás lo mejor sería no hablar de ellos, quizás también buscan ese minuto de fama, ese momento de gloria, de afirmación, de gritar al mundo que son los que mandan.

A veces tengo la sensación de que la lucha contra la violencia machista genera más violencia, pero cuando vuelve a suceder no puedo callar.

Las que mueren a manos de quienes dicen amarlas son la punta de iceberg, no se mata el primer día, como, según dicen quienes saben del tema, tampoco la violencia empieza con una bofetada, de esas de las películas, sino de forma más callada, e insidiosa.

Se empieza con un desplante, un desprecio, un insulto y poco a poco se rebaja a la persona, se cortan sus contactos, se avergüenza a la mujer por merecer ese trato y no ser capaz de romper con todo, corazón y hogar incluidos.

Poco podemos hacer si tenemos la buena estrella de que no nos toque de cerca, salvo apoyar medidas como la orden europea de protección ante el maltrato, y tomar la palabra para decir que NO, que no es hombre quien maltrata.

0 amig@s dejaron su opinión...¿te animas? :

Publicar un comentario