,

PAPÁ VEN EN TREN

Ya metidos de lleno en el siglo XXI, dominando la tecnología que permite los viajes espaciales, capaces de conectarnos vía web desde cualquier lugar del mundo con un móvil diminutos que obedece el roce de nuestros dedos, y...

La naturaleza nos recuerda que ella puede más, la madre Gaia nos supera siempre y cada uno de sus temblores, estremecimientos o sacudidas nos agita, revuelve y desconcentra de igual modo.

Ahora es la impresionante erupción de un volcán en la gélida Islandia, la que nos roba el cielo y casi no sabemos qué hacer. Somos poderosos como especie, pero como individuos  no tanto y aquí estamos tratando de cumplir agendas, planes y compromisos, sin robarle tiempo al tiempo surcando los cielos.

Quizás la obligada pausa a nuestra vertiginosa actividad, nos permita mirar por la ventanilla y meditar sobre el trato que damos la tierra que nos acoge, el tren relaja, adormece y permite una ensoñación amable que el avión impide, sobre raíles cruzamos por la vida y entre las nubes vivimos la engañosa sensación de ser como los dioses.

1 comentario :

  1. No se puede disfrutar la tortilla sin cascar los huevos, aunque se puede reciclar la cáscara, ¿no os parece?

    ResponderEliminar