, ,

NO ES LA META, SINO EL CAMINO

Cuando el llegar se convierte en objetivo, no es posible disfrutar del paseo. De igual modo la comida te sabe a tierra cuando tenerla en la mesa a la hora prevista se impone al placer de comprar los ingredientes, disfrutar la preparación y mimar la puesta en escena. Correr demasiado te lleva al destino, pero una vez allí, se te olvida el motivo.


Estos días que trato de ser dos-en-uno, me estoy perdiendo todo, me preocupa tanto que no se note la ausencia que me estrello con el absurdo a cada momento, ¿qué tiene de bueno cenar a la hora, si estoy más pendiente de recoger la cocina, que de charlar con mi familia?

Tratar de que todos estén atendidos me está convirtiendo en una "profesional", eficaz, pero fría, lejana, vacía. Hago, llevo, traigo, ayudo, cocino, compro, pero cuando me siento en el sofá me quedo frita.

Y mientras duermo, el mundo sigue girando, pero me lo pierdo.

Durante muchos años, cumplir, llegar, hacer lo correcto, fueron los motivos que guiaron mis pasos y conseguí llegar exactamente donde no quería ir. Y sin darme cuenta, vuelvo sobre mis pasos, qué fácil es caer en los mismos errores.
Así que he tomado una decisión, quizás comamos tarde, o tengamos que apañarnos con una lata de judías, puede mi faceta profesional se vea afectada, pero cuidar supone mimar, atender implica entender, y para eso necesito tiempo, mi tiempo.

4 comentarios :

  1. La dieta no me preocupa, me vendrá bien. Hay otro par de personas que seguro que sobreviven. Porque conocen todos los cados ¿Puedo,...?

    ResponderEliminar
  2. No sabes lo de acuerdo que estoy contigo, el tiempo pone las cosas en su lugar y a veces solo necesitamos pararnos para darnos cuenta de que el mundo gira demasiado deprisa y nos estamos mareando seriamente. El secreto reside en encontrar un equilibrio :)

    gran blog, grácias por pasarte y te sigo!
    UN SALUDO!

    ResponderEliminar
  3. Creo haber dicho alguna vez,... "los hay que confunden la herramienta con el objetivo". No es tu caso. TQ.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, a Lexy por sus amables palabras y a Fernando por ser.

    ResponderEliminar