,

¿QUÉ QUIERES SER CUANDO SEAS MAYOR?

tai chi
Esta mañana, por motivos de trabajo, he pasado un rato agradable asistiendo al encuentro de un numeroso grupo de personas mayores que se reunían para compartir una sesión de Tai Chi, una de las actividades a las que dedican su tiempo libre.

La música oriental, el incienso perfumando el ambiente, el sol, las relajantes palabras del monitor que dirigía la rutina y los suaves movimientos, sencillo y delicioso.

Al terminar el acto, la frase más común entre los que tenemos vida laboral era aquello de "yo de mayor quiero ser así", acompañada de "que envidia me dan", "tengo ganas de jubilarme para poder hacer estas cosas" , sonrisas y asentimientos de cabeza.

Pero cuando volvía a casa, satisfecha porque todo había salido bien, me he dado cuenta de que algo no encaja, no puede ser. Nos pasamos la vida queriendo estar en otro lugar, o mejor dicho en otro tiempo. 

Cuando somos pequeños y nos preguntan ¿qué quieres ser de mayor? enseguida nos lanzamos a fantasear sobre piratas, princesas, bomberos, abogadas, profesores y quién sabe qué más. Cuando casi no hemos terminado de abandonar la infancia nos empeñamos en acelerar el tiempo, unos tratando de encontrar un vello que no tienen o desarrollar unos músculos que tardarán en apreciarse, otras probándonos a escondidas el maquillaje de mamá o tratando de caminar con sus tacones, crecer, correr, ser mayores.

Y todo llega, de repente un día tenemos la edad que aparentamos y estamos inmers@s en una vida complicada, trabajo, hijos, familia, ocio, amigos y todo lo que queríamos o al menos lo que le hemos conseguido sacar a la vida, y...comenzamos a proyectarnos hacia el fin de semana, los puentes, las vacaciones, y cuando así tampoco, la jubilación.

Vivir esperando no es vivir, se parece más a subsistir, así que una de dos, o la mayoría de la gente que conozco vive una vida que le impide disfrutar o nos encantaría que nos gustara hacer algunas cosas, como practicar Tai Chi, pasear, ordenar los discos, acudir a exposiciones, leer y mil actividades más que no hacemos con la excusa de que no tenemos tiempo, pero que realmente no nos interesan tanto.

Quizás necesitamos mirarnos en el espejo y querernos como somos, con nuestro secreto placer de tumbarnos a ver lo que pongan en la tele, o dormitar con el libro sobre las piernas, o simplemente a disfrutar de no hacer nada; menos elegante pero más real. 

O luchar por encontrar tiempo y espacio para lo que realmente queramos hacer y vivir, hoy.

4 comentarios :

  1. uf chica cuánta rapidez en tus publicaciones, no me da tiempo a comentar pero leer leo casi todos...
    Tienes razón..... cuando era pequeña no sabía qué sería de mayor, a parte de bailarina del Moulin Rouge... pero nunca tuve grandes aspiraciones, porque a los 20 perdí a alguien a quien quise con locura y desde entonces aprendí a vivir el momento y supe que es cierto la vida son 2 días y mejor sepas disfrutarlos... no digo que no anhelo más de lo que tengo pero en el fondo rezo para quedarme como estoy todos los días...
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No quiero ser agorera, pero nuestro futuro como jubilados lo veo cada vez más lejos, a este paso nos dan las 80 primaveras y seguimos currando. Será mejor considerar seriamente esto del carpe diem...

    ResponderEliminar
  3. El problema es que alcanzamos la sabiduría suficiente para saber elegir mucho después de haber hecho las elecciones.
    Yo creo ser una mujer afortunada. Elegí la profesión que me gusta, vivo de ella, disfruto con mi trabajo, me equivoqué en la primera elección de pareja, acerté a librarme de ella, tuve fortuna de encontrar luego un tío estupendo. Nos enamoramos como adolescentes y aún nos dura.
    Creo que, efectivamente, nos van a hacer trabajar después de los 65 así que, por si acaso, hace tiempo que me apunté al carpe diem.
    Dicho lo cual, vuelvo a agradecerte las propuestas diarias de tu blog. Me hacen pensar, meditar sosegadamente. Gracias, Pilar.

    ResponderEliminar
  4. Me temo que comparto el análisis de Carmen sobre nuestra presunta edad de jubilación, y ya que las cosas pintan así, dejemos de resistirnos, allá vamos, CARPE DIEM!!!!!!!

    ResponderEliminar