, , ,

RECUPERAR LA TERNURA

Enamorarse es querer eternizar un instante en el que nos encontramos a nosotros mismos en el otro. XAVIER GUIX


La pasión suele ir de la mano de esa fase tan mágica del enamoramiento, y es importante, hace falta esa dosis exagerada de adrenalina para arriesgarse y cruzar de tu vida a la del otro, de tu cuerpo al suyo, de tu futuro al vuestro.

Pero la pasión tiende a quemarlo todo, porque como el fuego, no puede arder sin combustible y la vida no puede funcionar permanentemente al grito de "más madera", poco a poco dominamos el fuego y lo relegamos a la chimenea, y a veces se nos olvida  alimentarla.


Sin embargo, si tenemos cuidado, si somos capaces de mantener a salvo una pequeña parte de racionalidad, habremos guardado la ternura, esa hermana pequeña que nos cuida y protege, la manta cuando nos quedamos dormidos en el sofá, el café cuando las horas al ordenador son demasiadas, la caricia suave en la espalda, la llamada sin más objeto que hacerte saber esperado, la mirada sobre la multitud que te hace único.

Podemos vivir un tiempo sin pasión, pero es imposible sobrevivir sin ternura. 


Ya sé que llueve y fuerte, nos han hecho algunas cuentas y  mal rollito, lo de Garzón no tiene nombre, bueno, nombre tiene pero este blog no está limitado a adultos, y mil de nubarrones más, pero no quiero dejarme llevar por eso, ya leeremos el BOE mañana. Cuidaros, mimaros, con pasión o con ternura.

3 comentarios :

  1. Bien por la ternura. Que la vida es mucho más eso que pasiones desmelenadas, propias del cine y las canciones.

    Me gusta Aute, gracias

    ResponderEliminar
  2. Besos, ternura, qué derroche de amor, cuánta locuraaaaa...

    ResponderEliminar
  3. Es lo más maravilloso en el día a día,una fuente de bienestar permanente.
    Bss

    ResponderEliminar