,

CON RESIGNADA RABIA


Recoge el DRAE tres acepciones del término resignación, la primera, entrega voluntaria que alguien hace de sí, poniéndose en las manos y voluntad de otra persona, la segunda se refiere a un colectivo muy específico ya que supone la renuncia a un beneficio eclesiástico y la tercera, que ya se sabe no hay dos sin tres, y a la tercera va la vencida, reza así; conformidad, tolerancia y paciencia en las adversidades.

Hoy nos llaman a la huelga, con el noble propósito de hacer saber a nuestro patrón que no nos parece bien, pero claro, nuestro patrón habla por voz de parlamento y se explica en el BOE, con lo que más parece una llamada a protestar.

Nos bajan en salario, porque los fastos de otros los pagamos nosotros, este mes para empezar pero avisando que contra la extra navideña el acumulado de los cinco primeros meses del año, que la retroactividad de las resoluciones no favorables puede ser impuesta a los empleados públicos, así que haciendo cuentas que ya parecen rosarios y valorando el efecto de mi ausencia en el puesto de trabajo; perjuicio a los ciudadanos, indiferencia en quienes ya han tomado la decisión y escuchan como angelicales cantos los avisos de alemanes e ingleses que se suman a la fiesta, argumento para unos sindicatos adormecidos después de décadas de comer de la mano del "patrón" y sobre todo otra merma en mis retribuciones, he decidido que yo trabajo, como todos los días.

No juzgo a quienes secunden la huelga, pero no deseo ser moneda de cambio en otra mesa, ni que me utilicen unos y otros como arma arrojadiza, no pongo mi vida en manos de otro, ni tolero o me conformo con paciencia. La rabia contenida me permite seguir desempeñando mi compromiso con el servicio público, y antes que nadie haga la broma, me adelanto, no se trata de salir a tomar café cuatro veces, o jugar al solitario, la inmensa mayoría de nosotros trabajamos y bien.

10 comentarios :

  1. Bueno de ello hablaba esta mañana... en el instituto de al lado parece que no hay huelga, vamos era un día más....
    No me toca huelga, tampoco sé si la haría la verdad.. total como bien dices qué cambia si la decisión está tomada ya y el gobierno más que nadie sabe que las medidas tomadas son impopulares
    Sabemos que los funcionarios suelen trabajar lo único es que solemos dar con los de las taquillas que no sé porqué suelen dar la impresión de estar siempre aburridos y con pocas ganas... claro que su trabajo no debe de ser muy atractivo tampoco, aún así a veces se echa de menos una sonrisa
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Cruela, ¿en las ventanillas de los bancos, en las tiendas de ropa, en la caja del supermercado, te atienden siempre maravillosamente bien, con unas ganas tremendas de ayudarte y con una sonrisa de oreja a oreja? Porque ya está bien de decir que los funcionarios "están aburridos y con pocas ganas". Y los demás trabajadores qué!! Todos somos personas y unas veces tendremos mejor ánimo que otras, pero TODOS, funcionarios o no.

    ResponderEliminar
  3. Lo que mas me ha molestado de esta huelga es que los sindicatos no han hecho nada con una lista de parados de 4 millones y medio y ahora les entran las prisas por una huelga sin sentido que ademas esta aprobada y perdida de antemano, y para colmo, tapadito por el dichoso futbol, la reforma laboral.
    Lo siento, Pilar, pero me pongo de una mala ostia....

    ResponderEliminar
  4. Anónimo

    Tienes razón, un trabajo aburrido es lo que tiene... seas funcionario o cajera del súper...las chicas de las tiendas de moda mientras se pasa al otro extremo, a veces son pesada de tanto entusiasmo en que compres... que sí te queda genial y tú te ves como un botijo...
    lo cierto es que mi cartera es muy maja, la de la mañana, la de tarde parece menos encantada de la vida y casi me tira las cartas a la cara... supongo que es su carácter... y no tengo nada contra los funcionarios, sino contra los inútiles...
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ups para que se me entienda, no he querido decir con ello que los funcionarios son unos inútiles... mi padre es maestro así que ya ves

    ResponderEliminar
  6. Me ha parecido entender, que de una gran cantidad de los "llamados" a la huelga, pocos han respondido.
    Me alegro, no creo que ahora, (despues de todo decidido),sea el momento de que nos rasguemos las vestiduras y gritemos.
    Sería estupendo si fuesemos mas serios y sobre todo mas honrados.
    Posiblemente nos iría mejor.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pues eso, poca resignación pero menos ganas de ser utilizados.

    ResponderEliminar
  8. Iba a contaros algunos de los últimos e "imprescindibles" gastos que merman los presupuestos de ésta nuestra comunidad, esos que hacen que la admon se endeude y que aumente insosteniblemente el déficit.
    (!menos mal que estamos los funcionarios para pagar por ello!)
    No es que nuestro trabajo sea más aburrido que cualquier otro, es que hay días que cuando ves lo que ves, lo único que asoma por la cara es una arruga más. Quería desahogarme, compartir mi impotencia, pero ya que esto no tiene solución, no voy a ser tan cruel, al final...!ojos que no ven...!

    ResponderEliminar
  9. Pilar: En todos los sitios hay elementos positivos y otros negativos. A los ciudadanos nos exacerba llegar a las administraciones, y que casualidad, el funcionario ha salido. No digo que tú estés en esta situación pero haberlos los hay.
    Con respecto a la huelga, tú piensas con derecho propio. Lo mismo hago yo. Que otros piensen por nosotros al principio es cómodo pero, con el tiempo, destruye nuestra personalidad.
    Tiempos difíciles, amiga.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta el debate, quizás estamos en diferentes lugares de la mesa y por eso la perspectiva es diferente, en cualquier caso, creo que en lo básico estamos de acuerdo.

    ResponderEliminar