, , ,

FUEGO MÁGICO


Entre las muchas tradiciones de la noche de San Juan, hay una que dice que si quieres superar algún problema, debes poner en un papel aquello que quieres dejar atrás.  Así que esta noche voy a quemar a muchos de nuestros políticos, empresarios y otros tipejos de similar calaña a quienes considero responsables, por acción y/u omisión de bastantes de nuestros problemas, sé que ellos no desaparecerán, pero yo sentiré una momentánea e inofensiva liberación, mientras veo como sus nombres se arrugan y desaparecen, (vale tengo un punto macabro, pero nadie es perfecto).


Como también soy coqueta y me preocupa este imparable declive de mi aspecto físico, recogeré agua en una palangana y la pondré a la luz de la luna, con ella me lavaré el pelo y la cara mañana. (seguro que no me crece una melena espectacular, ni se me borran las casi imperceptibles arrugas que tengo, sin gafas son casi casi imperceptibles, lo juro; ¿pero qué pasaría si no lo hiciera?

Son muy conocidas las que pronostican un año fantástico a quienes salten la hoguera, o número determinado de olas, si tienes la suerte de pasar esta fantástica noche a la orilla del mar, pero ni estamos para saltar hogueras, ni el Ebro ofrece la posibilidad de saltar olas, así que les cedo la buena suerte a quienes puedan hacerlo (cuidado con quemarse, por favor)

En lo que están de acuerdo todas las tradiciones, es que ésta es una noche mágica, y aunque no creamos en cosas esotéricas, nada malo va a pasarnos si aprovechamos la ocasión y mientras nos dejamos ir contemplando las llamas, deseamos algo. Y si todos deseamos, además de amor, salud y prosperidad (vaya, me ha salido un poco navideño) para nosotros y aquellos a los que queremos, que las cosas mejoren; quizás, sólo quizás, se cumpla.


Si mantenemos durante un instante la ilusión de que todo va a mejorar, al menos durante un rato, mejorará, así que, por favor, aunque ya se hayan apagado los rescoldos de las hogueras, respirad, pensad en un futuro mejor para todos y... cruzad los dedos, no se pierde nada y es gratis.


Muchas felicidades a todos los Juanes y Juanas, empezando por mi padre, mi hermano y mi sobrino.

8 comentarios :

  1. ay cómo envidio la gente que está viviendo cerca de una playa, aquí en la meseta no hacemos nada mu pallá para la noche de San Juan..no es cuestión de ser esotérica o de creer, la noche de San Juan es mágica porque es como el pregón de un verano que imaginas siempre lleno de alegría....
    un día lo pasaré saltado por encima de la hoguera en la playa, LO JURO POR CRUELA
    besos

    ResponderEliminar
  2. Me enteré tarde, o también habría escrito el nombre de muchos políticos, aunque con una pequeña hoguera no se solucionaba tan gasto.

    Otra cosa, de la lista de literatura fantástica de al lado ¿Has leído el ciclo de la Puerta de la Muerte de Margaret Weis y Tracy Hickman?

    Abrazotes

    ResponderEliminar
  3. ¡Que envídia! ¿sana?, la noche de San Juan en la playa, hogueras, buen humor, alegría, amigos, música, sueños....(algo de humo de más, si el viento cambia)...
    Bueno otros años la pasamos así, este no tocó, pero desde luego soñar es facil desde cualquier punto del mundo.
    Feliz verano.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. He pasado varios años la noche de San Juan en el Mediterráneo, con las hogueras, y tengo la sensación de que el espectáculo deja un poso de melancolía más que de gozo.

    ResponderEliminar
  5. Lo primero felicidades a "tus" juanes. En segundo lugar... preciosa foto... quién estuviera en una playita así.
    Tercero... me quedo con esto:
    "Si mantenemos durante un instante la ilusión de que todo va a mejorar, al menos durante un rato, mejorará".

    Besos mil!!!

    ResponderEliminar
  6. Cruela, el mar es lo que tiene, pero también desde el secano podemos soñar un verano azul.

    Canoso, me tomo nota de las novelas que recomiendas, me gusta esa literatura para desengrasar de otras cosas y tengo un pequeño lector realmente motivado, gracias.

    ResponderEliminar
  7. Anonimo, es cierto, otros años disfrutamos de todo eso y nadie nos puede quitar los recuerdos y el deseo de repetirlo.

    Tiza, a mí no me provoca nostalgia, es como una celebración a la vida, un canto de victoria sobre el invierno y la promesa de noches cálidas y amigos cerca, pero entiendo lo que dices, el fuego cuando se consume, tiene un punto de despedida.

    Anita, gracias por tus felicitaciones, realmente fué un momento "puedo saludar?" que me hizo ilusión. Y al tema, creo que ahora a desear lo bueno se le llama programación neurolingüistica, o algo así, en cualquier caso, si funciona llamémoslo como sea.

    ResponderEliminar
  8. Yo este año decidí pasármelo muy bien, que es lo que queda...y si sonriendo y siendo feliz, capto energías positivas bienvenidas sean.
    Un beso
    P.D: espero que tu noche de San Juan haya sido expectacular

    ResponderEliminar