, , ,

KUNGLIGA BRÖLLOPET

Boda real sueca
Que es como Ikea y Lisbet Salander, dicen Boda Real. Este fin de semana los saludables y modernos suecos se lo han pasado pendientes de las andanzas y los modelitos de su futura reina e invitados. 

Y lo han pasado bien, al juzgar por las imágenes de miles de ellos saludando banderita en mano (tal cual las que pinchan en las patatas que acompañan las albóndigas de la tienda de productos innombrables y entretimiento o divorcio asegurado, una vez llegas a casa con todas las cajas, planas eso sí, que prometen convertirse en cómoda, aparador o incluso cama, si eres capaz de encontrar el lugar de cada tornillo o "pitinkli" y no te sobran demasiadas "notter". El nivel de compatibilidad de una pareja es más o menos este; si después de montar una habitación aún no has deseado matarlo, ni te preguntas porqué te pareció gracioso el día que dijo que no sabía usar un taladro, el futuro se presenta dulce y armonioso; si durante la primera hora tratando de montar una simple estantería o "hyllor" alguien se ha ido de casa, lo vuestro tiene un futuro complicado, salvo que eleveis vuestro nivel de ingresos o convenzas a papá para arreglar el desastre

No sé si Victoria y su príncipe del pueblo, tendrán muebles de Ikea o no, pero ayer demostraron que los suecos, incluso los más anacrónicos, según defienden los  republicanos (casi el 50% en Suecia) son algo diferentes, así la princesa "escandalizó" a los suyos entrando en el templo del brazo de su padre, porque los lectores de Milenium consideran apropiado que los novios entren juntos, como muestra de su igualdad, pero a  nadie le ha sorprendido la presencia entre los múltiples y elegantes sacerdotes que oficiaron la ceremonia, de una mujer (sí, es la que lleva la orla de la casulla rosa, mirala ella, que elegante).


En fin, que no entro en valoraciones de coste, más de un millón de euros, de  la oportunidad de tanta ostentación, de  lo medioambientalmente correcto de la celebración sin fuegos artificiales, ni arroz, ni globos y autobuses ecológicos, pero a  mí me gustan estas cosas por la alfombra roja, mejor dicho las alfombras.

Como muchos otros novios, también éstos celebraron su despedida de solteros, pero no aprovecharon la ocasión para beber como si se fuera a acabar el mundo y los novios no se dejaron disfrazar de algo ridículo para humillación y escarnio público, (no dejo de preguntarme que pasará con las fotos que se hacen en esas noches para olvidar, creo que alguna será, sin duda, fuente de conflicto para siempre) Ellos optaron por una celebración conjunta y más formal, lo que permitió a las invitadas lucir espléndidos vestidos, y a mí cotillear y criticar.

Y al día siguiente, de nuevo maquillaje, peluquería y nervios de última hora para llegar a la catedral, desfile de vestidos largos acompañados de coronas, bandas y joyas de quitar el hipo, se han visto muchos modelos elegantes, yo me quedo con el de la infanta Elena que puede gustar o no, pero original, un rato, y dejando claro de dónde viene y que el atrevimiento en el vestir es algo con lo que se quedó después del divorcio.

En fin que si podemos distraernos con el fútbol, (mañana nos lo jugamos todo, creo) también con las monarquías, y un buen desfile de vestidos de fiesta siempre viene bien.

Son principes, llevaron corona, (al menos ella que será reina), pasearon en carroza, pero no comieron perdices, ¿podrán ser felices?

10 comentarios :

  1. Yo, al menos por mi parte si deseo sí deseo felicidad a los novios.
    QUE VIVAN LOS NOVIOS!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Usted cree que hay fornicio en la noche de bodas de unos príncipes? ¿O simplemente se quedan toda la noche sacando brillo a sus coronas y jugando al Mus? ¿Se juega al mus en Suecia? Posiblemente el Mus sueco se llame "estanteria gürdembonden" o algo así.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  3. Jeje..me ha encantado tu forma de describirlo. Me fascina tu capacidad narrativa :)
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Todos los días me sorprendes; envidio tu fluidez narrativa, el sentido mordaz...Pero esa es mi Pili, un genio.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta tu relato,da gusto leerte,
    Bbss y feliz semana,Pilar
    Cecilia

    ResponderEliminar
  6. Mucho más ingenioso tu relato que la boda misma, sin comparación posible.

    ResponderEliminar
  7. desde luego que buenísimo lo tuyo..
    la infanta Elena está que se sale, de guapa no, pero se sale
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Da gusto leerte, resulta de lo mas entretenido.
    La Infanta Elena sobresaliente.
    Espero el siguiente con impaciencia.
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Ragnarök estoy contigo, siempre hay que apostar por el amor, aunque sea en un cuento de princesas.
    Sr. Gili, son de sangre real, no g... y evidentemente ese es uno de sus objetivos.
    Thot, casi me pones colorada, gracias.
    Rebel, paso a tono tomate total, más gracias.
    Cecilia, me encanta que te guste, +++ gracias.
    Tiza, si te ha entretenido, objetivo alcanzado, gracias.
    Cruela, no es una mujer guapa, pero desde luego se gusta y a mi eso me encanta. Bsos
    Anónimo, gracias por tu visita y tus palabras, yo también espero la siguiente, promete.

    ResponderEliminar
  10. No se me olvida dar la bienvenida a los nuevos en llegar, esta aventura lo es más con vosotros cerca, poneos cómodos.

    ResponderEliminar