, ,

MIRANDO DENTRO

cae el día

Cuando llueve, buscamos el abrigo del hogar, ¿quién no ha imaginado una tarde fría de tormenta, con la lluvia golpeando con furia los cristales, mientras nos arrebujamos un poco más bajo la manta, dentro del abrazo de quien nos quiere?.

La sociedad no es más que la suma de todos nosotros, y ahora llueve, sopla un viento gélido y  queremos quedarnos a cubierto, quizás por ello, nos inundan de informes, artículos y programas en los que se pone en valor lo importante, ayer leía que el capitalismo, el consumismo o el afán de tener, son el resultado de un profundo sentimiento de insatisfacción. (bueno eso ya nos los decían en el colegio, la riqueza exterior no es más que ornamento, pero nunca hicimos caso ¿no?)

Quise cambiar de tema y me topé con la pregunta del millón, ¿porqué se termina el amor?, reconozco que he leído el articulo con cierta ansia, quizás alguien sabe porque se inicia ese proceso doloroso, triste, cruel, porqué un día cuando le miras no entiendes qué diablos estás haciendo ahí, porqué cualquier excusa es buena para salir corriendo, porqué irse a la cama se convierte en una operación de máximo riesgo, en fin que si alguien sabe porqué, quizás podamos adelantarnos, preverlo y salvarlo a tiempo, antes de recoger los restos de un naufragio e inventarnos de nuevo, recuperados al tiempo pero nunca intactos.

Pero no, no lo saben, intuyen que quizás no muere sino que nunca existió, que nos inventamos el amor para abrigar nuestro miedo, que nos aferramos a él para justificar la necesidad de perpetuarnos, que nos proyectamos en otro buscando lo que no tenemos y antes o después nos damos cuenta.

Son muchos argumentos, revestidos de estudios y adornados con experiencias dispares, pero no ofrecen una respuesta más allá de si no te quieres no puedes querer a nadie y nadie puede quererte a tí, en fin, lamentablemente la ciencia aún no puede darnos una explicación.

Así que con un pie en el lunes, y una semana dura por delante, un consejo a navegantes, quien tenga un amor, que lo cuide, y quien no lo tenga, que respire hondo y encuentre en sí mismo un motivo real para sonreir, todo se andará.

8 comentarios :

  1. Toca respirar hondo.
    Un beso y buena semana

    ResponderEliminar
  2. Yo prefiero pensar que termina por que si pienso que nunca existió,vaya perdida de años.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. El amor, que tema tan complejo ... ojalá supiéramos todas las respuestas, lo que nos íbamos a ahorrar en sufrimiento ...

    Besos !

    ResponderEliminar
  4. Como me gustan esos días de lluvia en casa, y de sol en la calle eh¡¡bsos

    ResponderEliminar
  5. Creo que me gusta que no pueda explicarse científicamente el amor, nos hace humanos.

    ResponderEliminar
  6. Todo es relativo; el tiempo, y hasta el amor. Ese sentimiento que estoy segura varía en función de la persona que lo siente, y esto no es más que el reflejo de una necesidad en un momento determinado de la vida, necesidad que irá cambiando según evolucione ésta. Por lo que es fácil deducir que, el amor de la juventud no será nunca el amor que necesitamos en la madurez... o sí, vete tu a saber!!!

    ResponderEliminar
  7. A mi me gusta encontrar ese motivo interno para sonreir, cada dia :)
    muy bueno Pilar!

    ResponderEliminar
  8. Pues si algo tan fugaz, o al menos tan dificilmente mensurables nos provoca tanta necesidad de explicarlo, debe ser sin duda importante, quizás la razón de buena parte de nuestras acciones, omisiones, miedos, esperanzas y alegrías.

    ResponderEliminar