, ,

OBRIGADO

Saramago
Hoy llora la hermosa Lisboa de cuestas y tranvías, dulces y fados, la que abandonó dolido por la critica y la censura. Llora Estocolmo, que vio más allá de la niebla blanca, de las costumbres cansadas y apreció  su palabra y su valor, llora en un día de fastos y fiestas, la boda de su futura reina. Y Lanzarote, tan lejos y tan cerca, llora en silencio la despedida de uno de sus más nobles vecinos, la isla que acogió su renuncia, devuelve hoy el cuerpo del autor, sin rabia, la muerte a quien dibujó cansada y dispuesta a la renuncia, no olvidó recogerlo, con cariño,  amorosamente, se lo llevó.


No nos quedamos solos, está en sus libros, en los volúmenes callados que despertaron ríos de tinta y rabia, se nos colaron dentro y aún nos visitan en sueños. Está. No tengo ni saber ni palabras para escribir sobre su vida y su obra, pero os invito a leerle a él, nadie mejor.


4 comentarios :

  1. ¡Qué hermoso, Pilar! ¡Qué hermoso!
    Un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué difícil es tener una vida consecuente con las ideas! Saramago es un ejemplo de que es posible.

    ResponderEliminar
  3. http://esparcidaenelviento.blogspot.com/2010/06/c-contradiccion.html#comments Gracias por comentar aquí. Gracias por tus palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar