, ,

SAP, QUÉ SAP?

Botero
Hay un truco estupendo para hacer pasar por cierto e indiscutible algo que no lo es, no hace falta una gran habilidad, ni tener a nuestra disposición un enorme aparato de realidad virtual, es más sencillo, sólo hay que ponerle un nombre científico, y repetirlo mucho.


Algo así ha pasado con el SAP, (y no me refiero al sistema informático patentado en Alemania que nos acosa desde muchas esquinas prometiendo una gestión de personal, financiera o global tan buena y eficaz que los jefes se creen que todo se resolverá dándole a un botón y luego es que no; aunque también sería un buen tema) sino al Síndrome de Alienación Parenteral.

Esta palabra mágica que causa dolor, rabia, miedo y tristeza gratuitos e innecesarios, fue inventada por R. Gardner en 1985 para referirse a la "programación" o "lavado de cerebro" hecho por un progenitor sobre su hij@ con el fin de denigrar y vilipendiar al otro progenitor y así, justificar la resistencia del menor a mantener una relación con dicho progenitor, al que define como alienado. Esta "patología médica" se basa fundamentalmente en sus opiniones personales, lo que reduce drásticamente la naturaleza científica de sus afirmaciones.

Aún así, este llamado "síndrome", del que son responsables casi exclusivamente mujeres, se ha venido esgrimiendo en los tribunales españoles en muchos casos de divorcio conflictivo, y ha calado entre nosotros, a veces con este nombre, a veces con alguno parecido.

Sin embargo, la Asociación Española de Neuropsiquiatría se ha pronunciado con absoluta claridad  afirmando la falta de rigor de este "síndrome" y previniendo sobre el enorme riesgo que supone la aceptación de conceptos pseudocientíficos, simplistas y sesgados, como explicación de algo tan complejo como la ruptura de una pareja con hijos, sobre todo en los casos en los que planea la sombra del maltrato.

Seguro que hay brujas, pero habrá que valorarlo caso a caso y demostrarlo, o ¿vale una palabreja para condenar?





7 comentarios :

  1. En el terreno de la psicología encuentro muchos términos sospechosos de acientifismo. La misma disciplina me resulta poco científica. Está bien reflexionar sobre lo que dices. Pero seguirá habiendo una amplia mayoría que se deje "hipnotizar" por los términos grandilocuentes. Como más o menos dijo Borges: "Somos crédulos en las disciplinas que no dominamos"

    ResponderEliminar
  2. no debería basarse lo injustificable en palabrería "pseudocientifica", pero lo cierto y lo real es que escuchamos y oímos ciertos síndromes apoyados en estas teorías, malinterpretadas durante décadas y sólo sostenidas por prejuicios sociales y la eterna moralidad de la sociedad actual.

    buen artículo

    ResponderEliminar
  3. Que susto me he llevado cuando he leido SAP, odio ese programa¡¡

    ResponderEliminar
  4. Acabo de leer un artículo de Elvira Lindo en El País que aborda el asunto desde otra perspectiva y, aunque la autora está últimamente un poco moñas, creo que algo de razón tiene.
    Las crisis se manifiestan de mil maneras y los divorcios, que a fin de cuentas son una crisis de pareja, tienen sus propias formas de manifestación. Cuando alguien se ve obligado a juzgar sobre el asunto siempre lo hace desde el exterior y se basa en la ley y en la metología que tiene a mano. Es una metodología en permanente elaboración, no siempre suficientemente fundamentada. Y depende mucho del talante y del talento de quien la aplica.
    A mi manera de ver en estos casos resulta de la máxima utilidad aquel axioma de que es preferible un mal acuerdo que un buen pleito.
    Aunque a veces no sea posible...

    ResponderEliminar
  5. Lo que es abominable es la manipulación de los niños con fines de venganza hacia la ex-pareja, o usar a los hijos como moneda de cambio en las separaciones.
    Se llame como se llame.
    Los niños son sagrados.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Houellebecq, creo que demasiadas veces nos dejamos llevarm, algo así como "que piensen otros"

    Filo, creo que en el fondo, este tipo de síndromes que simplifican nuestra realidad nos hacen la vida más fácil, al darnos respuestas sencillas, y nos dejamos ir.

    ResponderEliminar
  7. Pricesa, encantada de encontrar otro miembro del club de fans del SAP (informático) ;)

    Tiza,la realidad es compleja, nada es blanco ni negro y muchas personas sufren y pagan más de lo que sería justo, y no hablo de dinero, que también. Hombres y mujeres deberían ser capaces de ser justos y ante todo proteger a sus hijos, incluso de ellos mismos.

    Marpin y la Rana, cuando un hombre y una mujer se separan deberían ser capaces de recordar que los hijos deben mantenerse al margen, pero lamentablemente no siempre es así, y se convierten en moneda de cambio y en armas arrojadizas. Nos falta un largo camino para entender esto, la desigualdad y la dependencia de unos sobre otros no lo hace más fácil.

    ResponderEliminar