, ,

SIN IR MÁS LEJOS

La búsqueda de la felicidad se tramita ante los mostradores de agencias de viajes, creemos que cuanto más lejos marchemos, más cerca estaremos de nuestros sueños, buscamos en playas paradisiacas, hoteles todo incluido, resorts donde se ocuparan de los niños, países lejanos y creemos que allí seremos diferentes.



Descansar, olvidar ocupaciones, disfrutar con calma de lo bueno de la vida, parece normal y razonable, llevamos vidas complicadas, corremos de acá para allá y nos queda poco tiempo para nada. Pero parece que entre los folletos vacacionales, buscamos escapar de nosotros mismos, de nuestras vidas y no deja de asustarme, ¿es acaso tan terrible? 

Hemos ido tomando decisiones, descartando opciones y estamos aquí. Es cierto que no todo nos ha salido como queríamos, algunos de nuestros sueños se han desvanecido, a veces contemplamos dónde estamos y nos sorprende encontrarnos exactamente dónde no queríamos, pero ¿huir, escapar, desvanecernos en paisajes extraños, es la solución?

Si en algún punto del camino, nos perdimos, será mejor tomar asiento, tiempo, calma y una enorme dosis de amor por nosotros mismos y por quienes comparten nuestras noches, y reorientar el rumbo, encontrar el camino de vuelta a casa, y después, de la mano, conscientes de quienes somos y lo que queremos, emprender el viaje, aunque tan sólo lleguemos a la terraza de casa. 


17 comentarios :

  1. Escaparse de la rutina en una isla paradisiaca no es la solucion a nuestros problemas, es mas, en muchos casos va con nuestras maletas o las porta. Creer que todo se soluciona tomando el sol 12 horas seguidas no es la respuesta, despues vuelve la rutina, los enfados tontos, la intolerancia y el no soportarse en la convivencia.
    Ojala supiesemos ser felices, ojala las cosas hubiesen salido a la primera y ojala lo bueno llegue pronto.
    Un beso y buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. Piluca, todos tus escritos reflejan una sabiduría que bien querría para mí. ¿Quieres ser mi asesora espiritual? ;)
    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. La felicidad no es algo ajeno, que llega o no. Es la opción personal del que decide serlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Si ver las cosas desde lejos ayudase a replantearlas sí sería una solución. Pero depende de cada uno. Si lo único que haces es viajar y pensar que el viaje en sí lo resolverá todo, te equivocas. Hay preocupaciones que se te pegan y te las llevas contigo a cualquier sitio. Aunque no paguen billete.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que todos nos hemos perdido alguna vez,o nos terminaremos perdiendo para despues sentadnos, como tú dices y encontrar de nuevo el camino a casa,lo importante es saber bien lo que queremos en nuestra vida y lo que no.
    Un beso desde la terraza de mi casa.

    ResponderEliminar
  6. Hombre tienes razón, no es la solución pero qué bien que sientan las vacaciones, yo NECESITO largarme de Madrid por lo menos dos semanas seguidas para recargar las pilas.... pero no voy a ningún paraíso especial sino a un pueblecito a lado del Mar en Canarias... amigos y buen ambiente, no pido más

    ResponderEliminar
  7. se me olvidó
    Besos
    y perdona por haber vuelto a cambiar la plantilla... es que no puedo no puedo evitarlo

    ResponderEliminar
  8. Son trampas de la sociedad de consumo, empeñada en convencernos que la felicidad está en los paraisos lejanos, en la apariencia, en tener.
    La vida es la que te enseña que la felicidad está dentro de un@ o no está.
    Dicho lo cual, ¡qué suerte si podemos compartir los paisajes amados con los seres queridos!

    ResponderEliminar
  9. Escaparse no es la solución a cualquier problema hay que buscarle la solución. Desconectar esta fenomenal, pero en cualquier lugar se puede desconectar. Bsos

    ResponderEliminar
  10. Ragnarök, quizás sean mejor a la segunda.;)

    InfiniteRebel, gracias pero ya sabes "haz lo que digo y no lo que hago", en todo caso encantada de tenerte cerca, y si aprendes algo, no dejes de contármelo, por favor.

    Marpin y La Rana; seguro que teneis razón, pero a veces se nos olvida y nos dejamos embrujar.

    Houellebecq, esa es la idea, que si nos vamos lejos contentos o nos alejamos para mirar con perspectiva, tiene sentido, pero simplemente marchar para escapar...

    ResponderEliminar
  11. Meme, de terraza a terraza, creo que esa es la clave, saber qué queremos nosotros, que no tiene porque ser lo que nos dicen otros.

    Cruela, pues claro que hace falta cambiar de aires, y disfrutar de sitios hermosos, amigos y mar. (te estás ganando el nombre con tanto cambio, realmente necesitas vacaciones o terapia!!!) ;)

    Tiza, nada como un lugar hermoso con quienes quieres a tu lado, eso no es escapar es disfrutar y de eso se trata, verdad?

    Princesa, en cualquiera de vuestras propuestas o en la terraza de casa, lo importante no tapar problemas con maletas y paisajes. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Luego están los viajes del INSERSO, que son lo mismo pero fuera de temporada y a mejor precio.
    Otra opción es repartir a los hijos por el mundo, mientras más lejos, mejor y luego ir a visitarlos uno a uno.
    Pero ya sabes que uno es un privilegiado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Sobre todo porque es una solución engañosa, tarde o temprano la huída acabará y la realidad aparecerá con sus problemas no resueltos.

    ¿Y lo tranquilo que nos quedamos en la terraza de casa, cuando todos se han marchado de vacaciones? je je

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Lo malo es que a veces no se sabe muy bien donde esta el camino de casa . Es donde hemos nacido o donde vivimos ?
    Yo lo tengo claro, pues aunque adoro a mi Paris natal , despues de vivir 44 años en España , mi casa esta aqui .Mas concretamente en Andalucía .

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  15. Valdomicer; tú si que sabes, maestro.

    Canoso; creo que antes o después aquello de lo que huyes te enfrenta y más te vale tener respuestas. (besos desde la terraza)

    Annick, creo que el hogar es "donde dejas el sombrero" en palabras de Paul Young.

    ResponderEliminar
  16. Necesitamos demasiado, para sentirnos bien, y no nos damos cuenta, de que no hay casi nada, realmente preciso. Tiempo, sí y olvidar este ritmo frenético que, por más que queramos, no podemos influír demasiado en él.
    Creo que estamos demasiado perdidos en el mundo externo, y olvidamos el fundamental: el más cercano y el propio.
    Tratar de valorar lo cotidiano, lo sencillo, porque en sí mismo es especial, aunque casi nunca nos paremos a pensarlo, necesitar pocas cosas y tener tiempo, simplemente para estar y hasta para no hacer nada...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Alegría, creo que esa es la clave, disfrutemos, también de "no hacer nada" dejemos a nuestro cuerpo descansar y a nuestra mente divagar, que lo bueno no siempre supone "hacer"

    ResponderEliminar