TRILOGIA DE ESCIPIÓN

Escipión el Africano

Probablemente la versión dura, exigente y manual del éxito cinematográfico Gladiator, es decir una de romanos, pero a lo bestia. Por sus dimensiones, por el gusto por el detalle, por el trabajo de documentación, por la pureza a las fuentes y la imaginación como compensadora de la intrahistoria, esa parte de la realidad que no se vierte en documentos.


El Africano, niño romano atrapado en la fase inicial del despliegue del Imperio, asomado al nacimiento de una Roma que comienza a ser mucho más que Roma, empujado por conceptos como el honor y la familia y una complicada manera de entender la política, convencido de su misión de gloria y venganza, vencerá a Aníbal y volverá a Roma a pelear con otras armas.

Capaz de trasladarte a la batalla, de hacerte sentir el olor de la sangre, del miedo, el calor de un sol insufrible y la frescura del agua limpia, Posteguillo se asemeja Robert Graves cuando nos sumerge en la corrupta Roma de Claudio, y consigue ir más allá. 

Publio Cornelio Escipión nunca pidió a sus hombres algo que no estuviera dispuesto a hacer él mismo, y su ejército le siguió al infierno para volver triunfante, pero era  un hombre y se dejó seducir por la vanidad, aunque el autor lo defiende, no puede ocultarnos que el Africano es un hombre que no prestó demasiada atención al joven que portando la corona de laurel le recordaba que era tan sólo eso.

Recomendable para quienes no se asustan con libros pesados y desean entender quienes somos atisbando de dónde venimos.

0 amig@s dejaron su opinión...¿te animas? :

Publicar un comentario