, ,

MONOS SABIOS o COBARDES

A vueltas con los anuncios de prostitución, se me plantea una duda antigua, tanto como el trabajo sobre el que se habla y debate cada cierto tiempo para no resolver nunca, nada.


La prostitución es legal en España, no es un delito, pero ayer el Presidente volvió a la carga contra su publicidad en prensa, al anunciar la búsqueda de fórmulas para prohibirla, al considerar que contribuye a la normalización de esta actividad.

No es un debate nuevo, en el marco del Plan contra la trata de personas, o en la  ponencia sobre la prostitución, de la Comisión Mixta de la Mujer del Congreso, ya se recomendaba la toma de medidas que impidieran esta práctica que genera unos 40 millones de euros al año a los periódicos que insertan este tipo de anuncios cada vez más explícitos, que no son sometidos a ningún tipo de revisión, filtro o censura.

No he conseguido elaborar una posición firme sobre la prostitución, creo que cada un@ es libre de hacer lo que desee con su cuerpo y esta libertad implica, si así se desea, alquilarlo para la realización de prácticas sexuales, pero cada día nos muestran redes que abusan de mujeres, hombres y sobre todo niños y niñas a quienes nadie pregunta nada y son vendidos poco a poco, para el abuso por parte de quien puede pagarlo. 
Quizás la imagen de la prostituta o el gigoló (¿porqué la palabra para hombre que se alquila para sexo es más elegante?) que se ha decidido libremente por esa profesión es algo "poética" (me viene a la cabeza Irma la dulce o Pretty Woman, sin ir más lejos, o esas rubias esculturales que salen en los programas de televisión presumiendo de su agenda de clientes y el nivel de su caché) y siempre esconde detrás una vida de abuso y desolación, no puedo saberlo, pero  si es un trabajo legal, ¿porqué no se dan de alta y cotizan a la Seguridad Social, pagan impuestos y disfrutan de nprestaciones como la jubilación y derechos como la protección en su puesto de trabajo, o un salario mínimo? La incoherencia de un sistema que mira para otro lado.
Puede acabar pasando como con el tabaco, no se puede publicitar, viene obligado a llevar anuncios en contra de su consumo y es diariamente perseguido por el mismo Gobierno que vive de él, ya que cada subida de su precio redunda directamente en las arcas del Estado. Otro caso de no veo, no existe.

En Estados Unidos, país extraño para muchas cosas, han tomado hoy una decisión curiosa, se acabaron los "piiiiii" con los que cubrían las palabras mal sonantes en la televisión, puede que han concluído que negar su uso es absurdo o quizás que taparse los oídos no sirve de nada.
Y sobre el no hablar, ¿que decir de nuevo? Lo de ayer en el Congreso es suficientemente revelador, de lo que nos importa, de lo que nos duele, de eso, mejor no hablamos.

8 comentarios :

  1. efectivamente, sobre el "no Hablar" son nuestros políticos hábiles, cómo dan vueltas, giran, buscan retóricas, pullas, palabras-misiles; todo pura demagogia...
    sobre el espinoso asunto de los anuncios de contactos, me parece una solemne tontería que se eliminen en los diarios de gran tirada, cuando en Internet nos los encontramos por cualquier esquina, a eso le llamo yo la "doble moral", muy efectiva para mirar a otro lado y seguir como estamos.

    un abrazo,Pilar

    ResponderEliminar
  2. Hola Pilar, creo que has pasado por mi blog....PASIÓN....soy una mujer muy apasionada...volveré

    ResponderEliminar
  3. Como siempre, se trata de matar al mensajero.
    Si no se habla de ello es porque no existe y si no existe, no hay problema.
    Lo malo es que funcionará el "boca-oreja" y ahí sí que se oculta con facilidad lo obsceno. Era lo que sucedía en la dictadura.

    ResponderEliminar
  4. Filo, eso me parece a mí, que quitarlos de la prensa se parece a jugar a que no existe, una forma más de doble moral.

    RR, pasé por allí y me gustó, espero verte de nuevo, ponte cómoda.

    Valdomocer, en eso creo que estamos de acuerdo, si a la luz pasa de todo, si se relega a la oscuridad, ¿no será peor?

    ResponderEliminar
  5. Con la prostitución y el tabaco pasa lo mismo, Pilar, es muy cómodo mirar a otro lado. No se puede fumar en lugares públicos, pero el tabaco lo vendo yo en los estancos de licencias millonarias y rebosantes de impuestos abusivos... ¡Dejen de vender tabaco y sean consecuentes con lo que pregonan!

    Con la prostitución ídem de ídem, está mal vista, hay que eliminarla, pero los periódicos están llenos de anuncios, las televisiones a poco que pasan de la medianoche se llenan de anuncios...

    ¿Tan difícil es ser consecuente con uno mismo?

    En manos de políticos una pregunta retórica, lo sé

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Canoso, me temo que si ser consecuente es díficil para todos, en el caso de los políticos que pretenden los apoyos de Tirios y Troyanos, simplemente imposible; lástima.

    ResponderEliminar
  7. Problemas tenemos muchos, a la vista está...
    pero creo que debería haber un orden de prioridad... dejemos de poner falsos cebos.

    un beso!

    ResponderEliminar
  8. Princesa XXI, bienvenida a mi casa.Me temo que picamos siempre.

    ResponderEliminar