,

NOCHES EN VELA

Sentada en el balcón, respiro ahora que el calor pemite un descuido y la piel se refresca con una brisa casi ausente, los días van pasando con cansina pereza y tantos planes se quedan aplazados, de nuevo quise abrazar el cielo con mis brazos y se me olvidó que no abarco en mi regazo más que el tímido reflejo de una lejana estrella.

Y tú me esperas, como siempre, paciente, callado, sin entender demasiado dónde se marchan mis horas, porqué desperdicio el instante mágico de convocar el sueño entre tus brazos, y no tengo respuesta. Nada extraño, ni en mi equipaje falta nada que precise, pero a veces, la melancolía me pilla despistada y pierdo lo que busco, mientras miro fuera lo que tengo dentro. 


El miedo me atenaza y necesito que vengas a rescatarme, sin que sepas que tu silenciosa presencia espanta fantasmas de un futuro incierto, olvido que no hay más camino que nuestros pies en la arena, sin más destino que el que decidamos cada mañana, sólo tengo un norte y lo encuentro en tu mano tendida.

20 comentarios :

  1. Precioso post...Agárrate fuerte a esa mano tendida y suerte en el camino.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que esto son ganas de escribir sin más y no una licencia literaria.

    Me explico:

    Si tu Norte es su mano tendida... no necesitas nada más que un chupito de vez en cuando, una reunión de tuppersex con las amigas para reir a carcajadas y contárselo, un inciso en tu día a día..tan sólo para volver a casa y sonreir.

    (No sé si me he explicado, pero sé que me entiendes)

    ResponderEliminar
  3. Te digo lo mismo, no sueltes esa mano porque el norte es muy fácil perderlo. Amarra bien esa persona que espanta fantasmas y dile cual importante es para ti.
    Creo que cuando tienes a tu lado una persona que te hace sentir así, hay que sujetarla con todas tus fuerzas, pero sin ahogar, para que no se vaya de nuestro lado.

    ResponderEliminar
  4. Pilar a veces son necesarias esas noches en vela, para mirar dentro y también fuera, para perdernos y despues encontrarnos, para darnos cuenta que un simple gesto o una simple mano son suficientes para seguir caminando. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Simplemente PRECIOSO... Pilar, no dejes de salir a tu balcón para seguir regalándonos estas dulces reflexiones.

    ResponderEliminar
  6. Muy bonito. Parece que es de noche cuando más claros se dibujan esos sentimientos. Te concentras mejor. Y ves las manos que te llevan al Norte. Las manos o lo que toque, depende el caso.

    ResponderEliminar
  7. Me he visto reflejada en cada palabra de tu post PRECIOSO!!!! un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. sencillamente bello, Pilar
    consigues atrapar al lector,ra con tus ráfagas veloces...de sensibilidad.


    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Magdalena; encantada de verte por mi/tu casa, gracias, no me suelto, ni me sueltan que no es poco.

    Fiebre; me falta el contacto de la tuppersex, pero estoy en ello, pasearse por según que blogs tiene un efecto similar.

    Fairytales; cerca pero no fundidos, creo que esa es la clave.

    Minerva; creo que si me deslizo en la oscuridad es porque sé que tengo una vela encendida en la ventana.

    ResponderEliminar
  10. Sonia, mil gracias, me alegra que te guste pasar por aquí.

    Houellebecq; los que somos de noche, es lo que tenemos, a medida que muete el día, nos vamos recuperando. Ojo con esas manos, eh!

    Meme; con tu apoyo, cualquiera se lanza, gracias guapa.

    Filo; encantada de que te gustase, de vez en cuando me gusta dejarme ir por caminos serenos.

    ResponderEliminar
  11. me gustaría ver e imaginar la frontera a lo libidinoso

    ResponderEliminar
  12. Agarrate con fuerza y no sueltes esa mano¡¡

    ResponderEliminar
  13. Jesús; bienvenido, creo que mejor imaginar.

    Princesa; ese es mi plan.

    ResponderEliminar
  14. Bellas líneas nos dejas PIlar, espero que esas manos te agarren fuerte y espanten todos esos miedos futuros.

    besos

    ResponderEliminar
  15. Canoso, gracias, me siento segura y eso no es poco tal y como están las cosas.

    ResponderEliminar
  16. A pesar de todo, se te ve segura, que no es poco en estops tiempos.
    Creo que el Norte lo tienes muy claro pero `por si acaso, no te sueltes de esa mano, aunque solo sea rozándola, sin apreturas, dejándote respirar.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  17. Mª Pilar, encantada de leerte por aquí, sí, estoy como la del anuncio de Evax "me siento segura, la,la,la,la,la" Un beso

    ResponderEliminar
  18. "de nuevo quise abrazar el cielo con mis brazos y se me olvidó que no abarco en mi regazo más que el tímido reflejo de una lejana estrella" me encantó, bfff. Dejemos que sea el cielo quien nos abarque a nosotros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Santa Teresa llamaba a esas horas "La noche oscura del alma".

    La suerte es tener una mano tendida tras esas horas.

    Un abrazo.

    Marpin y La Rana.

    ResponderEliminar