, ,

A PORTA GAYOLA

Es un triunfo de la sociedad civil que ha puesto en marcha un complejo proceso para llevar su opinión a la sede del poder legislativo, ha conseguido convencer a las suficientes personas de la trascendencia de su propuesta (según he leído, a más del triple de las necesarias), y ha presentado una iniciativa legislativa popular, ha conseguido abrir un debate público en el que han participado todas las partes afectadas y provocado, finalmente, una votación en la que incluso algunos partidos han permitido el voto “en conciencia”. Por todo ello, creo que deberíamos estar contentos, el sistema ha funcionado y bien.



Ahora, y entiendo que mucha gente pensará todo lo contrario (en su derecho están, por su puesto) yo no hubiera votado a favor de la prohibición de las corridas de toros. Por muchas razones, y no todas pueden explicarse de forma clara, porque el sentimiento que te produce la vivencia de un arte, no puede trasladarse a quien, aunque lo intente, no puede sentirlo.

El toro de lidia es un animal bellísimo, que nace para morir en una plaza y no nacerá si no hay plazas, ni fiesta, ni toreros. El toro bravo no es un animal salvaje, no es un lince, sino el producto final de siglos de cuidadosos cruces entre diversos encastes, es mucho más que el macho de una vaca, es un animal fabricado para la corrida, cuidado y mimado por años en dehesas que no existirían sin él, con el único objetivo de servir a una faena taurina.

El toreo es un arte, el arte de luchar en condiciones de alto riesgo con un animal poderoso, es una liturgia de pasos, estilos, movimientos, silencios y espacios, estudiado y analizado al milímetro por siglos de tradición, y cuando el torero y el toro se encuentran y el arte surge, no hace falta haber mamado del Cossío para sentir una emoción íntima de admiración por la belleza, el valor y la bravura. 
Sé que el toro muere, es el final inevitable de la faena, y aunque se nos hable del indulto al animal excepcional, es eso, una excepción, y el que se oculte y dulcifique como se hace en Portugal, no lo hace menos real. El toro muere, después de ser “martirizado” con puyas y banderillas, a manos del torero que esgrime un estoque con el que lo atraviesa. Cuando todo esto sucede de forma mecánica, y se hace mal, se presencia un desagradable espectáculo de sangre derramada y poco más, es cierto.


Otras tradiciones se han perdido, y no ha pasado nada, y si ahora decidimos, serena y democráticamente que las corridas de toros deben terminar, está en nuestras manos, en las de todos, en la de que quienes quieren su abolición y en la de quienes defienden su continuidad, sometámoslo a votación y que la mayoría decida.


(a la decisión del Parlamento catalán se le están buscando lecturas desde el nacionalismo catalán y desde el español, creo que se equivocan, al quedarse ambos en el nombre, Fiesta Nacional, el toro es mucho más)

16 comentarios :

  1. Pero en definitiva ése es el problema, el adjetivo nacional, porque si no es inconcebible que prohíban los toros por tratarse de algo denigrante para el animal, y permitan los encierros de toros 'embolaos', los que llevan bolas de fuego amarrados a sus cuernos...

    Es para liarse a babuchazos e inhabilitar a más de uno de por vida, que pena estar dirigidos por estos elementos.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. La Fiesta hace mucho que ya no se puede calificar de nacional. ¿Nacional de dónde? ¿De Ecuador, Perú, Colombia, México, Francia, Portugal? ¿De Cataluña, que celebra en Ceret (Francia pero catalana) la feria con los toros más grandes y más bravos del planeta con la senyera presidiendo y Els Segadors sonando?

    Gracias por la visita, Pîlar

    ResponderEliminar
  3. Pero contra los que dicen que es la fiesta nacional y que Cataluña lo hace contra España que no olviden (y lo hacen voluntariamente)que las corridas se prohibieron primero en Canarias. ¿Por qué se esconde eso en el debate de ciertos políticos?
    En cuanto a lo del arte no se puede discutir. Pero convertir el asesinato de personas en un arte ya se ha hecho (hay libros sobre el tema). Si yo fuera toro preferiría no nacer antes que morir torturado por banderillas y espadas. Que no se nos escape que el toro, como todos los animales, tiene sistema nervioso.
    A mí antes me gustaba el boxeo y le veía un cierto arte pero si hubiesen prohibido ese deporte por tacharlo de gladiadores del presente lo hubiese aceptado. A veces sé que algo que me gusta no es bueno por más que me despierte cierto interés. Y lo mejor de todo es lo que dices al principio de tu post, es el triunfo de la sociedad civil. Ese es el debate en el que nos deberíamos centrar más. Y en el hecho de que la protección de los animalesa no debe cesar. El oportunismo del telediario que mostraba hoy los Correbous es otra estupidez. Los mismos que nos oponemos al toreo nos oponemos a los Correbous y al resto de barbaridades contra el reino animal así que...

    ResponderEliminar
  4. Yo ayer cuando escuché la noticia me alegré. Desde siempre he sentido pena por el toro. Y cualquier fiesta en la que se utiliza a un pobre animal indefenso para diversión de los humanos, cuenta con mi rechazo, porque no puedo evitar sentir lástima por esos pobres animales.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Sin entrar en el debate nacionalista o en el tradicionalista si diré que solamente una vez en mi vida fui a los toros y que no volveré nunca más(DM)Me pareció un sufrimiento terrible para el animal.
    Que tengas feliz descanso Pilar,
    Bss

    ResponderEliminar
  6. A todos los que habeis dedicado un momento a comentar esta reflexión, agradeceros la moderación y el buen gusto.

    Nadie dijo que sea preciso coincidir en todo, de hecho creo que una conversación es interesante cuando se confrontan con respeto, educación y porqué no, cariño, ideas diferentes.

    ResponderEliminar
  7. No me gustan los toros, nada.

    Los concursos de Miss España me parecen gilipollescos.

    Aborrezco que se corten árboles.

    ¿Qué hacemos? ¿Prohibimos las corridas -perdón los toros-, la pasarela Cibeles, los certámenes de belleza, los concursos de aitzkolaris?

    Al final me va a pasar lo que al chiste. Voy a poner un cartel en la puerta de mi casa que diga: Prohibido prohibir.

    ResponderEliminar
  8. Fiebre; pues algo de esto también parece haber, como si a golpe de ley, decreto u orden ministerial pudieran hacernos más castos, más sanos, más delgados, más puros, y ya puestos más guapos, je,je.

    ResponderEliminar
  9. ...Y menos "cabezas pensantes"...

    ResponderEliminar
  10. ¿Sabes que la expresión "A porta gaiola" es portugués? Significa literalmente "La puerta de la jaula".
    Creo que ha sido un error. El espectáculo taurino se está muriendo él solo, esto supone que, al igual que antes íbamos a Biarritz o a Perpignan a ver cine, ahora irán a las provincias vecinas a ver corridas, aunque sólo sea por probar el sabor de lo prohibido.

    ResponderEliminar
  11. Estoy totalmente en contra de los toros pero también me molesta la hipocresía de muchos que conozco que también lo están y luego llenan las calles de sus pueblos para correr vaquillas, toros embolados, ensogados, etc. El toro no muere en esos casos pero se le maltrata, se le golpea, se tiran dados, se prenden sus cuernos con fuego y resina....
    Había que prohibir tambien esto, pero claro, las pérdidas económicas para los pueblos ya no interesa. Qué vergüenza !!

    ResponderEliminar
  12. Valdomicer; a veces nada revive más que una puntilla mal dada, lo veremos.

    Thot; ayer ví en la televisión como explicaban que los toros no sufren en esos festejos, y lo contaba un veterinario, la verdad es que no lo entiendo, quizás sea cuestión de dinero como dices.

    ResponderEliminar
  13. Hola, estoy a favor de la prohibición. Si algo me ha extrañado es que la diferencia en las votaciones no haya sido mayor. Eso de que los toros han nacido para morir torturados en una plaza me parece un argumento sacado del horno antes de tiempo. El toro bravo nacido es un ser vivo, vivo, vivo. Se enfrenta en inferioridad y es cruel y lentamente llevado a la muerte, muerte, muerte, mientras unos cuantos aplauden y hablan de arte. Si yo disfrutase y viese arte en arrancar orejas, clavar banderillas, etc a un animal iría al psiquiatra. No pretendo ofender a nadie, lo digo totalmente en serio. Por cierto, no nos olvidemos de los caballos, a los que se les cortan las cuerdas vocales para que no relinchen de dolor ante las embestidas de los astados.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Galileo; No ofende nunca quien plantea su opinión con respeto. Gracias por la tuya y bienvenido por estos lares.

    ResponderEliminar
  15. El toreo no es ningún arte.
    El toreo no es más que una alucinación sin sentido, ni futuro.

    ResponderEliminar
  16. @ADM Sin duda es una opinión, compartida por muchos, pero entenderás que no sea la de otros ¿verdad? Un saludo y bienvenido a esta casa.

    ResponderEliminar