,

TODAVÍA

Pensarás que ya lo doy por descontado, que lo que se repite pierde valor, que lo usado se quiere menos que lo anhelado, y a veces parece que tienes razón. 


Pero hay días, no distintos a otros, en los que por culpa de una frase de más al salir del despacho, o de un semáforo que se pone rojo a mi paso, tengo la ocasión de quedarme mirándote al otro lado de la calle, has recorrido media ciudad para ahorrarme un trayecto puerta a puerta en autobús, y me esperas, miras hacia la esquina por la que debo aparecer y cuando me ves, sonríes.

Siento tus ojos sobre mí y me sonrojo, trato de mantenerte la mirada, pero me vuelvo transparente y los oscuros cristales de mis gafas de sol no me protegen lo suficiente, vuelvo la cabeza, me miro los pies, balanceo el bolso de hombro a hombro y si aún llevara el pelo largo estoy segura que me lo tocaría con esa curiosa mezcla de coquetería y vergüenza con la que se conducen las adolescentes con mariposas en el estómago. 

Te miro de reojo y agradezco que el muñeco se vuelva verde para acabar con esta escena, tengo ganas de besarte. 



16 comentarios :

  1. tranquila... por las gafas no se ve nada...

    ResponderEliminar
  2. Jo Pilar, qué post tan bonito!!!!Super entrañable, me he hecho la composición de lugar, y hasta me he emocinado pensando en ese alguien que te espera al otro lado. Qué sensación, verdad? Terminar una dura jornada y saber que hay alguien ahí, deseando verte y a quien deseas ver. Me ha encantado el post.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  3. Que bonito Pilar!!!. Una secuencia perfecta de pelicula...
    _que importante es saber que te esperan, que te miran y cuando se acercan a ti, saber que no es un sueño_
    Besos mil y abrazo al alma compañera.

    ResponderEliminar
  4. Vaya, sorpresa. Yo creía que sólo escribía artículos de opinión ^^

    Respecto al texto, y no me lo tenga en cuenta puesto que soy una sádica melodramática, no me acaba de llamar. Hay demasiado escrito sobre mujeres sonrojadas. A mí me gustan muertas, borrachas, cabreadas. Y por cierto, es muy peliculero. Desactive el uso del botón derecho en el ratón aquí porque ya veo el próximo pastelón de Hollywood jajajaja

    Ahora que he puesto Hollywood, me acuerdo de algo. ¿Ha isto usted Percy Jackson y el ladrón del rayo? Supuestamente es una película de temática mitológica clásica, pero el guionistsa no debía de tener ni idea del tema. Fíjese si rayaba lo estúpido que la entrada al Hades estaba en una de las "o" del famoso cartel de Hollywood. Alucinante la estupidez humana, ¿verdad?

    Muchas gracias por pasarse por mi blog, se agradece, ya que somos muy poquitos por allí^^

    Un abrazo (o si lo prefiere un café con croissant, que parece más útil)

    ResponderEliminar
  5. Precioso post,que deliciosos momentos de espera....
    Te deseo feliz semana,no quieroser aguafiestas pero el calendario lo dice,estamos casi en agosto.Que disfrutes mucho del verano aunque sea trabajando,
    Bss

    ResponderEliminar
  6. Creo que hacen falta más textos sobre detalles que marcan la diferencia y dan la clave de la felicidad como este. Una vuelta por la red es una tediosa repetición de sexo y pornografía a lo que no me opongo pero que a veces me satura. Me ha gustado mucho este pedacito de literatura. Me ha llegado.

    ResponderEliminar
  7. Que bonito es vivir esas sensaciones ... cierro los ojos y me veo en una situación muy parecida, han pasado muchos años, pero al recordarlo, vuelvo a sentir esas mariposas en el estómago ... precioso !

    Besos !

    ResponderEliminar
  8. De acuerdo con Houellebecq, con Bet...
    Me parece muy bonito y me alegro de que "las mariposas en el estómago" te acompañen... y por años sin fin.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  9. yo también reivindico un soplo de buena literatura, con esos pequeños detalles que nos describes,Pilar;sabes transmitir emociones, sensaciones que todos podemos sentir alguna vez en la vida.

    a mí también ma ha "tocado", amiga.

    ResponderEliminar
  10. Ufff¡¡¡¡¡
    Pilar lastima que no pasen a diario cosas así
    DISFRUTALO MIENTRAS DURE

    ResponderEliminar
  11. Eva; gracias, me tranquilizas.

    Magdalena; a veces si te paras, el día a día también esta lleno de magia. Gracias por tus palabras.

    Sonia; ser protagonista de tu propia película nos pasa cada día, pero ¿nos damos cuenta? Gracias

    Mariette; gracias por tu visita y agradezco tu valoración, al fin y al cabo es la tuya. Pero aunque te parezca un pastelón la realidad supera la ficción no sólo cuando ésta se desborda de horror y pena.
    Ví la película que comentas y lo peor es que no se lo inventó un guionista, sino un escritor que lleva cinco tomos del mismo nivelazo, en fin, una muestra más de que pasa cuando uno se mira solo así mismo y resulta ser el país más poderoso del mundo.
    Me gusta leerte aquí y en tu blog. :)

    ResponderEliminar
  12. Cecilia; es ese instante antes de llegar.

    Houellebecq; gracias, parece que no solo la pena resulta inspiradora.

    Bet; el tiempo no cambia lo que sientes, pero quizás hace que te olvides de parar a darte cuenta. Besos

    Anónimo; gracias, eso espero.

    Filo; tanto como literatura, pero mil gracias.

    Meme; en ello estoy. Gracias.

    ResponderEliminar
  13. Hay veces que algunos gestos o actos son como un 'te quiero' gigantesco, verdad?

    ResponderEliminar
  14. Canoso; que bien lo has resumido.

    ResponderEliminar
  15. ¡Que bonito! ¡El amor romántico debería durar para toda la vida!
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Claire; gracias por tu visita y tu comentario.

    ResponderEliminar