, , , ,

AVE CÉSAR

Sin duda nos deben quedar aún piedras romanas por ver, pero salvo que nos salgan a saludar al paso, ponemos la X en el carné de turistas aplicados. La frase inicial, al llegar al Coliseo, llenos de ganas y fuerzas  "morituri te salutant", rozó demasiado la realidad. 

Las visitas al Coliseo, al Palatino y al Foro romano nos dejaron medio muertos, y salvo por el Anfieatro Flavio, que es el nombre con apellidos del Coliseum y los restos de la basílica de Magencio, por qué no decirlo, algo desilusionados, pocos restos, escasas indicaciones, mucha cuesta y un sol que caía  a plomo sobre nuestras cabezas, (el tono cangrejo de mis brazos, espalda y escote tan buena fe de ello).

Y mucha, mucha gente, algunos como nosotros cargando con la guía (dos, una normal y la otra con el truco de las transparencias antes/después) y otros muchísimos con el guía, léase ciudadano/a provisto de paraguas, palito con pañuelo atado, banderín, o similar que a trote cochinero pasea a grupos de unos veinte o treinta "explicando" lo que había y ya no hay. Agotador, y molesto porque usan su número como arma disuasoria para obtener el sitio bueno (donde la foto sale mejor, o parece que hay algo más) y si no es suficiente, simplemente empujan y ya.

La subidita a la plaza del Camplodoglio es ya la remataera, pero gracias a todos los dioses, el museo es muy agradable de ver y la zona nueva resplandeciente, incluso con aire acondicionado y bancos  

(en Roma eligieron entre poner bancos o fuentes y ganaron éstas últimas, lo que se agracede muchísimo, ya que el agua fresquita que mana permanentemente consigue esquivar el fantasma de la deshidratación; pero supone que salvo en el santo suelo o en una columna desplazada al efecto, no sea posible aposentar las posaderas sin cotizar adecuadamente). 

 
En malas condiciones, cansados, agobiados y yo quemada, nos acercamos a la Boca de la Veritá antes de volver a casa y tras una horita de cola, nos hicimos la foto de rigor, menos mal que no les preguntamos a los niños, en ese momento, si les estaba gustando el viaje, que ponerles un estanco o mandarlos a escribir a Lepanto, no lo veo fácil. 


Más muertos que vivos, nos volvimos a casa, a la ducha, las cremas y las camas, que incluso sentado, al final te duelen los pies, y sólo porque el hambre es como es, pisamos la calle para cenar, creo que a escasos 150 metros de la puerta. Nos fuimos a la cama temiendo la revolución de los diminutos, nos faltaban más romanos que los ya vistos, y  el ánimo gladiador bastante derrotado.


Alá aprieta pero no ahoga y hoy nos ha salido estupendamente gracias a un invento romano que recomendamos a todo el que venga a esta ciudad eterna, el Archeobus Roma, que amablemente te lleva, de acá para allá, con un simpático ciudadano que en castellano te cuenta todo lo contable, te deja y recoje en casi todos los romanos que hay que ver, y de regalo te acerca a las catacumbas más antiguas de Roma. Vamos, una maravilla.


Así que hoy estamos encantados, tanto que antes de volver a casa, nos hemos castigado subiendo y bajando el monumento a Víctor Manuel II, y hemos disfrutado de las ruinas (casi intactas en comparación) de Largo Argentina, a pesar de su reserva de gatos abandonados, (gordos y lustrosos ellos) y del increíble techo de la Iglesia de los Jesuitas.

De los "super super" sólo nos falta el Ara Pacis, pero tiene aire acondicionado y nosotros armados de nuestra Roma Pass, pensamos emular a César con su Veni, vidi, vinci.

11 comentarios :

  1. Pero no daros esa paliza, que es para disfrutar, pero no para sufrir!

    Aunque creo que yo haría lo mismo (para qué negarlo), al final estos viajes no se repiten y hay que aprovecharlos.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me he pasado un rato estupendo con la lectura de tus dos últimos...
    "REPORTAJES EN DIRECTO DESDE LA CIUDAD ETERNA".
    Sería bueno descansases algo, pero tampoco todo..., me encanta recordar mis dos viajes a esa maravilla que es ROMA.
    Gracias por hacerlo posible y a disfrutar cada minuto de cada día.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Como dijo alguien: Dios aprieta pero no ahoga, pero joder, como aprieta !!!!!!
    Os estáis dando una verdadera paliza !!!
    Me encanta tu forma de narrarlo :)
    La vida del turista no es fácil ehhhh?? Yo estuve en invierno y pasé más frío que en Albacete que ya es decir :)
    Un beso !!!!

    ResponderEliminar
  4. ...y después de este viaje tan movidito, vacaciones para descansar de las vacaciones. Que sigas disfrutando!!
    Un gran abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Bueno,,,, a disfrutar lo que queda que ya tendreis tiempo de descansar en el regreso a la vida normal.
    UN BESOTE

    ResponderEliminar
  6. Está siendo un viaje inolvidable por lo que puedo observar y realmente entrañable. Seguid disfrutando si es que Roma es una maravilla para todo el que aprecie el paso del tiempo, es decir, la historia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. que tour! camine por Italia!

    Un saludo desde la lejania.

    ResponderEliminar
  8. un reportaje y crónica incluída, espectacular...


    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. No sabía yo lo del Archeobus Roma, me apunto la opción para cuando regrese a Roma.
    Nunca había visto los grupos con guía como privilegiados de los mejores sitios sólo por las explicaciones, pero ahora que te leo tienes razón, cada vez que uno quiere hacer una foto con el mejor angulo se encuentra una ocupación en masa de "guiados".

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué gusto leerte! Me ha animado tu relato. En nuestro último viaje por Estambul cada día terminaba como unos zorros. Más aún, a medio día reclamaba un ratito de siesta. Y deduje que era cosa de la edad. Leerte me ha hecho recuperar esperanzas.
    Estamos siguiéndote muy interesados, que lo sepas.

    ResponderEliminar
  11. Hola a tod@s, seguimos por Roma, sufriendo la terrible vida del turista, todo el día viendo maravillas, comiendo estupendamente y haciendo fotos.
    Poco a poco Roma se va haciendo más amable, a medida que conocemos mejor sus calles y descubrimos edificios conocidos al dar una vuelta inesperada.

    Besos a tod@s.

    ResponderEliminar