,

EN MEDIO DEL CAMINO

Cuando ya no llevas a tus hijos en brazos, cuando no te preocupa que anden sino el camino que tomen, comienzas a sentir el peso de tus padres sobre la espalda. Te das cuenta que aquellos en los que has sabido que podías apoyarte siempre, aquellos que hicieron con su esfuerzo posible buena parte de tus sueños, comienzan a declinar, inician un camino que si bien no debería sorprendernos porque a todos nos espera, siempre nos parece que se acerca demasiado deprisa.


Cuando la mano que te brindaba seguridad tiembla y duda, el juicio exacto, quizás duro pero siempre lúcido comienza a desenfocarse, la calma debes aportarla tú frente a un abismo de miedos e inseguridades, algo se acaba y te encuentras en primera fila de la vida.

Dónde acudirás cuando no puedas musitar papá tengo miedo, mamá me he hecho daño, cómo intercambiar los papeles, cómo guiar con respeto a quien precisa las mismas indicaciones que un niño demasiado atrevido, cómo afrontar los últimos pasos, cómo enfrentar la despedida.

En medio del camino, apenas despedida la niñez de tus hijos, la vejez de tus padres se hace presente y te interpela, quizás la respuesta sea la misma en ambos casos, cuidar, acompañar, apoyar y dejar hacer.

19 comentarios :

  1. Supongo que en la vida cuando cerramos un capitulo se nos abre otro, nunca se termina de aprender pero se nos dá tiempo para poder asimilarlo.

    Un besazo, y disfruta de esas vacaciones!!!!

    ResponderEliminar
  2. En esa fase estoy,atendiendo a mis mayores y dejando poco a poco volar a los hijos,
    Bss y feliz nueva semana,
    Cecilia

    ResponderEliminar
  3. ...la
    vela
    vuela
    hela
    da
    de
    amor
    y
    carino
    como
    ella
    misma
    al
    ir
    dentro
    su
    camino...




    un fuerte abrazo ,desde mis horas
    rotas, donde en breve pondre viaje
    a la perla negra del caribe y deseo
    sea luz y agrado de ti.







    saludos de vida siempre:




    j.r.s.

    ResponderEliminar
  4. Ragnarök; me alegra leerte por aquí. Complicada ya es la vida, ¿eh? Besos

    Cecilia; pues te hago un sitio en el banco y cambiamos cromos. Un beso.

    José Ramón; bienvenido a esta casa, hermosas palabras dibujadas, gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  5. ESTE POST, ME DA MUCHO MIEDO, SOY MUY COBARDE..

    ResponderEliminar
  6. Bonito texto cargado de madurez!:)
    uuhhh compartimos ciudad de residencia, que bien, te sigo!
    muá

    ResponderEliminar
  7. Sera k aun tengo mucho de niña indefensa...pero entristece mucho pensar en no tener a mi madre , pa reirme ,llorar, pelearme y discutir con ella...cuando pienso en esa posibilidad(muy real ) es cuando me doy mas cuenta lo mucho k la kiero.
    Me ha encantado esta entrada,hiciste k se me saltaran las lagrimas

    ResponderEliminar
  8. Pues llevas razón, dejar hacer y apoyar siempre es lo mejor aunque sepas que se va a equivocar debe hacerlo para darse cuenta.

    A veces en mitad del camino nos encontramos con la duda de seguir o dar la vuelta y volver por donde vinimos... en fin la decisión es de cada uno.

    ResponderEliminar
  9. La ley de la vida se hace lantente justo a mitad de camino... apunto de llegar.
    Abrazo fuerte Pilar.

    ResponderEliminar
  10. La evolución del tiempo no perdona y es un proceso inevitable para el que hay que aprender a enfrentarnos. Lo has explicado maravillosamente bien. Es una tarea de paciencia, compresión y amor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. No hay pérdida ni ganancia, sólo cambio. Si aprendes a subirte al placer de lo nuevo (que en realidad no lo es tanto) nada te tiene que preocupar.

    ResponderEliminar
  12. Yo a veces miro a mis padres, y aunque son los mismos de siempre, si miro más allá, veo que los años también han pasado para ellos y se van haciendo mayores. No me gusta pensar en eso porque los sigo necesitando, pero el día que me necesiten ellos a mí intentaré responder como has escrito: cuidar, acompañar, apoyar y dejar hacer...
    Una entrada muy bonita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Eva; cuando la realidad llame a tu puerta seguro que no eres cobarde.

    poetadebotella; quiero pensar que lo de madurez no iba por la edad (sonrisa amplia) encantada vecino. ;)

    Lissi; si te sirvió para valorar a tu madre, me alegra que te emocionara, a veces se nos olvida lo principal. Un beso.

    TeologiadeS; es dificil saber cómo actuar, quisieras prevenir todo y olvidas el respeto y la libertad.

    Sonia; es duro comprobar como los años empujan a todos por igual, vemos crecer a los hijos pero no queremos ver envejecer a nuestros padres.

    Thot; gracias, es inevitable pero duro.

    Houellebecq; a veces el cambio asusta.

    Claire; nos cuesta ver el efecto del tiempo. Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  14. qué interesante reflexión, Pilar,
    no sé porqué pero desde el punto de vista femenino lo vemos así, la madurez nos encauza con nuevos retos y a su vez nos vemos metidas en nuevas responsabilidades, en algunas ocasiones inabarcables porque no somos omnipresentes.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Filo; la inbarcabilidad y la inseguridad de acertar en las decisiones, el pulso entre la intervención y el dejar hacer. Díficil.

    ResponderEliminar
  16. Diría Mahatma Gandhi "El nacimiento y la muerte no son dos estados distintos, sino dos aspectos del mismo estado" La cosa pasa en ver como transitamos el camino de la vida, para que luego nos cuiden, acompañen, apoyen y dejen hacer. Muy buena tu entrada.
    Te felicito!!

    ResponderEliminar
  17. Caly, gracias por tu visita y por las palabras de Gandhi- que hermosa forma de verlo.

    ResponderEliminar
  18. son tantas las cosas, las palabras y los gestos que repetimos de nuestros padres, hacia nuestros hijos, que no podemos olvidar que la historia se repite de manera cíclica, Pilar.

    Todo llega. Besos

    ResponderEliminar
  19. Canoso, esperemos estar a la altura. Un abrazo

    ResponderEliminar