,

A PRIMERA VISTA

Hace ya algunos años, una noche como la de hoy, tomando una copa en la terraza con algunos primos, la luna se reflejaba en la piscina y me llamaron la atención la pareja de pajarillos que la sobrevolaban, pasaban muy cerca y parecía que bebían. Uno de mis primos, medio partido de la risa, me dijo enigmático que los pájaros no vuelan por la noche.



Cuando estaba a punto de rebatirle, señalando con la mano la curiosa danza de mis "pájaros", mi padre me dijo en voz baja que eran murciélagos, y me fue imposible reprimir una mueca de asco, murciélagos... ¿Porqué al saber que eran, dejaron de parecerme "monos"? ¿Acaso su vuelo era menos grácil? ¿Sus movimientos dejaron de ser curiosos? No, pero las poquísimas cosas que sabía sobre los murciélagos se sobrepusieron a mi primera impresión, y todas eran desagradables; son como las ratas, beben sangre, viven en cuevas, aborrecen la luz y chillan.


Busqué información sobre ellos y resulta que son los únicos mamíferos capaces de volar, se alimentan mayoritariamente de insectos (bien por ellos), se mueven a gran velocidad confiando en su capacidad de emitir y recibir ultrasonidos, y en China se consideran símbolos de felicidad y provecho. Una maravilla de la evolución con más de 1.100 especies diferentes de las que tan solo tres beben sangre, de animales pequeños o aves.


El caso es que al saber más sobre ellos, dejaron de darme tanto asco y ahora cuando me asomo a la ventana en noches como esta y veo a una pareja volar sobre la plaza, ya no los miro con rencor y puedo disfrutar de su vuelo, ligero y armonioso.


Quizás reaccionamos del mismo modo ante personas, que vistas de lejos nos resultan atractivas pero dejamos que la palabra deslizada por boca dañina actúe de barrera y cambie nuestra percepción. Quizá esa boca no busca hacer daño, pretende protegernos, pero y aunque fuera desde la barrera, quizá deberíamos dejarnos llevar por nuestro primer impulso y darle una oportunidad a esa novedad que nos llama la atención.

18 comentarios :

  1. Estoy de acuerdo Pilar,siempre debemos esperar a conocer a una persona y no prejuzgarla .
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Muy buen post, para no variar. jajaja. Tienes toda la razón. Muchas veces nos perdemos disfrutar de determinadas personas porque "creemos" que no son de nuestro estilo, que no van en nuestra línea, que no encajan con nuestra forma de ser...sólo porque las prejuzgamos de antemano. Cerramos puertas, anulamos posibilidades, y dejamos de vivir momentos por no saber dar la oportunidad que todo el mundo se merece.
    Y qué rabia cuando alguien a quien le hemos puesto cualquier tipo de "cartel", nos demuestra cuán equivocados estábamos...porque es en ese momento cuando nos damos cuenta, de que nos hemos perdido disfrutar de más momentos y compartir más cosas al lado de esa persona.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Yo también estoy totalmente de acuerdo con no prejuzgar pero lo que pasa que a veces lo hacemos y no nos damos cuenta. Por supuesto pienso que eso está completamente mal pero a veces lo hacemos inconscientemente.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Una cosa es prejuzgar, que esta mal sin tener las suficientes referencias, y otra cosa es la intuición, empatia o feeling que nos puede despertar otra persona.
    Ahhh hay tambien vampiros nocturnos que no les gusta morder, solo mordisquear bonitos cuellos de cisne, esto te lo digo por si te apetece dejar la ventana abierta alguna noche :-))

    ResponderEliminar
  5. Prejuzgamos siempre, unos más y otro menos, y casi siempre metemos la pata. Deberíamos pensar que a nosotros no nos gustaría que nos prejuzgaran sin conocernos y cambiaríamos de actitud.
    Respecto a los murciélagos a mi me encantan. Limpian el ambiente de posibles plagas de mosquitos y otros insectos, y tienen un sistema de "visión" pese a ser ciegos increiblemente sofisticado y preciso. Es un como un radar ultrasónico que es capaz de "ver" un pelo flotando sobre un estanque.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. A mi hija mayor le encantan toda clase de bichos y en especial los murciélagos,se ve todos los documentales de la dos, y en el campo cuando se cuela alguno en casa siempre la llamamos a ella para que lo coja y lo saque a la calle, ella lo mita le abre las alas y dice que son preciosos por que tienen el cuerpo de terciopelo, ella me hizo verlos de otra forma.
    Yo suelo dejarme llevar por mi primer impulso siempre y me gusta ser yo quien se de cuenta de si, si o si no.
    UN BESOTE Y BUEN DIA AMIGA

    ResponderEliminar
  7. No crea. yo -aunque me estudie- le continuaría pareciendo igual de repugnante.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  8. Los primeros impulsos, a veces, no son agradables tampoco. Lo mejor quizá, sea dar segundas oportunidades.

    ResponderEliminar
  9. Vaya veo que las vacaciones no paran tu producción de artículos, yo suelo ni abrir el ordenador, mi descanso es absoluto y creo que necesario.
    Volviendo al tema, a mi se me coló un murciélago en casa y me encerré en la habitación hasta que mi C lo eché... aún con lo que dijiste soy incapaz de sobrellevar mi asco. pero lo dicho en tu post es cierto, es como para los libros, muchas veces lo juzgamos por su portada bonita para luego dar nos cuenta que lo escrito es una mierda y luego pasa al revés...
    es que las apariencias engañan, y nos dejamos además
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Rotular a las personas, es un gran defecto humano. Estoy de acuerdo con lo que dice Magadalena Barreto,"Cerramos puertas, anulamos posibilidades, y dejamos de vivir momentos por no saber dar la oportunidad que todo el mundo se merece." Tenemos que cambiar!!
    Muy buena tu entrada, siempre nos lleva al terreno de la reflexión!! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Yo siempre trato de conocer a las personas antes de dar opinión sobre ellas,pero a los muciélagos prefiero no conocerlos.
    un saludo y gracias por pasar por mi blog

    ResponderEliminar
  12. es verdad, encasillamos a los demás con clichés que nos nos gustarían a nosotros mismos.
    al anochecer en mi patio asisto a un verdadero vaivén de estos mamíferos, me quedo asombrada con su actividad,van y vienen siempre juntos, parece no importarles nuestra presencia.

    felices días, Pilar

    ResponderEliminar
  13. Creo que nos ocurre los mismo con las personas, dicen que la primera impresión es la que cuenta y en realidad cuesta muchísimo eliminarla de nuestra mente. Ojalá fuese tan sencillo como buscar algo más de información y estar abierto a esas nuevas impresiones.

    Nos perdemos tantas cosas buenas por esa mala primera impresión.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. ¡Excelente trabajo! No es bueno prejuzgar, nos lleva siempre a equívocos. Me encantó esta semblanza comparativa. ¡Felicitaciones! Un abrazo grande.
    Nota: alguien me dijo una vez, que a través de la observación del vuelo de murciéelagos se descubrió el radar. Nunca lo averigué.

    ResponderEliminar
  15. Cecilia; me temo es que dificil ¿verdad?

    Magadalena; me encanta leerte por aquí. Demasiadas veces perdemos trenes por un juicio erróneo, y no siempre hay otra parada. Un beso

    teologíadeS; el prejuicio, las murmuraciones, los juicios de los demás, lo "normal"

    Dr. Mikel; creo que en eso estamos de acuerdo, la primera impresión, esa lectura que sale de las tripas, sin pensar, suele ser acertada, aunque a veces también nos equivoquemos. (no sé si dejar abierto...)

    ResponderEliminar
  16. thot; es dificil no meter la pata ¿verdad?

    Meme; si entra uno os llamo, que les tengo menos tiria, pero tanto como para cogerlo, no sé yo, mejor vuelan y yo los veo.

    Sr. Gili; ¿no hemos quedado en no prejuzgar? Quizás mi gusto difiera del suyo.

    Cruela; este rato de escribir es mi regalo demiparamí que me dejaron los Reyes Magos. Me encanta sentarme un rato a no hacer otra cosa, por eso no lo he dejado con las vacaciones, otra cosa será cuando nos marchemos fuera que no sé si la técnica me acompañará. Las apariencias y los juicios inducidos, malos compañeros, pero inevitables, me temo.

    Caly; gracias por pasarte a reflexionar o lo que sea que hacemos. Un beso.

    Yo; pues eso que cada uno decide si le gusta o no lo que ve. (en persona, digo animal, y muy cerca, tampoco a mí me ponen mucho)

    filo; es curioso, como si no nos vieran ¿verdad?

    Canoso; si fuera un poco más fácil pensar antes de actuar, que bien nos iría. besos

    Alma; muchas gracias. Lo busqué y tienes razón, su observaciñon sirvió para el radar. Mira que majos.

    ResponderEliminar
  17. Bueno ,es cierto que muchas veces prejusgamos a la gente antes de conocerla...pero yo no puedo evitar tener como un sexto sentido(mi sentido aracnido lo llamo yo) que me avisa contra ciertas personas con energia negativa...y no suelo fallar,aunque no me gusta,porque aunque trato de no hacer caso para asi dar una oportunidad ...acabo arrepintiendome de no haberlo hecho.Pero claro cada persona es un mundo( y menos mal!!)
    Me ha gustado mucho el simil con los murcielagos,que por cierto me encantan siempre y cuando no me los tropiece en bandadas en una cueva(eso por experiencia no me gusta nada).

    ResponderEliminar
  18. Lissi; totalmente de acuerdo,el primer impulso no prejuzga, no es racional, siente, y demasiadas veces dejamos que lo que otros dicen, lo que parece apropiado se imponga. Bueno no sé.

    ResponderEliminar