,

POR HORAS

Asistimos sin dudar cuando alguien sentencia que un amigo es un tesoro, y estamos convencidos de que nos quieren por quienes somos y no por lo que tenemos, pero esto puede empezar a cambiar, si el responsable de RENT A FRIEND no está equivocado, claro.

Y en un mundo como el nuestro en el que todo puede acabar siendo medido en euros o dólares, quizás lo raro sea que hasta ahora nadie hubiera montado este negocio, simple variación del más antiguo del mundo, puedes alquilar un amigo para que te acompañe a una cena aniversario (seguro que no soy la única que ha visto al menos dos películas que empiezan así), a un evento profesional (de nuevo el cine americano dixit), a una boda, a jugar una partida de tenis o de Play 3 (que los tiempos cambian), a montar a caballo, a un concierto, y teóricamente para lo que lo necesites, escuchar tus penas incluido, sin que te cobre más por sus consejos, al fin y al cabo es cuestión de horas (el pack básico se paga a 10 euros la hora y hay amigos topten que cobran hasta 50).


Y la misma duda siempre, ¿es mejor estar solo que pagar por compañía? Cuando hablamos de sexo, he defendido muchas veces que mediando libertad por ambas partes, no se me ocurre por qué no, pero quizás con la amistad me pase como con el dormir, me parece demasiado íntimo.

19 comentarios :

  1. Hace tiempo leí en otro blog el mismo tema que tu comentas, es más, si buscas por internet existen paginas de alquiler de amigos.
    Sabes bastante de lo que opino y de como veo el mundo, y es que para mi desgracia y la de muchos ya esta todo en venta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pilar...Si tú dudas de la validez de este negocio es que no te hace falta.
    Entonces eres una mujer afortunada.
    Imagínate que te ofrezcan el trabajo de tu vida en ¿Siria? ¿Amsterdam?..y llega un día que quieres ¡por tu madre! jugar con alguien al Bingo, o en mi caso hablar de la Liga de fútbol española.
    Jamía... si es que nos ponemos muy dignas (yo la primera) y todo nos puede escupir.

    Yo creo que pagaría antes por un "amigo" que por sexo, fíjate.
    Entra dentro de mi personalidad también. Me podría calzar a cualquiera (dentro de mi parámetros etc etc), pero lo de "entregarme" mmmm... ahí me pillas.

    (Un espíritu de pago) Uf...¿sabes, Pilar, que me has abierto un mundo nuevo en el que no había pensado nunca?
    Me has joío el sueño...juas.

    ResponderEliminar
  3. Ragnarök; a mí me ha sorprendido mucho (por eso puse el enlace), todo se vende es cierto, ¿pero todo se compra? ¿Consuela un amigo pagado a plazos?

    Fiebre; vale, soy afortunada, vale todo puede pasar y nunca se sabe, vale; pero no me convence, un amigo es alguien a quien confías tus miedos, tus ilusiones, tus sueños.

    Creo que me compraría un balón y le pintaría una cara, o simplemente me conectaría a internet ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Pues yo no pago ni por sexo ni por amigo.
    BESOS

    ResponderEliminar
  5. Evidentemente.
    Yo soy muy "de por mis cojones". Lo mismito que tú.

    Te hablo en casos de " no poder más con tu vida".

    (Es tan fácil follar, y es tan difícil charlar y que te comprendan - o que lo finjan al menos-)...

    ResponderEliminar
  6. La amistad es más íntimo porque el amigo jamás te mentirá ni te pedirá nada a cambio por sus servicios. Aunque el amigo te gorronee siempre y sea conocido por eso creo que no te cambiaría nunca por otra persona. No creo que pagar por amistad sea coherente porque la amistad se cosecha durante muchos años y aún así no llega a ser una verdadera amistad siempre...
    Yo no pago por ninguna de las dos cosas y realmente me siento afortunada pero habrá gente que tendrá que pagar o que quiere pagar eso ya depende de cada uno

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Visto lo visto...cualquier cosa te puedes esperar hoy en día, no te extrañe que dentro de poco anuncien "chats para alquilar amigos" a eso de las 5 de la mañana en la tele...

    ResponderEliminar
  8. Cada cual elije como vivir pero la amistad no se compra, no tengo dudas al respecto. Me gustó la manera en que abriste el tema al debate; siga así, entreteniéndonos.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Bueno si alquilas un amigo por 10 euracos la hora, y lo mandas a hacer la compra, a lavarte el coche, a limpiar la casa, a sacar el perro a mear y encima mientras tanto le puedes contar la ultima putada que te ha gastado tu ex. No me parece muy caro, la verdad.

    ResponderEliminar
  10. Pilar, hay que ver cómo provocas. Esta bien discutir de todo. El refrán es viejo y sabie "NUNCA HAY QUE DECIR DE ESTE AGUA NO BEBERÉ NI ESTE CURA NO ES MI PADRE". Seguro que hay miles de situaciones y cada una tiene una respuesta. Lo que creo que está pasando cada vez más es que en los paises con mas soledad son los encuentros fortuitos los mas profundos y los mas intensos. No sé mucho del tema, la verdad. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Me quedo sin palabras. Comprar y amistad son dos palabras incompatibles para mí en la misma frase. Igual que se puede comprar sexo pero no amor, se podrá comprar compañía pero no amistad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Lo malo de eso es que nunca podrás olvidar que está contigo por dinero, entonces amistad y cariño, poco, poco, poco.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Vemos estas situaciones como algo lejano porque aún vivimos en una sociedad acostumbrada a la comunicación próxima y directa y porque somos personas afortunadas que tenemos un entorno que nos mima pero vamos siendo una especie en minoría.
    Hay muchas personas solas, muy solas. No tienes más que ver cuánta gente encuentras dispuestas a pegar la hebra de lo que sea, da lo mismo. Y hay lugares en los que apenas hay nadie con quien enhebrar una conversación. Ellos pagarían lo que fuera por encontrar un amigo. O un sucedáneo.
    La soledad, me temo, es la enfermedad que nos amenaza. La consecuencia de la sociedad que estamos construyendo o dejando que construyan.

    ResponderEliminar
  14. Meme; hoy por hoy, ya somos dos. Besos

    Fiebre; si se ponen las cosas tan achuchadas, pues no te digo que no, que ya sabes lo del refrán, del agua, del cura y demás. ;)

    teologíadeS; creo que al final vamos a acabar entonando un cántico de agradecimiento porque nuestra realidad está muy lejos de la base de ese negocio.

    poetadebotella; a las 5 de la mañana hay televisión?????

    Juanma; encantada de recibirte en el debate.

    Dr. Mikel; eso más que un amigo parece un esclavo ¿no? Bueno a plazos y por horas, casi casi.

    ResponderEliminar
  15. Antonio; estaba esperando el refán, y quizás la clave sea "soledad", tienes razón. Un saludo

    Thot; otro buen apunte compañía vs amistad.

    Canoso; a lo mejor si lo pasan por banco, al mes y en el capítulo de gastos generales, se te acaba olvidando.

    Tiza; siempre dando en el clavo; en el fondo y después de las risas, sonrisas y "escandalizamientos varios", en el fondo, si alguien lo ha inventado es que hay base económica, necesidad social contrastada. Soledad, esa es la clave.

    ResponderEliminar
  16. Perdonad que sea un poco bruto: ¿No os parece que si alguien tiene que pagar por la amistad es que se trata de alguien realmente insoportable?.
    Siendo así, a mi no me tendría ni por todo el oro del mundo.

    ResponderEliminar
  17. Valdomicer; esa puede ser una explicación, y ¿sabes? creo que es la que más me gusta.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Pilar:

    Sí, es muy interesante el tema que has sacado y los comentarios de tus lectores.

    Yo me he acordado de una cosa: las que acompañan a las personas mayores. Mi yaya, prácticamente, hizo amistad con todas las mujeres que le limpiaban la casa, hasta el punto de convertirse en pseudoabuela de alguna de las hijas de las señoras que la atendían, más que nada, porque la visitaban y mi abuela (que tenía un agujero en el bolsillo), les soltaba algún dinerito para que se compraran algo o salieran al cine y tal. También lo hacía con sus nietas.

    Por cierto, de compañía mi yaya andaba sobrada entre nietas e hijas, pero ella siempre recibía bien a todas las mujeres.

    Lo sabía todo de nosotras y las hijas de las que limpiaban, pero ella no se chivaba.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Mar; seguro que tu yaya era una gran oyente y además sabía como echar una mano sin que nadie sintiese apuro. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar