,

REAJUSTANDO

Poco a poco, a golpe de lavadora y hoja del calendario, vamos entrando de nuevo en la vida normal, te acogen el hueco de la almohada y la esquina del sofá, te miran desdeñosas las plantas de la terraza a las que no puedes convencer de que encargaste su riego y obviando el coro de protestas, cambias bañadores por uniformes.


Son los días del descuento, pensados para entrar despacio, para sumergirte sin prisas en el fluir cotidiano y dejar atrás el tiempo vacacional, cambio de piel (sin bromas, nunca llego morena al despacho) de horarios, de tiempos, de dieta (maldita báscula aliada con la cinturilla del vaquero), de planes, porque es ahora y no tanto en enero, cuando se fraguan los planes, se diseñan estrategias y se marcan objetivos.

No es fácil despedirse del desayuno pausado y abundante, de las mañanas llenas de actividades o de tiempos muertos, de las comidas a la carta y las siestas sin sueño, de las tardes de paseos cómodos y las veladas largas. Cómo no añorar las noches sin prisa, las risas suaves, el tintineo cómplice de unos hielos y el permanente olvido del reloj, que por una vez no marca las horas sino espacios básicos, tiempo de dormir, tiempo de reír, tiempo de compartir, tiempo de querer, sin prisa, sin brusquedades, sin más imposición que la tiranía del placer y la calma.

El tiempo se reajusta, poco a poco, las horas se comprimen en sesenta minutos que se componen siempre de sesenta segundos, y unas normas ocultas se van acomodando a nuestros pasos, ya no son paseos sino recados, se acaba el tiempo de vagabundear y retoma el control ese GPS que nos lleva siempre a alguna parte.

Pero aún no, todavía no, son los últimos días, poco a poco, aún tengo en las manos una esquinita de verano, aún hay tiempo para un gintonic en la terraza, para una siesta vaga, para una comida en el bar de abajo, aunque poco a poco, también por dentro todo se va reajustando, vuelves al telediario, al periódico, a la radio, a una realidad que ni ha cambiado ni piensa hacerlo porque sus actores no han cambiado el guión.

Se nos acaban las vacaciones y desde el malecón de los recuerdos vamos eligiendo las postales que lo emarcan, la banda sonora, los aromas y sabores del último verano.



20 comentarios :

  1. Hola Pilar, dicen que lo bueno se termina pronto y por tus relatos vos los disfrutaste mucho.Y sí, nada cambia, ni de aquel lado del planeta ni de este. Todo sigue su curso normal, por eso esta en uno ponerle esos matices que hacen, que todo sea diferente.
    Gracias por tu presencia!!

    ResponderEliminar
  2. Volver a empezar, retomar nuestros proyectos, idear otros nuevos, recuperar los amigos de siempre, las caras conocidas, los lugares que nos acogen, saborear de nuevo los recuerdos que nos ha dejado el verano. Una nueva oportunidad de enderezar el rumbo. Esa es la vida. Suerte tenemos de tantas oportunidades.
    Que seas bienvenida.

    ResponderEliminar
  3. Pero luego vas, te jubilas y no vuelves a tener vacaciones. Se es jubilata "full time".
    En todo caso, gracias por dejar hueco ¡Allá vamos!.

    ResponderEliminar
  4. Eso es lo malo de lo bueno,,,,que se termina...
    Ahora a poner la meta en otro objetivo que te llene y a seguir tirando,,, que la vida son dos días y currando o de vacaciones hay que seguir disfrutando como buenamente se pueda.
    UN BESOTE

    ResponderEliminar
  5. El obgetivo en otra meta mejor dicho,, jajaja y esta noche no he tomado champan lo juro....

    ResponderEliminar
  6. Las vacaciones siempre seran hermosas, pero no lo niegues no existe mejor cosa que el trabajo de cada dia.

    un beso

    ResponderEliminar
  7. Pero al menos regresas de unas vacaciones plenas y satisfactorias que no es poco. Y Septiembre tiene su encanto y sus recompensas... Para mí es más año nuevo que el uno de Enero. Y por mucho que trabajes siempre te quedará un espacio diario para los pequeños placeres.

    ResponderEliminar
  8. 1 de septiembre y hoy llueve en Madrid, desde luego como entrada en materia no hay nada más significativo...
    Yo personalmente creo que mi mejor estado es el vacacional pero mi jefe/marido no parece opinar lo mismo...
    total me aguanto pero no por ello me conformo
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Tú, tienes poderes paranormales?? puedes leerme el pensamiento??

    Ayyy, te he leido como si leyese mis propias reflexiones. Háztelo mirar ;)

    Besos, y sí Pilar; paso a paso.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, mientras los actores y las actrices no cambiemos el guión los ritmos seguirán siendo los que son...
    Pero ante todo mucha calma, un abrazo y a vivir lo mejor que sepamos y podamos.
    abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro de que haya ido tan bien este verano. Ahora volvemos a trabajar...y afortunadas también por ello. Aunque es verdad, el guión no cambia ni por esas. jaja
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Un texto precioso. Me alegro de que hayas pasado un buen verano, y ahora a volver a la rutina, y a ponerse el reloj jejeje... que otra vez, cada minuto cuenta.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  13. A volver a empezar se ha dicho. Buen relato, bien escrito, como siempre. Muchas veces me llevo palabras que anoto en un cuaderno, el cuaderno del blog, en esas líneas sepulto palabras que me gustan. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Caly; de matices va la cosa, realmente. Nos pondremos a ello con ganas y buen humor.

    Tiza; nuevas oportunidades, realmente somos afortunadas, está bien recordarlo.

    Valdomicer; eso parece, cuando todos nos recogemos vosotros tomais la calle, la costa, la montaña, bien está. Espero que sigas mejorando, cuidate.

    Meme; cuidadito con la bebida que hay que empezar a reformarse, je,je.

    eltauromquico; eso es un buen modo de volver a la realidad, tienes toda la razón.

    Houellebecq; esa es la idea, ser consciente de que todo necesita su tiempo, y hay tiempo para todo. Besos

    Cruela; donde hay patrón ya sabes...de nuevo enhorabuena por tu novela, me tienes enganchada.

    Rosa; estaremos en la misma onda, me alegro. Besos

    Acapu; a ello nos ponemos, al fin y al cabo la historia más importante la escribimos nosotros.

    A veces Eau, a veces Euria, siempre Idoia; y contentas de tener trabajo al que acudir, gracias por tu recibimiento.

    Claire; pues nos lo ponemos y jugamos a robarle algo para esta otra vida que nace en un teclado y nunca sabes donde llega.

    Juanma; todo un honor. Gracias

    ResponderEliminar
  15. Es la cruel e inevitable vuelta a la normalidad, tal vez si siempre fuese fiesta, si cada día fuese distinto nos sentiríamos inestables e inseguros... Creo que eso no me lo creo ni yo je je

    Besos

    ResponderEliminar
  16. La ventaja de tener vacaciones "estandar", es la edad que se tiene.
    Pero la ventaja de estar "siempre vacaciones", es tambien la edad, la que ya tienes.
    Bien venida a casa. Ha sido un placer seguirte por "estos mundos"
    Un besito

    ResponderEliminar
  17. Canoso; venga hombre, que no cuela, pero como intento vale, tratemos de hacer una fiesta aunque sea pequeña cada día.

    Nat 48; encantada de saludarte, me alegro que te gustara, bienvenido.

    ResponderEliminar
  18. Lo intenté al menos je je

    Buenas noches

    ResponderEliminar
  19. Ya conoces tu tierra: Aquí no hay dios que se reajuste casi hasta que no pase septiembre entero.

    Y todos los blogs empiezan con el ambiente bucólico, algunos con post lluviosos y melancólicos y aquí aún andamos danzando por el Paseo Marítimo y "haciendo el canelo".

    Creo que por eso me quedé en Málaga..juas.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  20. Canoso; leerte ya es un placer, si encima me convences, je, je. besos

    Fiebre; no te creas nada, aquí muy serios y enseguida con frío pero en que pase la vuelta al cole de lleno en los Pilares y sin pescaito ni fino, pero no te cuento ná. Besos

    ResponderEliminar