, ,

TODOS LOS CAMINOS

... a Roma, y por eso están preparados para todos los caminantes, en absolutamente todos los idiomas. 

Esta no ha pretendido ser una guía convencional, ni un ilustrado libro de viajes, simplemente el gusto de compartir unos días que han resultado preciosos, a pesar de los pesares, sobre los que no vale la pena detenerse, viajar en Agosto tiene lo que tiene de calor, gentes y a veces cierres por vacaciones;  y hacerlo con la generación del futuro cuando ya ha dejado la infancia pero no ha llegado más que a la confusa adolescencia también.

Así que para terminar os dejo unas cuantas impresiones de esta ciudad, capital de uno de los estados más influyentes del mundo, y de un país europeo que se supone nos lleva delantera en muchas cosas.


Una delicia en Roma, tomarse un capuchino en cualquier café, y si la cosa se puede estirar en una terracita, realmente estupendo, el café sólo para los muy devotos, es fuerte, escaso y sabroso, y a mí me quita el sueño. Para los caprichosos una "granita" en la Tazza d' Oro, muy cerquita del Panteón, deliciosa combinación de nata y granizado de café.


Para comer, mil sitios, en casi cada esquina hay una terraza y un restaurante de más o menos nivel, en todos una pasta muy buena y por la noche (eso dicen ellos) pizzas, de masa finita y crujiente, y muchas (pero muchas) sin tomate. 

A nosotros nos conquistaron algunos más que otros y por razones de cercanía hemos cenado mucho en el Trastevere, donde destaca la pizzería Gino, y su pizza de tartufo bianco, deliciosa. 

En viale de Trastevere nos dieron de comer un par de veces, muy bien y bien de precio en Sale e Pepe (la focaccia con nutella es imposible de comer sin pringarse todo, pero quien con niños se acuesta, ya se sabe). 

Y en caso de apuro, porque se hace tarde o similar, en Carlo Menta, te hacen un sitio (tiene como 300 mesas). En la Plaza Navonna, más caro, sin duda, pero si cabe el capricho de cenar a la luz de las velas en el cogollito romano, el Panzirone, con una carta que incluye bogavante y rodaballo con patatas, pero que nos gusta por sus fettuccini Alberto, caro, pero muy especial. 


 
Para compensar, cuando el hambre aprieta, o la iglesia está cerrada, hay una solución económica y sencilla, refresco y panino (de pechuga, de jamón, de queso y tomate, vegetales,...) calentito, por un cinco euros por cabeza lo tienes hecho, y estos camioncillos están por toda Roma, a la espalda de Vaticano, en la plaza de la Boca de la Veritá, en Villa Borghese, tras la cuesta de los Borgia (camino del Moisés), en Piazza España y en mil sitios más.

 
Nosotros nos hemos movido y mucho en transporte público,  el servicio de trambus (tranvía) y autobuses de la ciudad, si bien no son lo más nuevo del mercado, tiene buena frecuencia y te lleva de punta a punta en un pispás (si lo dudáis, coged el 116, un autobusillo de menos de 20 plazas que recorre medio Roma, desde Vaticano a Villa Borghese), eso sí, esa idea de que nadie paga, porque el conductor no vende billetes, ni los cobra, es un poco falsa, tuvimos la oportunidad de coincidir con revisores en el tranvía (se subieron tres de una tacada) y todo el mundo llevaba billete, lo que sucede es que hay muchos tipos de bonos que se activan una vez y duran para varios días. El billete para una hora vale un euro. 

Y por cierto la página web es estupenda, se llama ATAC ROMA.


Mercado de Porta Portesse

Sobre el shopping a Roma le pasa como a otras capitales, la globalización ha restado mucho encanto a ir de escaparates en el extranjero, salvo que estés rodando la segunda parte de Pretty Woman, claro; y eso de los mercadillos pues tampoco tiene demasiada gracia, son casi como los que sin duda hay en vuestras ciudades, eso sí algunos un poco pintorescos pero sin exagerar. Sobre las compras de recuerdos y regalitos, casi en todas las zonas más turísticas hay tienditas que tienen lo mismo, o poco menos, destacar la tienda de los Museos Vaticanos de tan buen gusto como la del Museo de Tita, y de buenos precios.


Si tenéis dudas al hacer el equipaje sobre los zapatos, una muestra de cómo son la  mayoría de las calles de Roma, es cierto que he visto chicas con tacones (algunas atrapadas) y yo misma me atreví un par de noches con unas cuñas, con riesgo de mi integridad y risas de mis "chicos", preocupados por quien tendría que llevarme en brazos.

Bueno, esto se acaba, os dejo una imagen de otra Roma que también existe y que puedes contemplar cuando te olvidas un poco de la guía y simplemente paseas por la ciudad, que se vuelve más amable mientras menos haces el "guiri", claro que cómo dejar de ver el Coliseo, las Termas, el Vaticano, el Capitolio, la Boca de la Veritá, de contemplar el techo de San Ignacio, la estatua de Santa Teresa, los ángeles de Miguel Ángel, la ciudad a tus pies desde San Pedro, la inmensidad de San Pablo Extramuros, la vía Appia y tantas y tantas cosas más...nosotros pensamos que siempre hay que dejarse algo, para poder volver y los romanos insisten en que si tiras una moneda a la Fontana de Trevi, con la mano derecha sobre el hombro izquierdo, vuelves.

Esto se acaba, si queréis más detalles, a vuestra disposición en el correo electrónico.


Arrivederchi Roma!!!

20 comentarios :

  1. Revoloteando de blog en blog ,llego al tuyo por casualidad o tal vez por causalidad,quien sabe..me llamó la atencion, porque yo tambien he estado paseando por Roma la semana pasada,es una ciudad realmente hermosa a la que me gustaria volver,a tal efecto, debí arrojar a la Fontana di Trevi así como unas diez monedas desde todos los ángulos...espero que funcione y yo pueda regresar algun dia.

    ResponderEliminar
  2. Y ese monumento de la foto final... quién es?? jejejejeje.
    Genial guía de bolsillo Pilar... gracias por compartir tus impresiones y sobre todo por este último post.
    Y... vuelve guapa, que ya se te acaban las vacaciones!!!!

    ResponderEliminar
  3. Ha sido una delicia de paseo compartido, con vuestros ojos y vuestras líneas, pero compartido.

    Tened cuidado con la vuelta, que por aquí os esperamos con los brazos abiertos.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Con tu permiso, voy a recopilar todos tus post - copia y pega, copia y pega - para cuando vaya a Roma. Que me han entrado unas ganas...
    Y feliz retorno, guapa.

    ResponderEliminar
  5. ¡Que pena que llegue vuestro viaje a su fín!
    Ha sido una gozada pasear con vosotros por Roma y Pompeya.
    Todos los post, fantásticos Pilar. Enhorabuena.
    Gracias por regalarnos estos "ratitos" tan agradables.
    Felíz regreso a casa.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Usted si q tiene clase!!!!! besossssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  7. Y yo todavía sin ir, esto no puede ser me encanta, y quuiero ir¡¡¡¡¡¡¡ Me han encantado todos los post sobre la ciudad y como nos lo has contado. Me servirá de guia para mi futura visita. Un beszo

    www.estanochesoyunaprincesa.com

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado tu crónica de viaje, ha sido un placer viajar contigo a esta hermosa ciudad, acabo de leer los últimos tres posts y estoy maravillada, me han entrada mas ganas de ir, si cabe ... las fotos preciosas y la última me encanta, que regalo !

    Feliz regreso ! Besos !

    ResponderEliminar
  9. ¡Vaya post te has marcao!
    Lo guardaré por si un día vuelvo a Roma, que he de hacerlo sí o sí.

    Y eso de las pizzas sin tomate...¡me ha llegao al alma!
    Y los capuchinos (yo sigo con lo mío).

    ResponderEliminar
  10. Con una Cicerone como tú enseñándonos la ciudad a ver quién es el que no quiere visitarla. Fue bonito mientras duró. Y aquí queda tu inteligente y bien descrito testimonio. Me has hecho vivir un poco tus vacaciones como si fueran mías.

    ResponderEliminar
  11. Non molti commenti sulla rabbia, la gioia e la predisposizione ad amare l'amante italiano, caratterizzato dalla passione e la consegna, come un amante del Mediterraneo.

    ResponderEliminar
  12. Bella manera de contarnos tus andanzas. Un beso, Pilar, un beso en la mejilla derecha.
    Juanma.

    ResponderEliminar
  13. Hace diez años que no piso las calles de Roma, pero durante todo este tiempo he sabido que tengo que volver. Ah, ¡me encantan esos capuchinos! :)

    ResponderEliminar
  14. Leo que estás pletórica, lo del Trastevere debe ser una institución en gastronomía, mi hija comentaba que varias noches fueron a uno que tenía varios pisos con comedores.
    Tómate un capuchino por mi jejeje...
    Besitos y me encantó el libro de viajes.

    ResponderEliminar
  15. Totalmente de acuerdo en lo que has dicho de Roma. Cuando estuve, tuve las mismas percepciones que tú..es una ciudad encantadora y me sorprendió la gratitud conque nos reciben los romanos.

    saludos!

    ResponderEliminar
  16. hermosa manera de relatar tus viajes a la Roma,
    hemos disfrutado, aprendido y casi que entristecido con tu "esto se acaba..."

    excelentes crónicas, amiga Pilar

    ResponderEliminar
  17. Maravilloso! Con tan bellas fotos y tu guía hemos conocido lugares de ensueño. Felicitaciones! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Pilar. Me ha encantado pues tengo un viajecito pendiente a Roma, en plan amigas, turistas del todo y algo locas. Voy a ver si las convenzo para el puente de octubre. Volveré a tu post a tomar nota sobre todo por los cafés y restaurantes.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  19. ¿Qué pasa en Ribadesella? ¿Que no hay intelné?
    Pues que sepas que se te echa en falta, guapa.

    ResponderEliminar
  20. Hola a tod@s, ha sido un placer ejercer de "ciccerone", Roma me ha gustado, cansado y emocionado. Han sido unos días intensos que recordaremos siempre.

    Gracias por vuestros comentarios, así es un placer.

    ResponderEliminar