,

BAJO LA PIEL

Poco a poco, paso a paso, desde fuera hacia dentro, siempre con rodeos, como si me fuera imposible avanzar en línea recta y precisara los continuos giros de un laberinto que conozco como la palma de mi mano, al fin y al cabo soy su arquitecto.

En el centro, poca cosa, realmente por dentro no necesito mucho, aunque guste rodearme de cosas bellas, desnuda frente al espejo que siempre dice la verdad, no caben adornos ni artificios, aquí no queda dónde esconderse.

Los años no me han perdonado nada, y la gravedad tampoco, pero me sigo reconociendo en el espejo, bajo la piel, sigo siendo yo, la misma niña loca, adolescente apasionada, estudiante seria, ilusa convencida de la victoria de la justicia, dura cuando esperan que me doblegue y tierna cuando me siento en casa, de lengua demasiado rápida para la crítica y el juicio, generosa en el esfuerzo si me convence la causa.

Como el jardinero paciente podo e injerto mis impulsos, trato de ganar en paciencia y calma, pero la edad solo garantiza las arrugas, no la sabiduría. Sigo cometiendo errores, el orgullo se me pega a la piel y me cuesta exfoliarlo, y aunque trato de mejorar mi mano izquierda, no me espera un puesto en la diplomacia española. 

En el abono de este otoño doble dosis de paciencia, de calma, de escucha activa, de dulzura (doble ración), de sonrisas y de ilusión. Un ratito diario de soledad, de silencio elegido, para leer, para escribir, para mantener viva esta aventura bloguera que me aporta cada día, y de cuando en vez, una escapada con mis amigas, que como las plantas también necesitan mimos y riego.

Y no olvidar el cuerpo, tarjeta de presentación, soporte de sentimientos, puerta de sensaciones, lo que los demás ven, quien se asoma al espejo cuando me miro. Algunas decisiones no se pueden posponer, algunas renuncias no se pueden dilatar.

Cuidarme, quererme, mimarme, regañarme, apoyarme, porque si no me siento bien bajo mi piel, nada de lo que me rodea irá bien. No puede amarse lo que no se ama.


11 comentarios :

  1. Nada nuevo bajo el sol.

    Recojo tu comentario del cachopo: ¿Estás segura que no somos hermanas?

    (SIC)de lengua demasiado rápida para la crítica y el juicio, generosa en el esfuerzo si me convence la causa.

    ...Sencilamente sublime.

    L banda sonora no la he identificado. Tus campanillas del blog es con la única cosa zen que me reconozco (término tan de moda y que me parece tan pijo y sobractuado).

    Me voy a la cama con una sonrisa mi niña Pili...juas.
    (Es que veo que acabamos siendo Pili y Mili).

    ResponderEliminar
  2. Con cuantas cosas me identifico contigo, Pilar. Estupendo remate a una estupenda entrada:"No puede amarse lo que no se ama"

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el tercer párrafo... :)

    Una preciosidad...

    ResponderEliminar
  4. Preciosa entrada. Me encanta el principio.

    ResponderEliminar
  5. Tendría que hacermelo mirar. Con frecuencia te encuentro un paso antes de entrar a comentar algún post cuyo seguimiento compartimos y compruebo que has dejado dicho justo lo que pensaba decir.
    Describes situaciones y sentimientos por los que he transitado ya. Será porque eres más
    joven o porque las mujeres tenemos un mínimo común denominador que nos hermana.
    Gracias, en cualquier caso, por devolverme la imagen y por ofrecernos tantos elementos de introspección. Gracias por compartir tus pensamientos y por tu manera de pensar.

    ResponderEliminar
  6. excelente mirada hacia el interior,
    y muy valiente porque no todas sabemos descifrar lo que nuestro interior esconde o protege.


    un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  7. El espejo si que esconde, no todo lo que se refleja es verídico, puede esconder sentimientos que no queremos mostrar.
    La parte física es la que menos importa a cierta edad, aunque a veces ayude para que la primera impresi´on de ti sea favorable.

    Te seguiremos queriendo.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  8. Que cierto de no puede amarse lo que no se ama.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  9. Fiebre; o quizás Mili? Sublime el cachopo y poco más, un beso.

    Tita; gracias, y espero que en las buenas, que para las chungas ya basta con una, ¿no?

    Cristina PS; espero que no por lo de la gravedad, que todo llega ¿eh?

    TeologíadeS; gracias por pasarte y tus amables palabras.

    Tiza; todo un honor tu comentario, será por lo del mínimo común "mujeril"

    Filo; hay qye tratar de mirar sin miedo, al menos de reojo. Un beso

    Mª Pilar; traterá de cuidarme por fuera y por dentro. Besos

    Nela; estoy convencida de ello, pero a veces se nos olvida, un beso y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  10. Una gran verdad, Pilar, gustarse y quererse es el primer paso, luego vendrá lo demás.

    Besos de domingo

    ResponderEliminar