,

HUELGA DE PROTESTA

Desde la primera huelga, Egipto  año 1.166 A.C., motivada por el impago de los salarios y que implicó el cese del trabajo y la ocupación de espacios públicos, a hoy, ha llovido mucho, en alguno sitios en exceso y en cualquier caso nunca a gusto de todos.


Las huelgas, unidas al desarrollo del movimiento sindical, se afianzan, a finales del siglo XVIII y principios del XIX, como instrumento para reivindicar mejores condiciones de trabajo. El trabajador pierde su salario (los días que dura, de ahí las cajas de resistencia) y en teoría el empresario pierde más. Y así, ambos se ven obligados a la negociación y el acuerdo.

Pero la huelga, como todo, ha ido evolucionando y ya no es siempre contra el empresario, ni persigue un objetivo claro y determinado, y por supuesto no se mantiene hasta que éste se alcanza. Hoy la huelga, en ocasiones, se plantea contra el Gobierno, responsable de la regulación laboral, la organización del país y el resto de competencias que la Constitución le otorga. Así parecería que una huelga general de las características de la que se plantea para el 29, pretende el cambio de rumbo de las políticas del Gobierno y en su defecto, la caída del mismo. 

La huelga es hoy un derecho de los trabajadores, está regulada en muchos de sus extremos y no puede ser impuesta, ni impedida. (Al menos en teoría, que como en tantos otros casos, si coincide con la realidad es pura coincidencia).   

Todo perfectamente legal y legítimo, porque los representantes de los trabajadores son elegidos democráticamente, al igual que los miembros de las Cámaras que con su voto han ratificado las medidas del Gobierno. Visto así, es un pulso, entre los ciudadanos en su condición de trabajadores frente a los mismos ciudadanos en su condición de electores, eso sí, unos años y una crisis por medio. 

Y si es tan sencillo de explicar, ¿porqué esos vídeos que insultan y degradan? ¿porqué esa aparición en el reino de la Esteban? Si los sindicatos quieren modernizarse, adaptarse a los tiempos, conectar de otro modo, porque lo del mitin y la asamblea les parece un poco rancio o demodé, quizás también se podían plantear otro modo de reivindicar, otra forma de exigir, otra forma de protestar.

Un modo que no supusiera la pérdida de miles de millones de euros a todos, trabajadores y empresarios, y en suma, al país, que no suponga miedo y preocupación, menos y peores servicios para todos; un modo más moderno y transparente, porque con la amenaza de los piquetes "informativos", muchos son los que no deciden libremente (los autobuses escolares no salen el 29, por no poder garantizar la seguridad de los pequeños ocupantes, debido a tristes experiencias previas) Y otros que quizás quisieran manifestar su descontento no pueden permitirse la pérdida de un día de sueldo (por cierto, ese día parece que te hubieran pagado mucho más).

No entro en los motivos para ir o no a la huelga, defiendo el derecho de quienes quieran hacerla del mismo modo que el  de que aquellos que quieren trabajar, pero todo esto me deja un poso de cansada tristeza, si se trata de protestar, ¿no hay otro modo? 

Y si sabemos cual es la alternativa que queremos apoyar, ¿porqué no nos declaramos en huelga hasta que se adopten nuestras medidas?. Me asusta pensar que no tengamos brújula que nos indique la salida.


15 comentarios :

  1. Pues yo lo tengo claro, estoy hasta el moño de unos y otros y pienso ir a trabajar.

    ResponderEliminar
  2. Pili, todo lo que nos rodea se reduce a un juego de poderes pero los que siempre pierden son los ciudadanos. Cuando el pueblo reconozca la increíble fuerza que tiene, los que están encaramados en la cima caerán desde los cimientos de su ambición.
    Me pregunto: ¿Qué es lo que queremos? Me respondo: Tan sencillo como vivir tranquilos.
    El mecanismo de propaganda de las democracias nos envuelve en una nube de ignorancia.
    Puufff!! Que cansada que estoy del modelo actual de sociedad y sistema.
    Un besote.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  3. Mucho me temo que esta convocatoria a la huelga ni vá a ser masiva ni vá a obtener el exito que los sindicatos esperan. Por una parte tenemos 4,6 millones de parados, en tiempos tan duros los que tienen un empleo dudan mucho a la hora de salir a la calle. Por otro lado no se puede decir que los sindicatos estén en su mejor momento en cuanto a credibilidad.
    Un abrazo grande Pilar.

    ResponderEliminar
  4. Buenísima reflexión Pilar. A mí ya me han quitado un 5%, pero lo tengo claro, el niño al cole, yo al laboratorio a currar. Despues al gimnasio (yo), y mi hijo a baloncesto y a seguir trabajando en casa. Mi hijo con los deberes y yo con la cena, la casa, la lavadora, etc...¿qué tal una huelga para apoyar a las mujeres que trabajan pero cobran mucho menos que los hombres desempeñando el mismo empleo?
    Te felicito por tu entrada
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Debo admitir que esta huelga me tiene desconcertado. Está hecha por unos sindicatos subvencionados por el PSOE. Es como que hay que hacerla de cara a la galeria y porque no queda más remedio. Y también parece que no va a solucionar mucho porque las opiniones están más divididas que nunca. Es como si sólo fuera a servir para causar más perjuicios que otra cosa. En fín... Yo como tú respeto el derecho a participar de ella y a no hacerlo. Pero esta vez me faltan motivos para lo uno o lo otro.

    ResponderEliminar
  6. Pues a mi también me desconcierta mucho ese rumbo, casi tanto como la desastrosa situación actual.

    Un beso.

    Arwen

    ResponderEliminar
  7. Yo no iré a la huelga... es más tengo que ir a trabajar para no dejar colgados a unos cliente míos que tratan de sobrevivir a la crisis...
    porque no creo en ese modelo que nos proponen, los sindicatos se han desprestigiado igual que el gobierno, nadie cree en nada y algunos votarían a la Esteban... dios... en mi país no hay gobierno desde junio y parece que todo sigue adelante... qué raro anda Europa últimamente
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Es que el poder lo tenemos nosotr@s, pero está todo muy bien montado para que no nos demos cuenta y nos hundamos en la impotencia... Con una huelga no solucionamos los problemas de base, aunque, eso sí, me parece muy bien que suene la voz de la gente en la calle...
    Quien quiera hacer huelga que la haga, y quien no, pues no, ni coacciones de un tipo ni coacciones del otro, pero eso sí, ante todo mucha calma, que al final acabamos pegándonos los mismos de siempre, y no vale la pena...
    Me ha encantado tu post, Pilar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Lo triste Pilar, es que esta huelga, que no creo sea muy secundada, no va a servir de nada, porque el ejecutivo, se la pasa por el forro.
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  10. Pilar, me olvidaba, respecto a los comentarios de mi blog, quiero disculparme contigo, ya que tu eres una persona sumamente correcta, lo que pasa que a veces tardo en contestarlos, porque los modero, así que entre las labores diarias, los dos blogs, contestar y visitar a todo el mundo, a veces se me acumulan las respeustas.
    besos
    nela

    ResponderEliminar
  11. Muy buena reflexión, y al final eso es bueno, que las cosas no nos dejen indiferentes. Por mi parte, he apoyado la movilización asta hoy, mañana se termino.
    Lo importante para mi, seria recuperar valores, como la solidaridad y la conciencia, para recuperar un poco el control de lo que hacen nuestros representantes, tanto sindicales, como políticos. Levantarnos del sillón y salir a la calle. Hay muchas formas de mostrar la disconformidad con el poder, es cierto, y una puede ser la comunicación entre nosotros, un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. No sabía yo que la primera huelga fue en Egipto! Me resultó interesante su reflexión señorita de los Abalorios!:)
    muá

    ResponderEliminar
  13. @Anónimo Me gusta más ponerle nombre a quien le escribo, pero en todo caso bienvenida tu opinión.
    @InfiniteRebel Creo que necesitamos encontrar un nuevo modo, recuperar la capacidad de decidir y asumir que no se puede ir, votar y listo. Pero no sé si seremos capaces de hacerlo antes de pasar a ser asalariados de una multinacional anónima. Besos
    @FAYNA Tienes razón, quizás todo quede en agua de borrajas, cabeza caliente y pies fríos. Una pena
    @A veces Eau, a veces Euria, siempre Idoia Gracias guapa, mañana trataré de tener un día normal y esperaré la ocasión de que mi voz pueda tener eco.

    ResponderEliminar
  14. @Houellebecq Desconcierto y tristeza, yo creo que nos sobran los motivos para hacer ir o no al trabajo.
    @Arwen Lástima que coincidamos en tan gris análisis. Un beso
    @Cruela Tienes razón, nos miramos el ombligo pero el problema es más amplio y profundo el sistema no nos está sirviendo, puede que siga siendo el menos malo, pero sus carencias son cada vez mayores. Suerte mañana.
    @"ACAPU" Gracias por la valoración, parece tan complicado. Un beso

    ResponderEliminar
  15. @Nela Quizás tengas razón, es como si ya la hubieran descontado. Un beso
    @vihernes Hablar, debatir, pensar, buscar acuerdos y soluciones, si fueramos capaces de llevar esta simple idea a los que les encargamos que tomen las decisiones, sería un triunfo. Un placer
    @poetadebotella Pues ya ves, si lo de pelear el sueldo viene de lejos. Gracias, poeta.

    ResponderEliminar