,

QUIEN ERES?

El Grito. E. Munch

Siempre le ha gustado este cuadro, desde muy niño jugaba a replicar la expresión angustiada del protagonista, de las pocas cosas que nunca entendí de él, quizás debería haberme esforzado más.

Cuando se meten los dos pies en la adolescencia, el faro de los padres pierde luz, y sólo queda confiar en que el camino haya quedado marcado, para que a pesar de la niebla de amigos, impulsos, retos y novedades, se pueda volver a casa,  quizás mojado, herido, avergonzado, asustado del popio poder o de su ausencia, con el precio del valor o la cobardía marcado dentro, pero sano y salvo.


Mañana comienza de nuevo el curso, sólo puedo desearnos buena suerte, a todos.


18 comentarios :

  1. La adolescencia es dura y más para el chico porque se encuentra en rebeldía con su yo interior, es una lucha en la que los padres lo único que pueden hacer es mantenerse al margen y dejar que los niños sean los que pidan ayuda y los que hablen.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Yo le temo a esta etapa, se que no está bien tener miedo y menos a ellos transformados en semi hombres,pero yo le temo...
    Mi hija de 10 años nunca ha sido pequeña,siempre fue muy sensata y con los pies en el suelo, y no he sido yo quien la ha hecho así, ella siempre lo fue por si misma, en parte esto me asustaba por que en vez de jugar se sienta en el patio y pinta todo lo que ve, o no se deja arrastrar nunca por la muchedumbre, ella sigue su ritmo y por ahora es bueno el ritmo, creativo e inocente,sin maldad ni picardía,espero que en el futuro siga con ese fondo.
    Y de el pequeño no digo nada que ese tiene mucho peligro,jajaja
    BESOS Y SUERTE CON EL

    ResponderEliminar
  3. Nos encanta Munch, y la fueza expresiva de sus pocas lineas, que sin dominar el dibujo, resultan tan impactantes.

    Buena suerte a alumnos, padres y profesores. La vamos a necesitar.

    Un abrazo.

    Marpin y La rana

    ResponderEliminar
  4. Mucha suerte con la nueva etapa y con el nuevo curso. Yo ya estaba deseando de que empezaran los niños el cole porque así yo empezaba otra vez con mis grupos de niños en mi trabajo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Caminar sin saber con seguridad quiénes somos o quiénes queremos llegar a ser es lo que hace ddifícil esta etapa. Pero no debe cogerse con miedos irracionales. Siempre habrá baches que superar y obstáculos que sortear, momentos que querremos olvidar y otros muchos que jamás se irán de nuestra memoria.

    El camino nos hará ir madurando, supongo que, al final, lo importante es lo aprendido ^^

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Los adultos nos olvidamos que tambien hemos sido adolescentes, que nos hemos creido inmortales y el ombligo del mundo. Ya sabes que a nuestros adolescentes más que entenderles hay que quererles.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Te he dicho alguna vez que adoro tus metaforas? Me ha gustado muchisimo, tienes el don de decir mucho en pocas lilneas, y eso es genial :)

    ResponderEliminar
  8. Aquí el curso empezó el martes, mi mayor se ha estrenado en primaria y mi pequeña en educación infantil, las dos han empezado con muchas ganas e ilusión, ya veremos dentro de unos años ...

    La adolescencia ya es otro cantar, buena suerte y buen comienzo de curso.

    Besos !

    ResponderEliminar
  9. Ese cuadro es uno de los que más seguidores tienen y lo veo en mis visitas a otros blogs. Otro tema es que en la adolescencia parezca casi un símbolo.

    ResponderEliminar
  10. Si los adolescentes fueran realmente conscientes de lo importantes que son estos años para su futuro, para el resto de sus vidas, los aprovecharían mucho más. Buena suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Afortunadamente estoy dejando atrás la adolescencia de mis hijas;ha sido duro....a veces lo sigue siendo.Solo puedo mandaros ánimo calma y aseguraros que vuelve a salir el sol.
    Feliz día,
    Cecilia

    ResponderEliminar
  12. Como dice A. Gala, adolescente viene de adolecer y es normal que en estas edades se adolezca del conocimiento necesario para saber lo importante que son esos años para el futuro.
    Respecto al cuadro, no me gusta nada, me recuerda a mí cuando me dan los mareos :(
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. La mía ha empezado hoy, tercero de la eso una año jodido donde los haya...
    pero bueno ella siempre fue muy segura de ella misma así que supongo saldrá ilesa... de la adolescencia espero que también salga lo más ilesa posible pero se hará daño como todos
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Es un tiempo terrible, la adolescencia. No sé de nadie que la recuerde con añoranza. Es el momento en el que uno abandona el tiempo de las certezas y la seguridad, la protección de la infancia, y se lanza al mundo de la realidad, de las dudas y las decisiones, al descubrimiento de lo que ha sido, es y será la vida.
    Recuerdo la mía con horror, creí que nunca más haría algo a derecho, debe ser por eso que los adolescentes me provocan una suerte de solidaridad. No es nada la que os espera, me digo. Los espera la vida, su vida, que ya es bastante.

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola Pilar! primero quiero darte las gracias por esas palabras con las que siempre me obsequias,¡gracias por verme tan hermosa!...
    El cuadro "el grito" a mí me causa angustia una vez lo utilicé para un escrito donde hablaba de convivir con mi enemigo.
    Los niños por el contrario, ven cosas que nosotros no vemos y a lo mejor era una simple forma de imitación, como se hace con un payaso o cuando damos un susto. No le des vueltas...
    La adolescencia saca un poco de las casillas, se vuelven protestones y siempre nos estan echando un pulso.
    Intenta contar hasta cien si es necesario, y sabes, cuando tú no lo ves, él hará las cosas como se las enseñaron en casa.
    A veces se caerá y se lastimará con la piedra, toca curar heridas y apoyar pero es su vida y tiene que aprender él a evitar las piedras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Pues mi adolescencia fue muy parecida a la expresión del cuadro de Munch... angustia, desesperación, encontrarse perdida... hasta que me he ido encontrando. Supongo que en eso consiste ir madurando.
    Me gusta Munch... este cuadro en concreto, no por lo bonito, ni estético... sino por lo que representa.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  17. a mí también me gusta Munch, porque tiene la capacidad de ahondar en el alma humana, sin juicios ni reservas, está ahí para contemplarlo y recordar que existen todas esas emociones.
    Dar la mano y apoyar en la adolescencia es lo único que podemos hacer, porque la tienen que vivir ellos, con sus luces y sombras.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  18. teologiadeS; quedarse al margen, con los dedos cruzados también es duro, pero es lo que toca. Un beso,

    Meme; disfruta de sus infancias, duran muy poco y deja el miedo para cuando sea inevitable.

    Marpin y Rana; gracias, nos vendrá bien.

    fairytales; pues suerte también a tí en este inicio de curso.

    ·Êl düêndê (¡n)fêl¡z·; el largo camino hacia la madurez, tienes razón, es un camino complejo.

    Dr. Mikel, quizás parte de mis miedos vienen de que me acuerdo, pero gracias por el consejo, me lo guardo, me gusta mucho.

    Lexy; gracias, viniendo de tí, no es cualquier cosa. Un beso

    Bet; dos nuevas etapas, paso a paso. Aprender a convivir y aprender a leer, que aventuras!!!

    Houellebecq; nunca lo había pensado, pero creo que tienes razón. Besos

    Claire; si supieramos cómo conseguir eso, el mundo despegaría de su órbita. Gracias.

    Cecilia, me aferro a esa idea, todo pasa. Gracias.

    Thot; como madre quisiera que el dolor fuera el minimo posible. Besos

    Cruela; tercero es especialmente duro, no académicamente sino más bien por el cambio de planteamiento, suerte a las dos.

    Tiza; fué duro y quizás por ello me preocupa tanto. Gracias por el apoyo.

    Alondra; nada que no sea cierto. Y gracias contaré cien o cien mil, o al menos lo intentaré.

    Anita Loss; la adolescencia siempre ha sido dura, pero siento que el mundo es hoy aún más peligroso que antes. Claro que como decía el Doctor, entonces nos creíamos inmortales.

    Filo; espero que recuerde dónde está la mano.

    ResponderEliminar