UNA CUESTIÓN FORMAL

El marido de Carla, preocupado porque ya no le quieren como antes, ha decidido hacer limpieza en los arrabales de su hermosa Francia y tira las chabolas, que no son propias de la República y la grandeu, los asusta, empuja, detiene, e investiga y encontrándolos pobres (ahora un poco más que al perder lo poco que tenían en el desalojo), los sube a un autobús que enfila al aeropuerto, les da una  propina y los despacha a su país.

Desde la económicamente asustada Europa, le recriminan la actitud, (cuando superan ya los mil deportados), pero explica que es simple coincidencia que se parezcan tanto, que leyendo con atención la norma, lo que hace es legal, y que, por supuesto (con quién se cree usted que está  hablando, nosotros inventamos los derechos humanos) la raza no es jamás un factor a tener en cuenta, hay de todo, de aquí y de allá.


Pero, cuando gobiernas un país tan organizado y centralista, es complicado no dejar huella de tus planes, ¿acaso no deben escribirse y remitirse, debidamente firmadas las órdenes? Y claro, dejan huella, quizás algún subordinado no lo ve tan meridiano y filtra la intrucción que determina cartesianamente por dónde hay que empezar, primero los gitanos, luego los demás, y todas las excusas comunitarias se caen por el suelo.

La comisaria engañada se ofende y se ofusca, verbaliza su temor de estar repitiendo la historia. El pequeño Nicolás se enfada y le invita que se los quede en su casa, y ... ella pide disculpas. 


Todos los demás (el nuestro también) aprovechan el ruido para ignorar cómo se está solventando "la cuestión gitana", bueno todos menos quien lleva mucho haciendo lo mismo, pero con otro estilo, al fin y al cabo, sabe cómo hacer que parezca un accidente. Lo fundamental en este asunto es  que no se pierda el delicado estilo comunitario de hablar mucho, decir poco y hacer menos, las formas ante todo; lo de los gitanos, ya se sabe, van y vienen y nadie los cuenta.

Los protagonistas de esta historia no son Nicolás Sarkozy, la comisaria Reding, el presidente Barroso, o Berlusconi, sino nosotros que leemos la historia y nos preguntamos cómo pudo pasar, dónde estaba la gente normal.

¿Dónde estamos?




16 comentarios :

  1. Un gran trabajo con verdades de a puño, un verdadero y conmovedor alegato . ¡Felicitaciones!Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Admiro tu lucidez crítica y narrativa, mezclada con una sutil ironía que debería ruborizar a quien se pueda y deba sentir aludido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! tu blog es genial.¿afiliemos,te sigo y me sigues? mi blg es en ingles peo ay trauctores en el pagina. si te animas avisame y me dejes el url de tu blog para poder encontrarte;
    http://checktheseblueskiesout.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Estamos donde siempre adormecidos con nuestras preocupaciones de cada día. Con lo nuestro tenemos suficiente. Que cada uno se preocupe de lo suyo, que con eso le sobra. Con frases parecidas se tranquilizan nuestras conciencias y siempre mirando hacia otro lugar, porque la responsabilidad nunca está en nosotros, siempre está en otros. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Estamos más pendientes de nuestro ombligo que de lo que pasa alrededor. Hoy en día las noticias importantes las vemos casi como pequeñas anécdotas... no les damos la importancia que se merecen y sobre todo, no vemos que detrás de esa noticia hay muchísimas personas que sufren las ideas de los "que mandan".

    ResponderEliminar
  6. Bufff... yo de política mejor no hablo que me los cargo a todos!
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Hola Pilar, buen texto, pasa buen sabado, gracias, besos.

    ResponderEliminar
  8. Pues estamos más ocupados con nuestro propio micromundo narcisista para ver lo que pasa un poco más allá, triste pero cierto.
    Me ha encantado la fuerza que les has dado a tus palabras, muy bueno :)

    ResponderEliminar
  9. La gente normal está donde siempre, Pilar, en el mismo lugar donde estaban cuando Alemania alimentaba sus hornos crematorios, en el mismo lugar de siempre, allá donde habita la indolencia, la indiferencia y la cobardía...
    Hablar mucho, decir poco y hacer menos. Esta noche hay fútbol por la tele, en los bares bebida para olvidar y mañana resaca y más futbol. Mejor no hablar de pasado mañana ¿no?

    ResponderEliminar
  10. Un resumen buenísimo para un problema tan complejo. De todas formas y no es por polemizar ni por dar la puntilla, en ninguna historia hay buenos o malos. No todo consiste en evitar deportaciones de gitanos. También debería haber un interés por integrarlos y no dejarlos a la buena de Dios creando problemas y más racismo entre el pueblo. Y ellos también deberían hacer algún día algo por integrarse y no quedarse con tradiciones obsoletas o regodearse en la pobreza y en pensar que pidiendo tres euros de limosna al día ya se puede estar en una sociedad sin pedir ni ofrecer nada más. Hay que juntar las dos partes como si fueran judíos y palestinos y llevarlos desde la autocrítica hasta un punto de acuerdo. La solución no pasa sólo por atacar a un Sarkozy que hace populismo cuando eso mismo significa hacer lo que quiere el populacho. Habría que cambiar y reorientar los deseos de ese populacho y su racismo y cambiar también el propio racismo del gitano hacia un pueblo que le rechaza y esto alimenta su propio rechazo hacia ese pueblo. Todo lo demás es estancarse en un debate muy maniqueo.

    ResponderEliminar
  11. Este tema da una disparidad de opiniones tremenda. Lo mismo han hecho en Italia, el señor berlusconi y sus sicarios.

    Poco queda que opinar porque seguirán haciendo lo que les parece, aunque sea deleznable

    ResponderEliminar
  12. Estamos donde siempre estamos quienes carecemos de importancia suficiente para mover al poder a tomar decisiones en el sentido de progreso: callados o aislados en nuestras pequeñas torres de marfil.
    Estamos también asustados de que la crisis nos afecte aún más negativamente; inquietos por nuestro trabajo; preocupados porque los inmigrantes acaparen el poco empleo que se queda; enfrascados en nuestros asuntos cotidianos.
    Estamos donde estaban nuestros compatriotas europeos cuando los judíos empezaron a tener que abandonar Polonia, Austria, Alemania. Buscándonos la pulga, como la Chelito. Ahí es donde estamos.

    ResponderEliminar
  13. @Marisa
    No se yo si serían capacez de ruborizarse, un saludo.

    @Angy

    Pasaré a saludarte, bienvenida.

    @Antonio Fernández López - Educación

    Triste pero acertada lectura de una realidad que parece siempre superarnos.

    @ANITA_LOSS

    Pendientes de nuestro particular universo y convencidos de no poder hacer nada, me temo.

    ResponderEliminar
  14. @DANYGIRL Me temo que pocos hacen méritos para merecer otra cosa.
    @don vito Gracias, un beso.
    @Lexy En nuestro mundo, en nuestro omblilgo, quizás nos pille así. Gracias por tu visita.
    @"ACAPU" Somos tam poco honorables, tan cobares, tan impotentes, que pena ¿no?

    ResponderEliminar
  15. @Houellebecq Gracias por dar un paso más y abrir una polémica interesante, comparto tu valoración, tampoco es posible abonarse al papel de víctima y negarse a salir de él. Nada es blanco o negro. Un beso
    @teologiadeS No es nuevo y no acabará ahora, pero no podemos negarnos a verlo y si toca decirlo. Un abrazo
    @La de la tiza Cómo me gustaría que fueramos mejores, que entendieramos que somos cada uno de los que sufren aunque no sangren nuestras heridas.

    ResponderEliminar