,

ESPERÁNDOTE

Una única luz en la casa, un faro indicándote el camino de vuelta, la luz en la ventana que te recuerda que te espero, que aunque el mundo te deslumbre, este es tu refugio. Los minutos se regodean y me miran pícaros, lentos, muy lentos van dejándose caer, se acabó la televisión, y el libro no consigue atraparme, levanto la vista cada pocos minutos y trato de adivinar dónde estás.


Los árboles se agitan en manos de un viento que ya sopla frío y repaso la ropa que llevabas puesta, y me preocupa que tu enfriamiento empeore. Para ti la noche es aventura, magia, risas, como lo ha sido siempre para mí, pero ahora, ahora es oscura, peligrosa y sobre todo larga, muy larga. 

Me obligo a recordar otras noches, otros años, cuando yo jugaba a lo mismo que tu juegas ahora y no entendía otros miedos, otras esperas, otras velas, y comprendo quizás por vez primera que nada es como crees hasta que no ocupas el otro lado de la mesa.

Es la primera vez, combato el frío de la inquietud con el calor de la confianza, pero aunque crees que eres inmortal, que nada puede sorprenderte, yo conozco como nadie la fragilidad de ese cuerpo espigado, y no puedo dejar de tener miedo, al fin y al cabo, soy tu madre y esta es la primera noche que espero en casa a que vuelvas de divertirte con tus amigos.

22 comentarios :

  1. - Hola, mamá. Te llamo desde una cabina para decirte que mi intención era llegar a las once, tal y como quedamos, pero que, si espero y cojo un taxi con mis amigas, que si puedo llegar a las once y media. Ya sé que tengo 16 años y soy hija única, pero bueno... pruebo.
    - Vale, hija. ¿Qué estás, en una cafetería?
    - No, mamá. En realidad estoy en un bar de mala muerte del pueblo de al lado, bebiendo vodka con Coca-Cola, y no estoy con amigas, sino con un hombre que me saca 16 años y que acaba de besarme por primera vez.
    - Ay, hija, como eres... Anda, diviértete, y saluda a Pili y a Anita de mi parte.

    (Verídico)

    ResponderEliminar
  2. @Larisa No sé si reirme o preocuparme más. Que dificil es esto de ser madre, recuerdo con nostalgia cuando el problema era la papilla de frutas. ;)

    ResponderEliminar
  3. No sabes cuanto temo llegar a la etapa en la que tú estás ahora.

    Hacen charlas de preparación al parto, grupos de apoyo en la lactancia, escuela de padres y madres en el colegio, pero ¿dónde te preparan para entender y ayudar a un adolescente?...

    Espero que ese miedo me permita disfrutar de los años que me quedan.

    ResponderEliminar
  4. @Sonia Con los años vas aprendiendo cosas, y al final como decí mi madtre,tú llevas muchos años tratando de explicar lo que está bien y lo que está mal, y el día que salen solos a la calle, solo puedes cruzar los dedos para que algo se haya quedado dentro. Pero disfruta cada paso, cada día, la vida es así.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Cuánto pensar y preocuparse con motivo!! Tribulaciones, de madre y mujer, que te regala momentos de insomnio esperando que regrese una parte de ti. Es verdad que en ciertos momentos nos creemos inmortales. Se ve tan lejana la muerte y el peligro cuando somos jóvenes. ¿pero como evitar que salgan a vivir sus propias experiencias? Imposible, como dices: nosotras hemos jugado al mismo juego. Ahora toca observar desde el otro lado del camino.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Consejo de un padre de familia numerosa que ya hace muchos años que se le acabó ese problema:
    N O T E P R E O C U P E S.
    No pasa nada, nunca pasa nada. Ellos saben muy bien qué hacen.
    Relájate y duerme o los tendrás intranquilos cada salida.
    Un besino.

    ResponderEliminar
  7. Todavía me queda un poco para llegar a ese momento, pero creo que las preocupaciones siempre están, no disminuyen, simplemente cambian de nombre, luego será su primer trabajo, su primera relación seria, tal vez su primer hijo, su hipoteca...

    con el tiempo todas las preocupaciones pasadas se ven mucho más sencillas, pero en cada momento cada una parece un mundo.

    Buen fin de semana, Pilar, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. Nos preocupamos en exceso, si les hemos dado una buena educación, hay que soltarlos porque no son tontos y la mayoría de las veces saben lo que tienen que hacer.

    Un beso mama preocupada, duerme tranquila.

    Pilar

    ResponderEliminar
  9. Hola, Pilar, las preocupaciones de las madres por sus hijos, a pesar de que éstos puedan tener edad, siempre estarán, por muchos años que pasen.
    Eso,algunos hombres no lo entienden. Quizá porque no comprenden el vínculo invisible que se forma entre una madre y su hijo, desde el propio momento de nacer.
    Y es que no se puede entender si no lo has llevado en tu vientre.
    Un excelente post para la reflexión.
    Gracias por compartirlo.
    Antes, me hice seguidor, pero ahora, con tu permiso, voy a enlazarte.
    Recibe un beso enorme.
    Rampy

    ResponderEliminar
  10. No te preocupes, Pilar, la naturaleza sigue su curso.
    Ese cordón nunca, jamás se rompe.

    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  11. Mirandolo des de este punto de vista creo que deberia empezar a plantearme como se siente mi madre...Este texto tiene mucha fuerza :)

    pd. yo creo que a nosotros simplemente se nos olvida la fragilidad, nos creemos los reyes del mundo y que nada puede pasarnos.

    un beso!

    ResponderEliminar
  12. Dearest Pilar,

    I understand a little Spanish, but wow! Your writing is exquisite and it surpasses my childhood knowledge of the language! THANK YOU for your kind comment and visit this morning! It is always a pleasure to try to shine a small light in the dark clouds of the world's realities.....I can't live any other way.

    Milles calins....Anita

    ResponderEliminar
  13. Bienvenida Pilar,hace algunos años que vivo esa inquietud (por no llamarlo angustia) durante los fines de semana.Creo que es ley de vida y Lexy en su comentario lo explica muy bien.No es lo mismo haber vivido y tener toda la vida por delante.
    Que tengas un feliz,descansado y tranquilo fin de semana,
    Un abrazo muy fuerte,
    Cecilia

    ResponderEliminar
  14. Como me he acordado de mi madre cuando me esperaba después de las largas noches de fiesta en el sofá, ese sentimiento de protección y de amor que dura para siempre, y que sólo puede entender una madre.

    ResponderEliminar
  15. paciencia!!!es ley de vida y hay que confiar...yo lo pasé un poco mal cuando mi hermana la peque empezó a salir!! con ella desarrollé un instinto maternal...a veces cuando me cuenta trastadas (total soy su hermana no su madre!) le tengo que decir que pare!! y eso que en trastadas no me gana nadie!!!
    hay que representar el papel que nos toca en cada ocasion!!!
    besos

    ResponderEliminar
  16. Uff Pilar me intento poner en tu piel y me da frio de pensarlo, es lo que toca ahora y como dices se mezcla el frio de la inquietud con el calor de la confianza.
    Besos y precioso post un placer leerte amiga.

    ResponderEliminar
  17. Se funden los sentimientos y las imágenes a través de una prosa cuidada, limpia, carente de artificios innecesarios.
    Un triunfo de la naturalidad.
    Cordial saludo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  18. Es la vida que discurre, Pilar, la tuya y la suya. Ni las madres podemos vivir la vida de nuestros hijos ni ellos pueden transitar por nuestro camino. Pero cómo cuesta aprender esa lección a ellos y a nosotras.
    De mi propia experiencia, he de añadir ¡Cuánto sufrimiento inútil!

    ResponderEliminar
  19. yo no quiero ni pensar en ese tema,

    ResponderEliminar
  20. Gracias a tod@s por vuestra visita y vuestros recuerdos en unos casos a un lado o a otro de esta realidad, ellos crecen y nos colocan en el mismo punto que nosotros pusimos a nuestros padres.
    Y a los avezados, gracias por los consejos.


    (P.D. la primera noche fué bien, la segunda espero con los dedos cruzados)

    ResponderEliminar
  21. Suele pasar que te quedas las noches en vela, pero si la persona a la que esperas es responsable no te preocupes que siempre querrá lo mejor para ti.

    Me ha encantado esta entrada, el comienzo y el fin que ha tenido.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  22. Hace unos meses fui ha hablar con la sicóloga de mi hijo muy preocupada porque no me hace caso, no estudia, se pasa horas con el ordenador, se ha pasado la cita por ir a la piscina... Y la psicóloga me dijo, que dejara de quejarme tanto, que era un chico inteligente, que todos se pasaban con el ordenador, que ella también hubiera elegido piscina y que me hacia caso. Ante mi cara de desolación, me dijo, has plantado una semilla muy buena en el y esta dando fruto, deja espacio para que crezca. Tengo dos hijos, con la primera, no funciono, con Dani parece que si. No todo depende de nosotros, parte es de las circustancias, y mucho depende de ellos. Suerte.

    ResponderEliminar