,

MERCI

Hoy ha sido un día muy especial, y no por nada que haya sucedido en mi vida laboral (estamos de encierro creativo, o similar), o personal (tengo a mi familia un poco lejos y la llamada de control ha sido breve, todos bien, un beso, hasta mañana), sino por esta vida paralela, que no oculta o secreta, que transcurre a golpe de teclado.

Ayer estaba triste, preocupada y asustada, amén de desesperada, ser madre es un trabajo a jornada completa y en algunos casos con más horas extras de las que tiene el día, y hay veces que te vienes abajo. En ese estado de ánimo, que reconozco alterado, escribí sin medir todo aquello que desearía gritar hasta meter en la cabeza de uno de mis hijos, o realmente aquello que me quema por dentro a mí, mis miedos, mis esperanzas y mis dudas, porque yo también debí extraviar el Manual de Instrucciones cuando nació y así nos va, con el habitual sistema de prueba y error. 

Y esta noche, después del breve descanso con los compañeros de trabajo, me he subido a mi habitación, os he encontrado a vosotros, cada uno desde su piel, desde su experiencia, desde su vivencia, pero todos con una palabra de ánimo y de esperanza, y menos mal que estaba sola, porque este llanto suave al principio y con su repertorio de hipíos después (cielos que poco elegante) hubiera sido poco sencillo de explicar.

Sé que hay palabras que con el uso pierden valor, pero no encuentro otra que el sempiterno GRACIAS.

Y para ponerle un broche bien lindo, Miuris me regala este premio, ella que no sabe que el vino es una de mis pasiones, insisto, asumiendo el riesgo de ser calificada (con sobrada razón) GRACIAS.

No sé como será el vino de esta añada, pero si me permitís medirlo en cariño y calidez, será más que excelente, ¡a vuestra salud!


19 comentarios :

  1. Ánimo Pilar,a veces nos alejamos de nuestros hijos..es la distancia que ellos necesitan para madurar,crecer y algún día volar.Es duro,pero verás que siempre sale la luz,
    Que tengas un buen descanso y mañana un buen día.
    Te mando un abrazo cargado de energía y cariño,
    Cecilia

    ResponderEliminar
  2. Que grande Pilar! Me ha encantado esta entrada. Agradecer es lo más, y se agradece con una mera palabra, la que acabás de escribir y re-escribir.
    Qué bebas mucho vino y me envíes a Buenos Aires algo como para degustar, jaja.
    Chau.

    ResponderEliminar
  3. Bonum vinum laetificat cor hominis.
    Y de las mujeres, tambien.

    ResponderEliminar
  4. Hola Pilar:
    Pues que te digo, que leyendo esta entrada también he llorado, para que negarlo, me identifico contigo y también tengo lejos una de mis hijas, son dos a quienes llamo desde niñas Sistole y Diástole, pero no fue solo por mi identificación, es que también yo paso por esos días especiales en que lloras o ríes, para colmo, el amor también lejos, solo consuela su voz.
    Pues salud, a la tuya, por tus letras, por tus abalorios, yo también soy fanática del vino.

    Abrazos y bendiciones para ti y para tus hijos, cerca o lejos.

    ResponderEliminar
  5. Pues a mí esta entrada incluso me ha parecido más emotiva que la de ayer, estoy con el sentir general. Y saber que aquí los comentarios nunca caen en saco roto y hay alguien que los lee con el mismo cariño con que escribe sus posts(tan,tan evidente...). Besos y gracias a tí por tener un blog tan dedicado, inteligente y agradecido.

    ResponderEliminar
  6. Pilar, ya sabes que por aqui tenemos un buen Somontando.
    Elije uno y nos tomamos una botellita a medias debatiendo y riendo.
    Muchas veces no es necesario estar solo para sentirnos en soledad, otras estando bien con nosotros mismos ya estamos lo suficientemente bien acompañados.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Vale acabo de leer el post anterior y siento no haberlo comentado ayer...
    Sabes que tenemos lo mismo en casa, a veces la estrangularía, me harta su chulería, me pone mala que siente que incluso llega a tomarme por tonta, pierda el respeto, son etapas sí pero puede llegar a hacerse muy cuesta arriba...
    Así que de rien.. ese espacio también sirva para eso para poder gritar y desahogarte y saber que algunos te entendemos
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Esta vida paralela que quién íba a decir que podría aportar tanto... a mí muchas veces me ocurre algo parecido, que me siento al teclado con la moral por los suelos y de alguna manera, leyendo, comentando, formando parte de esto encuentro alivio, y tras bloguear un rato mi estado de ánimo mejora. Me alegra leer que ayer te sentiste mejor tras leer los comentarios que te dejamos. Gracias a tí, por estar en esta blogosfera maravillosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. No vengo a recoger las gracias que no merezco sino a dejarte un abrazo de mucho ánimo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Cuanta ternura Pilar, soy mamá y entiendo lo que cuntas con tan expresivas palabras.
    A brindar entonces por este premio, yo desde aquí te mando saludos y hermoso blog, te sigo.

    ResponderEliminar
  11. Brindaremos con ese vino de la buena cosecha de las letras, que nos une a todos los que nos sentamos detrás de un teclado, con nuestros miedos, angustias y alegrías, que tambien hay muchas.
    Yo tengo 4 hijos, todos ya fuera, dos muy lejos a uno solo lo veo por Navidad y es algo a lo que no me acostumbro.
    Te mereces ese premio y más guapa y esos ánimos siempre arriba.

    Muchos besos

    Pilar

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias a ti por tus palabras. A mi también me gusta el vino...y cocinar y cenar fuera. Qué premio tan hermoso.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Me alegra muchísimo que hayas recibido esa inyección de cariño y aliento Pilar, sé cuanto se agradece porque en alguna ocasión también a mí me ha llegado y he reaccionado con las mismas lágrimas de emoción.
    Gracias a tí por tu tierna sinceridad.
    Un besoooo.

    ResponderEliminar
  14. BUENO PILAR LA SUERTE DE ESTO ES ENCONTRAR A GENTE ¡¡BLOGGERA¡¡ COMO TU. NADA MEJOR QUE UNA BUENA ¡¡LLANTINA A TIEMPO¡¡Y YA PASO.
    SALUDOS

    ResponderEliminar
  15. No sé cómo se me pasó ayer pasarme por aqui. Lo siento, siempre lo siento cuando no puedo pasar. Hoy más.
    En estos casos, quizá el único recurso válido es recordar cómo era nuestra adolescencia, qué esperábamos de los demás, cómo nos costó crecer, entendernos, conocernos. Lo mismo les ocurre a ellos, el mundo no es acogedor casi nunca, en la adolescencia es hostil.
    Los padres nos pasamos media vida adoctrinando sobre la autonomía y la otra media quejándonos de que nuestros retoños hayan aprendido la lección que les hemos enseñado.
    Son como fuimos, Pilar, esa es la lección de la vida. Aunque, a veces, nos cuesta entenderlo.
    Un abrazo muy, muy apretado. Y un Ribera en tu honor.

    ResponderEliminar
  16. ERES UNA GRAN MUJER PILAR, Y MUCHAS VECES PENSE LO Q HAS DICHO Q LOS HIJOS NO VIENEN CON MANUAL, Y LOS MIEDOS Q DIA A DIA, ESTAN ALLI, PERO NOS TOCA CONFIAR, Y APRENDER DIA A DIA ESTA LABOR, TAN GRATA Y AVECES UN POQUITO MENOS, PERO SOLO AVECES, UN BESO Y BRINDO CONTIGO

    ResponderEliminar
  17. ¿Qué podría deciros diferente a lo dicho?, disfrutemos de esta copa de vino virtual, mientras estamos atentos a la ocasión de hacerla real.

    Un beso a tod@s.

    謝謝

    ResponderEliminar
  18. De Nada y para eso está esto no? Publicas y transmites.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. @teologiadeS Quizás tengas razón y sea tan sencillo, un beso.

    ResponderEliminar