TRADICIONES

Lejos de las disputas sobre si Haloween es un invento yanki (que lo es) para vendernos calabazas fantasmales y disfraces imposibles, declaro que me gusta la idea de niños tomando la calle (esa que se ha convertido en un peligro y que apenas pisan corriendo de casa al colegio) para pedir a sus vecinos golosinas, y me gusta que se rían del miedo, que los disfraces más tenebrosos sean los favoritos y que debajo del escalofrío surja la risa; de algún modo debemos aprender a enfrentar aquello que nos atenaza.


Pero también me gustan nuestras tradiciones, las gastronómicas, que van fatal para la dieta, pero el otoño permite esconder entre capa y capa, de dulces de almendras, castañas y piñones, la irreverencia de los huesos de santo y el exceso de miel, calabaza y azúcar.

La casi religiosa visita al cementerio, con las flores dispuestas a plantarle cara al triste tono de la ausencia, el olor a fresco donde todo es siempre mustio, la aventura de descubrir mensajes ocultos en las lápidas, la imaginación desbordada ante algunas frases, el cálculo de la edad y el respingo cuando te das cuenta de que has sobrepasado su barrera, las curiosas fotos que saludan serias desde sus últimas moradas, las diferencias entre entre abandonados y queridos, las mujeres de siempre, con su limpiametales en una mano y el rosario casi olvidado en la otra, y de vez en cuando esa escultura a medio camino entre la devoción y el deseo de belleza perdurable. Espacios en lo que confinamos a quienes amamos tratando de evitar que el polvo sea polvo, porque aún siéndolo, es polvo recordado.


Y desconozco el plazo en el que una costumbre alcanza categoría de tradición, pero me gustan esas representaciones del Don Juan, convidando al muerto a despecho de miedos o arrepentimientos, esa lucha dispar entre el abuso y la cautela, entre el amor fugaz y el compromiso eterno. No son fiestas de difuntos sin un comendador a la mesa, sin la ultratumba cerca, despojada quizás de lo más obvio, sobria, seca, castellana.

20 comentarios :

  1. Al final cada cual lo vive a su manera y eso es lo importante.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. El "Don Juan Tenorio", las lamparillas que se ponían en la noche de difuntos. A mí también me gusta esa tradición porque forma parte de mis recuerdos. Me gusta tu forma de relatar lo del polvo de los muertos, polvo recordado. Buen día Pilar. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo no voy nunca al cementerio, pero no creo que haya olvidado a mis seres queridos y siento y se que si son queridos!
    besos

    ResponderEliminar
  4. Lo de ir al cementerio, no me va, pero respeto a los que si lo hacen.
    Desde el día que enterraron a mi padre, no he podido volver al cementerio, todavía me causa dolor y estupor, él saber que sus restos están allí y a mi marido lo incineramos, por su voluntad, con lo que en Cartagena, no tengo a ningún ser querido, que visitar en este día, ya que mi padre está en Vigo.
    Y no me gusta esa fiesta pagana americana, pero si todo lo gastronomico..¡y luego me quejaré de que engordo!
    Me ha encantado tu post
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  5. Halloween, los niños lo disfrutan sin saber todo el resto. Me parece suficiente quedarme con eso. Me gustan las tradiciones, nos dan identidad y los clásicos como Don Juan Tenorio que nos ubican en el centro mismo del arte.
    Preciosa tu forma de relatar.
    besos

    ResponderEliminar
  6. Bonito el escrito Pilar, pero en mi blog te cuento un poco el origen del Halloween, que no es americano sino Celta.
    La Fiesta es divertida para los niños y los mayores disfrutamos con eso.

    Un beso

    Pilar

    ResponderEliminar
  7. Hola y buenas noches..

    Esta fiesta es muy americana, y aunque hable de ella, no la sigo.. no es de mi agrado todo lo que sea, muerte, difuntos, etc..

    Un abrazo de buena semana

    ResponderEliminar
  8. Invito a buñuelos de viento. He hecho para un regimiento. Paso de jalowines y no acostumbro a ir estos días al cementerio pero los buñuelos son sagrados.

    ResponderEliminar
  9. A mí me gusta celebrar más nuestro "Todos los Santos", comiendo buñuelos y contando historias de miedo, más que el Halloween de grandes almacenes vendiendo calabazas decoradas y disfraces... Pero me temo que me tendré que ir acostumbrando: tengo la batalla perdida de antemano.

    ResponderEliminar
  10. @OlvidoY un día de fiesta que siempre viene bien.

    ResponderEliminar
  11. @Ojosnegros Gracias por tu visita, por recordar las campanillas y por tus paplabras. Besos

    ResponderEliminar
  12. @Uma No creo preciso el protocolo del cemeterio para querer y mantener vivo en la memoria al ser querido, me refería a una tradición sin juzgar a quienes la siguen o a quienes optan por otros modos. Un beso

    ResponderEliminar
  13. @Nela Pues ya sabes, capas de ropa y a otra cosa, me alegro leerte de vuelta.

    ResponderEliminar
  14. @saltar del tren Muchas gracias por tu visita y tus palabras.

    ResponderEliminar
  15. @Mª Pilar De allí vengo, gracias por la historia. Me alegra pensarte recuperada.

    ResponderEliminar
  16. @Balovega Siempre queda disfrutar del puente, ¿no?

    ResponderEliminar
  17. @La de la tiza Me apunto, ¿ves? nos quedamos con lo del comer ;)

    ResponderEliminar
  18. @superamatxu Quizás podrás mezclar ambas, seguro que se te ocurre cómo. Un beso

    ResponderEliminar
  19. Pues poco que añadir. Amén a todo. Convidados de Piedra incluído, con la chulería de D.Juán y la panfilez de Dña Inés.

    Un abrazo.

    Marpin y La Rana

    ResponderEliminar