TU CAMINO

Ya no puedo hacerlo más, y no se trata de si me quedan fuerzas o ganas, que las primeras las inventaría por ti y las segundas se acabarán cuando se apague mi aliento. Ya no puedo hacerlo más porque coger tu mochila y cargarla a mi espalda, llevarte de la mano, intercambiar palo y zanahoria (léase salidas y apagones del Tuenti), te está haciendo daño.

Lucho contra mis ganas de seguir llevándote en brazos, como si los últimos quince años no me hubieran enseñado que solo aprendes de tu propia experiencia y que mis desvelos no pueden evitar que te caigas, te equivoques e incluso que arriesgues el tiempo que tú crees eterno. Es duro, dejarte al borde del precipicio y contemplar desde cerca pero con los brazos atenazándome el cuerpo, cómo levantas el vuelo, y quizás te caigas, he recogido el lecho de plumas y la red de protección, esta vez si no remotas a tiempo, tendrá consecuencias.

Y me duele, porque me siento culpable, culpable de todo, (maldito Freud)  y sobre todo de no haber sabido inculcarte aquello en lo que creo, el esfuerzo, la constancia, la responsabilidad, la autonomía, la independencia, son la base de lo que soy, pero pareces inmune al contagio.

Lo peor es que quizás te sientas más cómodo, más tranquilo sin mi mirada escrutadora, sin mi cuestionario diario, tan previsible, tan absurdo, tan cansino, y quizás pienses que renuncio, que me rindo, que abandono, porque si a mí me resulta difícil entender que debo dejarte caer, ¿qué vas a entender tú? 

La diminuta esperanza de acertar esta vez, de que tu madurez alcance la altura de tu cuerpo, de que de repente comprendas que el mañana comienza hoy y que esos exámenes te abren o cierran puertas, es lo único que me queda, eso y cruzar los dedos.

32 comentarios :

  1. Yo también creo que Freud ha hecho mucho daño, sobre todo a sí mismo.

    Cruzo los dedos contigo. Sin miradas escrutadoras.

    Biquiños con lentillas

    ResponderEliminar
  2. Generalmente será el reflejo de la madre, esa eres tú y seguramente que saldrá bien. Simplemente es difícil y solo es tiempo.

    Un saludo y verás que todo sale bien, yo también cruzo los dedos contigo.

    ResponderEliminar
  3. Hay que dejarlos, aunque cueste y duela. ¿Te acuerdas cuando empezaba a andar? No le has llevado de la mano siempre, sino que un día le soltaste y él se cayó y se pegó un coscorrón, lloró y seguro que tú pensaste "no tenía que haber dejado de vigilarle", pero ahora sabe andar perfectamente sin ayuda. Si siempre estamos encima nunca aprenden a andar solos. Y lo necesitan, estamos haciendo a nuestros hijos demasiado dependientes, demasiado cómodos también.
    Deja que se pegue un coscorrón. Deja que suspenda un examen, que pierda un curso ... el chico es listo, ya lo recuperará. No todas las frutas maduran en junio.
    Y ten confianza también, todo lo que le has ido diciendo estos años, aunque no lo parezca, ha ido calando y, más pronto o más tarde, servirá.
    Deja también que él lleve su tiempo, que no tiene que coincidir con el tuyo. Quizá sea más importante ahora que madure como persona, que aprenda que los actos tienen consecuencias, que el que apruebe un curso.
    No siempre vas a poder estar tú parándole los golpes, ¿también el día de mañana llamarás tú a su trabajo cuando esté enfermo? ¿también romperás tú por él con esa novia que no acaba de gustarle? Deja que aprenda a hacer las cosas por sí mismo.
    Eso sí, dile cada día que le quieres y, cuando él no mire, muérdete los puños y aguántate las ganas de llorar, de darle dos cachetes y sentarle a estudiar, de recriminarle, de acunarle ...

    ResponderEliminar
  4. Es tan difícil educar a un hijo, tú ya estás haciendo lo imposible, te estás desviviendo y él lo sabe, ese tipo de cosas se sienten.
    Besos y buena semana.

    ResponderEliminar
  5. Cuando pienso en mi madre que nunca me verá como un adulto(aunque lo sea desde hace mucho ya) me enternece esto. A partir de cierto momento los hijos sólo se tienen a sí mismos como responsables. Tu culpa no viene de Freud(que no es que me guste precisamente), viene de la tradición judeocristiana de la que procede nuestra sociedad española. Hora de sacudirla ya. ¿No? No te preocupes. O preocúpate con calma. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. El tiempo que tenemos para disfrutar de nuestros hijos es limitado, es necesario que lo utilicemos bien, que creemos un vinculo fuerte para que perdure con el tiempo y cuando lleguen los tiempos difíciles de la vida ese vinculo no se rompa, muchas veces priorizamos lo inmediato dándole una importancia desmesurada, ¿Qué supone un suspenso en una vida? ¿Incluso un curso? Es más ¿estas segura de estar haciendo lo mejor? A veces los jóvenes necesitan un año para madurar antes de tomar decisiones importantes. Relajarse un poco, buscar otros temas comunes sobre los que compartir y dejar de lado los estudios para disfrutar de la relación con tus hijos, favorece la comunicación. En cualquier caso la decisión ultima esta en el, al menos disfruta de su compañía y gana su confianza.

    ResponderEliminar
  7. Es un chico listo. Solo tiene que ir madurando y eso lleva su tiempo, a unos les cuesta más a otros menos, unos van despacio y otros parece que lo hacen de repente. Algunos necesitan más “chufas” otros menos… es inevitable que te angusties, pero ten fe en él, se trata de que tú estés ahí, de que sepa que crees en él, y eso seguro que lo sabe. Ánimo

    ResponderEliminar
  8. Querida Pilar, entiendo y suscribo todas y cada una de tus palabras. Tu Peter Pan madurará, con alguien como tú a su lado, aunque sea en la sombra, acabará haciéndolo. Recuerda lo que decía Horacio: "Lo que es imposible de corregir, la paciencia lo hace tolerable".
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Te preocupas porque lo quieres...
    La culpabilidad, como dice Houllebecq, dejalá que se pudra sola, no sirve de nada.
    Tú pudiste o puedes enseñarle cosas, pero ni tus esquemas son infalibles ni su inconsciencia es tan ingenua.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué gran tema el de hoy! Yo soy madre de hijas que aún son pequeñas y que aún lo que más dan es cansancio "físico", pero temo que llegue ese momento en que como tú dices quieran volar solas, entonces empiezan las preocupaciones "de verdad"... No sólo ellos tienen que aprender a volar solos, nosotras también tenemos que aprender a permitirlo y a vivir con ello, ¡qué difícil!

    ResponderEliminar
  11. Seguro que todo lo que has tratado de inculcarles no ha caído en saco roto, lo que pasa es que supongo yo que están en esa edad difícil en la que se creen que lo saben todo, pero a la hora de la verdad, se pondrá las pilas.
    Me ha gustado mucho tu post.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Creo, querida Pilar, que cuando uno emprende el vuelo sin red, sin lecho de plumas que amortigüe la caída (alguna vez tiene que ser la primera), pero lleva abrigadita el alma con tanto amor del bueno, con tanto amparo como el que trasciende de tus palabras -porque eso queda para siempre- no habrá caídas mortales, apenas rasguños que hacen crecer y fortalecen. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  13. Todos alguna vez tomamos vuelo propio, no hay que olvidarlo. Sucede que nos juega mal el instinto de sobreprotección que ejercemos sobre nuestros hijos. Creo que de eso se trata. Como bien decís vos "Es duro, dejarlo al borde del precipicio y contemplar desde cerca cómo levanta el vuelo", pero seguramente lo hará a tiempo, y te sorprenderá y no existirán malas consecuencias. Sólo tenemos que transitar este momento con fe y poniéndole fichas a que todo va a salir bien!!
    Un abrazo Pilar

    ResponderEliminar
  14. hay que dejar caerse! y no culparse de todo! pero tambien recordar que se está ahi!
    probablemente haya aprendido mas de lo que te esperas o crees, dale un voto de confianza!!!
    besos

    ResponderEliminar
  15. te comprendo...llegará el día que lo verás de modo distinto,y esta etapa quedará atrás , vencida...

    ánimo,Pilar

    un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Educar es enseñar a tomar decisiones. Dejemos que lo hagan.
    Los dos miramos la misma meta; pero desde orillas distintas, lo que para tí es un precipicio, para él es sólo un bache.
    Deja que se equivoque. Tu también aprendiste así.

    ResponderEliminar
  17. de que de repente comprendas que el mañana comienza hoy ..........

    Mi otro blogg donde esta mi nieta lo abrí en el 2005 ... Quiero que te des una vueltecita si puedes ... Mi hija la mama de Alexa cuando tenia 15 años era igual a tu hijo , yo al igual que tu me repetía lo mismo y no se diga cuando estaba en examenes ufff sufría , no había a su lado un papa que le tendiera una mano fuerte su apoyo , mi hija solo me tenia a mi ... No solo tengo una hija son 2 no es porque sean mujeres que son diferentes son adolecentes y te aseguro en la mente de ellos no importa que sean chicos o chicAs pasan por lo mismo ... Lo ÚNICO que a mi me dio resultado en esos días fue escucharlas y vaya que nunca querían hablar :) pero lo poco que me decían yo prestaba mucha atención ... Es difícil ser madre y padre a la vez pero te aseguro que los chicos si toman en cuenta nuestras palabras , desvelos, llantos todo lo que una madre pasa porque los AMA .... Hoy mi hija ya es madre y me dice mama cuanto te quiero , ahora comprendo lo mucho que me amas :)

    No dejes de pedirle a DIOS que nos de la sabiduría para tocar el corazón de nuestros Hijos y puedan comprender lo que una como madre desea para ellos

    Un abrazo enorme Pilar

    ResponderEliminar
  18. Son laspreocupaciones que tenemos todas las madres. ¿Sabrán hacerlo bien? ¿No se llevarán un batacazo y no remontarán', pues remontan y lo hacen bien, porque para eso tu has estado formándolos desde pequeños y es hora de soltarlos.
    No queda otra, y si lo haces así, despues tendrás la satisfacciñon de ver que vuelven con sus parejas y llenan la casa de alegría.

    Un beso madraza

    Pilar

    ResponderEliminar
  19. Pero que grande es ser madre. Y además te hace escribir maravillosamente. Son etapas. Los hijos siempre vuelven. La familia es lo más grande, pero hay que vivir mucho para darse cuenta...Con un poco de pacincia, todo llegará, que nadie nace aprendido.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Hoy tu post refleja el verdadero sentido de escribir un blog... un lugar para gritar aunque el destinatario tal vez no lo oiga. De vomitarlo que llevamos dentro y tal vez no nos atrevemos (de momento) a decírselo al protagonista de esas noches sin dormir.

    ResponderEliminar
  21. mmm...si llego un día a casa, y tengo este escrito firmado por mi madre en la mesa de la cocina me lo creo...
    me he sentido super identificado, la verdad.
    Tranquila, hay muchas cosas fuera...dale un boto de confianza...aunque sea duro...
    muah

    ResponderEliminar
  22. Esperemos que sepa apreciar ese gesto tan dificil que haces de dejar que se equivoque y tambien que rectifique antes que sea demasiado tarde...ojala!!
    Aunque duro creo es la mejor decision que tomas...(habla una hija con una madrre que nuncasabia dejar que callesemos)...aun asi tambien se culpa de todo...es una enfermedad que por suerte o desgracia sufris todas las madres.
    Un beso,me encanta como escribes!!

    ResponderEliminar
  23. Hola Pilar:

    Quisiera pedirte que pases por Mis Vendimias a recoger el premio que he creado, "Cosecha Literaria", con afecto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. A las madres, a los padres, a las abuelas, a los que aún pelean con chiquill@s, a los jóvenes, a los creyentes, a los anónimos, a los amigos, a los que están más cerca, por edad, de mi hijo que de mí, a todos y cada uno de vosotros, gracias.

    Quizás como dice Anita_Loss un blog se escribe para gritar lo que te duele y hablar con quien no te escucha, y este simple acto te sirve y te alivia, pero cuando recibes tanto cariño, apoyo y comprensión, como el que he recibido yo hoy de todos vosotros, entonces realmente tiene sentido no escribir en un cuaderno.
    Mil gracias, me habeis tocado en lo más profundo

    ResponderEliminar
  25. No es escribir en un cuaderno, es gritar desde una torre.
    Sigue, que te escuchamos.

    ResponderEliminar
  26. Siento llegar un poco tarde. Te conozco poco, pero lo suficiente a través de tus post para tener la seguridad de que lo estás haciendo realmente bien. Estoy convencido.
    Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  27. @Valdomicer Nada más consolador que saber que no clamas en el desierto. Un beso

    ResponderEliminar
  28. @thot Ya sabes, nuna es tarde, si la dicha es buena, y o es. Gracias por el voto de confianza.

    ResponderEliminar
  29. Querida Pilar, el tiempo vuela, los hijos crecen, el error nuestro es que aunque los veamos grandotes, pensamos que siguen siendo chicos, o sabiendo que ya no lo son, igual continuamos haciendo por ellos las mismas cosas que hacíamos cuando eran unos niños.
    Te pareces a mi, tengo la absurda idea de que debo estar siempre sobre mis dos princesas ya adultas, cuidándolas, que sin mi, lo pasarían mal, que equivocadas estamos muchas madres, los adoramos tanto que creemos que sus alas son de cristal, pero no es así, son iguales a las nuestras y nosotras volamos, nos caímos, nos levantamos y seguimos volando.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Lucas tiene dos años y medio... y una madre que ya está preocupada por lo que sucederá cuando llegue a la adolescencia...

    Cuando educamos a nuestros hijos establecemos un vínculo espiritual, moral, hecho del ejemplo, que nos ata a ellos.

    Durante la adolescencia, las personas necesitan alejarse de sus padres para encontrar su hueco en la sociedad. Es la etapa en la que se pasa de la familia al grupo. Piensa en todos los ritos de iniciación tribales... su objetivo es crear un vínculo con el grupo sustituyendo parcialmente al de la familia, para asegurar que el grupo está unido y sobrevive.
    Durante este etapa la persona busca su sitio, necesita relacionarse con el grupo (lease pandilla de amigos, club de futbol...), y hacerlo oponiendose a lo que ha sido hasta ahora su sitio.

    No te preocupes, si el vínculo que has construido es fuerte (y por lo poco que te conozco seguro que lo es)... volverá. Volverá distinto y a lo mejor no te gustan algunos de los cambios... pero volverá.

    Y mientras esté lejos, los valores que ha absorvido le mantendrán a salvo.

    Es tu hijo... no puede salir mal.

    Un beso de una madre pre-ocupada.

    ROCIO

    ResponderEliminar
  31. @Miuris Gracias por compartir tus sentiminentos y tus esperanzas.

    ResponderEliminar
  32. @Anónimo Rocío, sé bienvenida a esta casa, muchas gracias por tu visita y tus palabras, ser madre no es fácil, pero eso ya lo sabes. Un abrazo fuerte,

    ResponderEliminar