YA QUE ESTAMOS

Cuando te planteas alguna pequeña obra o reforma en casa, comienzas con pequeño detalle, algo que debe ser cambiado, porque ya no funciona o porque se ha ido deteriorando, y poco a poco, casi sin darte cuenta la cosa se va complicando, y comienza el baile de "ya que estamos" seguido de un sinfin de pintamos, cambiamos lámparas, cortinas ... y al final sin darte cuenta pasas de un pequeño cambio a una obra en toda regla.


Algo así debió pasarle a Zapatero el pasado domingo, jugando a cambiar el álbum de fotos del Gobierno, mientras quitaba la foto de Corbacho que se marcha con SuperMontilla a las barricadas catalanas, y colocaba el "punto sindicalista" del nuevo elegido, comenzó a fantasear con el "ya que estamos" y la cosa se fue desmadrando, pongo, quito, resto, sumo y así la foto de Beatriz Corredor (Vivienda) se cae y el Ministerio con ella, uno más para Blanco, y "ya que estamos" con lo cansada de que está Teresa, la quito y para no gastar le paso el negociado a Rubalcaba que él puede.


Y "ya que estamos"  tampoco pasa nada si se marcha Moratinos y "ya que estamos", no encontraré mejor momento que este para quitar el ministerio de Bibiana. No queda mal, pero le quedan huecos, y tampoco es eso, ahorrar tiene un límite, para consolar a Trini, el Ministerio de Exteriores puede estar bien, sabe del tema y viajar anima mucho, quito de aquí y pongo allí,  pero claro desnudar a un santo es lo que tiene, ahora hay que buscar a alguien para Sanidad y sin olvidar la paridad, repasando; niño, niña, niño, niña, pues necesita niña, quien mejor que Leire.

Repasa el nuevo look del gabinete y se da cuenta de que aunque Alfredo es mucho Alfredo, va a ser demasiado, y se acuerda de Jáuregui que lleva ya tiempo en Bruselas, pues "ya que estamos" se viene y al Ministerio de Presidencia. 

Bueno, todo cubierto, algunas salas ampliadas y no está mal, pero queda un poco antiguo, se da cuenta de que el Ministerio de los Medios no dice gran cosa, y  de nuevo, "ya que estamos" le doy las gracias a Elena Espinosa y me traigo a Rosa Aguilar, y pongo un toque de izquierda andaluza. 

Y todo bien, ¿todo? Pues tampoco, porque ahora tiene un hueco en el partido, dónde no pensaba hacer "reformas", le da un repaso a las fotos de grupo de la ejecutiva y la mirada tranquila de Iglesias le reconforta, pues eso. Resuelto.

Mira y remira y se da cuenta que desde aquella afirmación de necesitaba un pequeño cambio a este cambio total look hay un gran paso, pero es lo que tienen los cambios, te lías y poco a poco, "ya que estamos" pasas de tener que comprar otra alcachofa para la ducha a la reforma del baño y el vestidor y a los demás es el precio del jacuzzi, la ducha de chorritos y el mármol travertino te bajan a la realidad, al Presidente esto no le pasa al fin y al cabo "tira con pólvora de Rey".
 


Soplan aires de cambio, pero es pronto para saber si son reales o se trata de que todo cambie para que todo siga igual.

23 comentarios :

  1. Lo peor que te puede pasar en esta vida es que te entren los albañiles en casa. La maldición del gitano, que la llaman.
    Pues que sepa el sr. Zapatero, que ahora hay que limpiarlo todo.
    Un besino.

    ResponderEliminar
  2. El símil es perfecto. La única diferencia es que en casa solemos controlar más los arreglos de lo que parece controlar Zapatero su Gobierno. No sé. Lo veo tan perdido desde hace tiempo que cuando ocurren estas cosas prefiero no hacer vaticinios. La confianza sólo la va a recuperar ya con resultados y eso exige derruir la casa más que reformarla. Con barrenos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena la comparación, el presi ha aprovechado y no se ha puesto por poco, ahora toca ponerse las pilas y esperemos que el cambio sea para mejor.

    Besos !

    ResponderEliminar
  4. Buenísima comparación, Pilar.

    Lo malo de las obras es que aparte de limpiar, como dice Valdomicer, los albañiles suelen rozar los muebles y rayar el suelo. Esperemos que los desperfectos no se noten demasiado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. A mi los cambios me han gustado y espero que sirvan para algo. La única que no me gusta es Leyre Pajín, una ministra de Sanidad con la Power Balance en la muñeca. Qué Dios nos pille confesaos.

    ResponderEliminar
  6. Yo cuando aluciné en colores fue cuando dijo "No, pues se me ocurrió el domingo..." como si después de la siesta y la sopa de letras hubiese pensado todo. Por lo menos que diga "Era algo que ya tenía planteado, significa mejoras y blabla". Ha dejado un sueldo vitalicio a sus amiguitos, a la Leire Pajín de las narices con un ministerio que no tiene ni idea de dónde cogerlo y ha echado a los que han dado la cara por él durante su mandato: sinceramente me parece una barbaridad lo que le ha hecho a la señora De la Vega, que me puede gustar más o menos pero ha dado la cara SIEMPRE.

    ¡Decidamos a cara o cruz la próxima ley!

    ResponderEliminar
  7. Me he reído muchísimo. En política, el sentido del humor, que no falte.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. ... ajjajajaa... si, si... "ya que estamos"...
    Sr. Zapatero DI-MISIÓN... y él respondía...
    MISIÓN... MISIÓN...
    jajajjajaa...

    AIREEEE!!!

    Abrazo gigante Pilar

    ResponderEliminar
  9. Pilar, pilar, que se te ve el plumero, jajaja.
    En esto consiste el juego del ejecutivo en el poder, o no??.

    Para bailar la bamba se necesita
    Una poca de gracia y otra cosita
    El sombrero me lo quito y me lo pongo.
    gorilon, gorilon, gorilongo

    De verdad crees en serio que otra formación nos sacaría del tunel o sin se tan optimista, simplemente lo haría hasta mejor......
    El sombrero me lo quito y me lo pongo.

    ResponderEliminar
  10. Bien lo dices, uno empieza por pequeñeces y termina con un deudon terrible. Me imagino que zapatero simplemente esta mareando la perdiz.

    un beso

    ResponderEliminar
  11. A mi, si algo me gusta de este presidente, es su optimismo. Yo también soy optimista por naturaleza, pero la vida me ha hecho pragmática y un pelín desconfiada. Hace unos años hice obra en mi casa, “y ya que me ponía” Me paso como a Zapatero¡¡¡ Casa nueva. Me alegro de haberlo hecho cuando pude, hoy me seria imposible y mi casa necesitaba un buen arreglo. Cuando veo al presidente, pienso si no esta haciendo cosas ahora, consciente de que si no las hace, mañana, será tarde. El tiempo lo dirá.

    ResponderEliminar
  12. A esos arreglos que van surgiendo de forma imprevista cuando te metes en obras, yo les llamo los "POSYAQUES"

    Viene a ser algo así, que te dicen los operarios-personas con las que habitas-expontanéos:

    - "Pos-ya-que" estamos, también pintamos la cocina...
    - "Pos-ya-que" estamos, cambiamos los azulejos del baño...
    -"Pos-ya-que" estamos...etc,etc.

    Por lo visto Zapatero también está de "POSYAQUES".

    Un abrazo de Marpin y La Frogg

    ResponderEliminar
  13. ja,ja,ja, si es que estás cosas pasan como bien dicen, uno empieza con un poquito y acaba haciendo la obra del Escorial.
    Menudo cambio, entre ayer y hoy me tienen eclipsada las notícias, esperemos que el cambio no se quede en un cambio de look poco favorecedor.

    ResponderEliminar
  14. Un poco de meneo va bien, porque no hay obra que cien años dure sin una que otra mano de pintura. Además, si al final será para bien, y si no, pues a mejorar que siempre hay margen.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Y... ya que estamos cambiemos la casa, ja.
    Muy bueno. Un beso.

    P.d.: te había leído ayer pero no tuve tiempo de comentar.

    ResponderEliminar
  16. Mucho me temo que aciertas con tu última frase: que todo cambie para que todo siga igual.
    A Zapatero le da igual liarse con las reformas, ya se las ingeniará para cuadrar el presupuesto...
    Me ha hecho gracia ver a Pepe Gotera y Otilio, cuánto tiempo! ¡Y el Quién es Quién!

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Mucho cambio para nada, por las declaraciones de todos ellos, va a seguir siendo lo mismo que antes.
    Y mientras nadei habla de los 5 millones de parados , considero que esto es una tomadura de pelo.
    y si observais, los que se van se marchan a buenos puestos, para que sigan chupando de la mamandurria.
    Muy buena la entrada Pilar, me ha gustado mucho.

    Un abrazo

    PilaR

    ResponderEliminar
  18. Unas obras muy aparentes, ahora falta saber si prácticas y si se corresponde con lo que necesitan sus ocupantes. Pero aparentes, sí.

    ResponderEliminar
  19. Bff... nuevos aires! sí que podriamos decir de que en los cambios hay de todo, yo creo que tanto buenos como malos aunque lo importante es si la política llevada va a cambiar no? o si en vez de dedicarse a reestructurar toda la casa se dedica a reestructurarse a él mismo?

    muy bueno el blog! tes sigo ;D

    ResponderEliminar
  20. ¡Hola Pilar! espero que "ya que estamos" los Ministros nuevos no empiecen a quitar y poner cosas en los nuevos despachos porque no va con sus personalidades, que entonces los gastos del Ministerio de Bibiana no nos va a llegar para el gotelé.
    Besitos

    ResponderEliminar
  21. A tod@s, ya veo que lo del empezar y no saber parar no es tan sólo un problema del Presidente y de quien se asoma a una cuesta con patines ¿eh?
    Es pronto para valorar si es un cambio de look o algo más profundo, y sobre todo si será bueno para todos.
    Gracias por compatir vuestra opinión, y bienvenidos Maxchufa e Incomprendido, poneos cómodos y sentios en vuestra casa, por favor.

    ResponderEliminar