ARENA

El cuerpo cuidadosamente cubierto, no por pudor o mandato religioso (sobre ese tema aún no ha llegado a pensar, asegurarse el alimento cada día y conseguir llegar a la noche sin merma de integridad, ocupa todo su tiempo), sino para protegerse del continuo alfilerazo de la arena.



La arena todo lo cubre, echa a perder comida y miradas con la misma indolencia y desidia con la que va y viene aullando entre las tiendas, que desde su precario nacimiento se han convertido en el único escenario posible. La arena, la única realidad permanente en su mutable naturaleza, la arena.

En el recuerdo otros paisajes, otros escenarios, lugares más allá del mar donde el agua viene a saludarte cuando la llamas, a la temperatura que deseas y sin miedo a encontrar en ella la muerte larvada. Lugares donde el techo no se mueve agitado por el viento, donde es posible mantener las cosas limpias, lugares donde la gente tiene mucho más de lo que podría cargar a la espalda si hay que mover el mundo, caminado, los jeep se reservan para aquellos que no pueden desplazarse de otro modo, aquellos que recuerdan cuando el desierto era un lugar diferente, y se encontraba allí, cerca pero fuera.

Recuerdos, de palabras repetidas en los cuentos de los ancianos, de amables mujeres de carnes tan morenas como las suyas pero a quienes la comida de mañana no parece preocuparles tanto, mujeres cariñosas que preparan maletas de ropa, comida, libros, medicinas y cariño, envuelto quizás con el dulzor sabor de la deuda que se reconoce impagada.


11 comentarios :

  1. Hay un libro muy especial de mi autor favorito. Alberto Vázquez Figueroa, llamado Viento y Arena.
    Al leer tu post, me lo ha recordado mucho.
    Debe ser todo un pasote vivir en esas condiciones.
    Un beso enorme.
    Rampy

    ResponderEliminar
  2. Hasta que no se vive asi no se sabe lo que es, y nosotros nos quejamos a menudo de lo "mal" que vivimos.

    ResponderEliminar
  3. No creo que el problema sea la arena, ya estan adaptadas al medio, el problema son las otras tormentas de represión, sometimiento,sumision, acatamiento y humillación a las que estan expuestas.

    ResponderEliminar
  4. Lo afortunados que somos sin darnos cuenta. Delicadas tus palabras para describir esa tristeza y desdicha de su vida.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Estamos acostumbrados a nuestro mundo y a menudo se nos olvida que existen otros mucho más duros...
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues como Rampy a mí mente han venido historias de otros autores, el Alquimista, una canción de Manolo García, y la primera vez que vi el Sahara. Sí, definitivamente hay otras vidas más duras, pero quien las vive, sabe encontrar lo más bello del desierto.

    ResponderEliminar
  7. Tanto las tormentas generadas por la naturaleza como por el hombre , son duras.
    Tenemos que ser como el junco, doblarnos pero no quebrarnos.
    Un gran abrazo Pilar

    ResponderEliminar
  8. @RAMPY Recuerdo la novela, un universo mucho más hermoso que la realidad de los campamentos saharauis me temo, aunque seguro que incluso en ellos la belleza es posible. Un beso
    @marikosan Y es que es tan fácil perderse en el ombligo propio.
    @Dr.Mikel Es cierto, pero bastante cruda es la realidad quise que al menos resultase hermoso y permitiera el acercamiento a quien rehuye siempre lo cruel. Un beso
    @Anne Gracias por las tuyas Anne, siempre un placer.
    @Aida Bienvenida, gracias por tu visita y tus palabras. Un beso
    @Rebeca Hermoso a pesar de todo, sin duda.
    @caly Me temo que a veces hasta el junco se quiebra, con la inestimable ayuda de las fuerzas del orden(?) Gracias por tu visita.

    Esta noche el telediario mostraba el desmantelamiento del campamento de protesta saharaui. Mientras en New York se sigue discutiendo.

    ResponderEliminar
  9. Yo creo q realmente cada uno tiene y vive como quiere o como a vivido siempre

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! hermosa historia, los años pasan y seguimos igual, que dificil es que nazca un lago en el desierto.
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. @eva El problema es cuando no te dejan vivir ni siquiera como siempre, en medio de la arena. Un beso
    @Alondra Dificil y demos gracias a que no sea de sangre.

    ResponderEliminar